Perspectiva Bíblica, Lección 6: Victoria en el desierto. Sabado 6 de Febrero, 2016.

Una cuestión importante necesita destacar en la relación genealógica de Mateo. Él declara: “ Y catorce generaciones del exilio hasta Cristo”. Cristo, en griego; y Mesías, en Hebreo, tanto uno como el otro nombre conduce al título: UNGIDO. En ese contexto, Mateo cierra su línea genealógica humana de Jesús con su ungimiento, o bautismo, poniéndose en armonía con la profecía de Daniel, “hasta el Mesías Príncipe”, RV., de las 70 semanas, y no con el nacimiento de Jesús.

Por lo tanto, la profecía de los 490 años de Daniel, como la cadena genealógica de Jesús, determina que la declaración de Pablo: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo (…)” (Gálatas 4:4), encuentra su momento exacto cuando Jesús fue revelado como Cristo, en su bautismo.

Aunque la profecía no incluya el detalle del año del nacimiento de Jesús, eso no disminuye la importancia de ese acontecimiento. Dios lo anunció a los pastores de los campos de Belén como la incomparable Buenas Nuevas para toda la humanidad. No obstante, el momento decisivo del plan de salvación se encuentra en la revelación de Jesús como el Mesías prometido. Ese momento es el clímax de la genealogía humana de Jesús y el clímax de todas las profecías mesiánicas, y mayormente, de la profecía de las 70 semanas.

Muchos falsos mesías aparecieron pretendiendo ser enviado de Dios, más ninguno de ellos llena las condiciones de la perfecta sincronía de los dos fundamentos puestos por Dios. La esperanza del Israel de nuestros días, aun aguardando el Mesías, nunca más será realizada, porque los dos fundamentos únicamente se cumplieron en la unción de Jesús como el verdadero Mesías, o Ungido.

perspectiva biblica llbn

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.