Leccion No 3 (Adultos) “Un Dios santo y justo (Joel)” Para el Sabado 20 de Abril 2013

Sábado 13 de abril

rclaroLee Para el Estudio de esta Semana: Joel 1; 2:28, 29; Hechos 2:1-21; Joel 2:31, 32; Romanos 10:13; Mateo 10:28-31.

rojoPara Memorizar: “Truena la voz del Señor al frente de su ejército; son innumerables sus tropas y poderosos los que ejecutan su palabra. El día del Señor es grande y terrible. ¿Quién lo podrá resistir? (Joel 2:11, NVI).

rclaroPensamiento clave: Dios puede usar las crisis para hacer que su pueblo sea sensible tanto a su dependencia de él como a su necesidad de renovación y reforma espiritual.

EN LA MASIVA PLAGA de langostas y la severa sequía que estaban devastando el reino del sur, de Judá, el profeta Joel –un profeta contemporáneo de Amós y de Oseas– ve una señal de un “grande y espantoso” día de juicio (Joel 2:31). Confrontados con una crisis de tal intensidad y proporciones, él llama a todo el pueblo de Judá a renunciar al pecado y volver a Dios. Describe las langostas como el ejército de Dios y ve en su llegada el castigo de Dios sobre el Israel infiel.

Joel profetiza que la plaga de langostas sería pálida en comparación con los futuros juicios de Dios, pero que ese mismo juicio traería bendiciones sin paralelo a quienes fueran fieles a Dios y obedecieran sus enseñanzas; es decir, no importa cuán severo fuera el juicio, éste podía conducir a la salvación y a la redención de aquellos cuyos corazones estuvieran abiertos a la conducción de Dios.

 

Domingo 14 de abril:

Un desastre nacional

Lee Joel 1:1 al 12. ¿Qué sucede en la tierra de Judá?

El profeta, que vivía en una sociedad agrícola, llama a los agricultores a sentirse consternados ante la pérdida de su cosecha de granos y frutas. La destrucción ecológica podría incapacitar la economía de la nación durante años. Además de la pérdida de alimentos, sombra y leña, estaba la amenaza de la erosión. Algunos árboles frutales en Palestina demoran veinte años en crecer antes de ser productivos. En realidad, la devastación agrícola y la deforestación eran tácticas típicas de los invasores que castigaban a los conquistados haciendo imposible una recuperación a corto plazo.

Lee Deuteronomio 28:38. ¿Cómo nos ayuda esto a comprender lo que pasaba en Judá?

Joel usa cuatro términos diferentes para las langostas (Joel 1:4) para expresar la totalidad de la plaga. La destrucción causada por las langostas fue peor por la sequía. Todas las cosechas se marchitaron y los agricultores se desesperaban porque no tenían nada para comer o vender; ni siquiera semillas para volver a plantar. El hecho de que un desastre similar nunca había sucedido antes destacaba la importancia de la situación.

El profeta también anuncia la destrucción de los suministros básicos en la tierra de Israel, tales como las uvas, los granos y el aceite (Deut. 14:23; 18:4). El trigo y la cebada eran los granos más importantes en Palestina. Las vides y las higueras en la Biblia simbolizan una vida pacífica con abundancia de las bendiciones de Dios en la Tierra Prometida (1 Rey. 4:25; Miq. 4:4; Zac. 3:10). La imagen idílica de paz y prosperidad es la de sentarse bajo la viña y la higuera propias. Todo esto ahora estaba amenazado por el juicio divino producido por causa de sus pecados.

La siega era un tiempo de alegría (Sal. 4:7; Isa. 9:3). Aunque la tierra de Israel era un don de Dios, todavía le pertenecía a Dios. Se esperaba que Israel fuera mayordomo fructífero de la tierra. Por sobre todo, se esperaba que la gente adorara y obedeciera a Dios porque él era quien les había dado la tierra.

 

Lunes 15 de abril:

¡Tocad trompeta!

Cuando suceden los desastres naturales, provocan muchas preguntas, tales como: “¿Por qué permitió Dios que esto suceda?” “¿Por qué algunos pueblos viven, en tanto que otros mueren?” “¿Hay alguna lección aquí que podríamos aprender?” Joel no dudaba de que la plaga de langostas podría conducir a una vislumbre del plan de Dios. En el capítulo 1, el profeta relaciona la crisis nacional con la situación espiritual en la tierra. Las langostas no dejaron nada que pudiera ser ofrecido como sacrificio a Dios. La ofrenda de granos y la de bebidas eran parte de las ofrendas diarias en el templo, según las instrucciones en Éxodo 29:40 y Números 28:58. La eliminación de los sacrificios fue severa, pero era una advertencia al pueblo de que su condición era grave. El no poder ofrecer los sacrificios simbolizaba la ruptura del pacto entre Dios e Israel. Pero, a diferencia de muchos de los otros profetas, Joel no tomó mucho tiempo analizando los fracasos del pueblo. Él estaba mucho más interesado en detenerse en la curación como la prescribía el divino Médico de Israel.

Lee Joel 1:13 al 20. ¿Qué les dice Joel al pueblo? ¿De qué manera lo que él dice era una súplica que comúnmente se ve a través de toda la Biblia, en el Antiguo y el Nuevo Testamento?

El profeta ruega a los líderes espirituales que llamen a un día nacional de ayuno y oración para que el pueblo escudriñe sus corazones, renuncie a sus pecados y se vuelva a su Dios. De este modo ellos saldrían de esta experiencia con una confianza renovada en el amor y la justicia de Dios. Al fin, este desastre podría llevar a los creyentes a una relación más profunda con su Dios.

En todas las Escrituras, se describe a Dios como el Señor de la naturaleza, el que la creó, la sostiene y también la usa para sus propósitos divinos. En este desastre natural, en lugar de rasgar sus vestimentas, el profeta Joel le dice al pueblo que deberían rasgar sus corazones y abrirlos a la gracia y compasión de Dios.

Los desastres golpean de diversas maneras. Cuando lo hacen, sin tomar en cuenta nuestra comprensión de ellos y sus causas, ¿a qué promesas bíblicas podemos aferrarnos para tener esperanza y fortaleza para soportar? ¿Qué promesas son especialmente significativas para ti?

 

Martes 16 de abril:

El don del espíritu de Dios

Lee Joel 2:28 y 29, junto con Hechos 2:1 al 21. ¿Cómo interpreta Pedro aquí la profecía de Joel?

En el día de Pentecostés, el apóstol Pedro anuncia que Dios había cumplido su promesa, como la había anunciado Joel, con respecto al derramamiento del Espíritu Santo. Acompañando el derramamiento del Espíritu Santo, y como señal visible de la intervención sobrenatural de Dios en la historia de la humanidad, Dios causará fenómenos extraordinarios que se verán en la naturaleza, tanto sobre la tierra como en el cielo.

“El Señor anunció por boca del profeta Joel que una manifestación especial de su Espíritu se realizaría en el tiempo que precedería inmediatamente a las escenas del gran día de Dios. (Joel 2:28.) Esta profecía se cumplió parcialmente con el derramamiento del Espíritu Santo, el día de Pentecostés; pero alcanzará su cumplimiento completo en las manifestaciones de la gracia divina que han de acompañar la obra final del Evangelio” (CS 12).

En el contexto inmediato de Joel, al arrepentimiento seguiría un gran derramamiento del Espíritu de Dios. Esto traerá una maravillosa renovación. En vez de destrucción, seguiría el don de bendiciones divinas. Dios asegura a su pueblo que restauraría su creación y liberaría a la nación de los opresores.

El Espíritu se derrama sobre el pueblo de Dios, así como en el ungimiento el aceite se derramaba sobre las cabezas de aquellos a quienes Dios elegía para un ministerio especial. El Espíritu también es un don de poder otorgado a quienes lo reciben de modo que puedan hacer una obra específica para Dios (Éxo. 31:2-5; Juec. 6:34). Solo que esta vez la manifestación del Espíritu asume proporciones amplias. En este gran momento de la historia, la salvación estará disponible a todos los que buscan a Dios. El Espíritu de Dios caerá sobre todos los fieles –sin tomar en cuenta edad, género o posición social– en cumplimiento del deseo de Moisés de que todo el pueblo de Dios llegara a ser profeta y que Dios pusiera su Espíritu sobre ellos (Núm. 11:29).

¿Qué cosas puedes hacer en tu propia vida que te hagan más receptivo al derramamiento del Espíritu Santo?

 

Miércoles 17 de abril:

Proclamar el nombre de Dios

“El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sión y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado” (Joel 2:31, 32).

El oscurecimiento del sol y el cambio de la luna en sangre no deben entenderse como desastres naturales, sino como señales sobrenaturales de la cercanía del día de Dios. En los tiempos bíblicos, muchas naciones paganas adoraban los cuerpos celestes como sus dioses, algo que Moisés dijo que los israelitas nunca debían hacer (Deut. 4:19). La profecía de Joel predice que los ídolos de las naciones comenzarán a desvanecerse cuando Dios venga a juzgar. Joel 3:15 añade que aun el ejército de estrellas perderá su poder y no dará más su luz, porque la presencia de la gloria de Dios resplandecerá más que todo lo demás.

Aunque la aparición de Cristo aterrorizará a los no arrepentidos, ¿cómo darán los justos la bienvenida a su Señor? ¿Cuál es la diferencia vital? Ver Isa. 25:9; Joel 2:32; Hech. 2:21; Rom. 10:13.

En las Escrituras, la expresión “invocar el nombre del Señor” no solo significa llamarse un seguidor del Señor y reclamar sus promesas. También puede significar proclamar el nombre de Dios; es decir, ser un testigo a otros acerca del Señor y lo que él ha hecho por el mundo. Abrahán edificó altares y proclamó el nombre de Dios en la tierra de Canaán (Gén. 12:8). A Moisés, en el Monte Sinaí Dios proclamó su bondad y su gracia (Éxo. 33:19; 34:5). El salmista llama a los fieles a dar gracias a Dios e invocar su nombre dando a conocer a las naciones lo que él hizo (Sal. 105:1). Las mismas palabras se encuentran en un canto de salvación compuesto por el profeta Isaías (Isa. 12:4).

Así, proclamar el nombre del Señor significa tanto ser mensajeros de las buenas noticias de que Dios todavía gobierna el mundo, como llamar a la gente del mundo a considerar todo en el contexto de los actos y el carácter de Dios. También significa contar a todos acerca del generoso don de la salvación que Dios ofrece a cada ser humano.

¿Qué significa para ti “invocar el nombre de Dios”? ¿Cómo lo haces, y qué sucede cuando lo haces?

 

Jueves 18 de abril:

Refugio en tiempo de aflicción (Joel 3)

Los profetas comparan la venida del juicio de Dios con el rugido de un león, un sonido que estremece a todos (Joel 3:16; Amós 1:2; 3:8). En la Biblia, Sion designa el lugar del trono terrenal de Dios en Jerusalén. Desde allí Dios castigará al enemigo, pero al mismo tiempo vindicará a su pueblo que espera la victoria de Dios y compartirá su triunfo cuando renueve la creación.

Para algunas personas, el cuadro que presenta la Escritura del juicio final es difícil de comprender. Es bueno recordar que el mal y el pecado son muy reales, y que sus fuerzas tratan de oponerse a Dios y destruir toda forma de vida. Dios es enemigo del mal. Por esto Joel nos invita a examinar nuestras vidas para asegurarnos de que estamos del lado de Dios de modo de ser protegidos en el día del juicio.

Lee Mateo 10:28 al 31. ¿Cómo estos textos nos ayudan a comprender, aun en tiempos calamitosos, lo que tenemos en Jesús?

Dios sostiene a quienes perseveran en la fe. Puede traer desolación sobre la tierra (Joel 3:1-15); no obstante, su pueblo no necesita temer sus actos de juicio porque él ha prometido protegerlos (vers. 16) y darles seguridad. Sus actos soberanos y llenos de gracia demuestran que él es un Dios fiel al pacto y nunca más permitirá que los justos sean avergonzados (Joel 2:27).

El libro de Joel termina con una visión de un mundo transformado donde fluye un río en medio de la Nueva Jerusalén, y la presencia del Dios eterno está entre su pueblo perdonado (Joel 3:18-21).

Este mensaje profético nos desafía a caminar en el Espíritu, a seguir una vida cristiana de todo corazón y a alcanzar a quienes todavía no conocen el nombre de Cristo. Al hacerlo, reclamamos la promesa divina de la presencia permanente de Cristo por medio del Espíritu Santo que mora en los corazones de su pueblo fiel.

“Debemos conocer nuestra verdadera condición, pues de lo contrario no sentiremos nuestra necesidad de la ayuda de Cristo. Debemos comprender nuestro peligro, pues si no lo hacemos, no huiremos al refugio. Debemos sentir el dolor de nuestras heridas, o no desearemos curación” (PVGM 122). ¿Cómo entiendes tu “verdadera condición”? ¿Qué dolores estás sufriendo? ¿Cómo experimentaste el “refugio” que Cristo nos prometió?

 

Viernes 19 de abril

Para Estudiar y Meditar:

El nombre del profeta, Joel, era común en los tiempos bíblicos, y significa “El Señor es Dios”. Este nombre es apropiado al tema general del libro: sólo Dios es completamente santo y justo, y su obra es soberana en la tierra. La historia de su pueblo, así como la de las naciones, está en sus manos. Lo mismo es cierto en la vida de cada ser humano.

“Los tremendos y eternos resultados que están en juego exigen de nosotros algo más que una religión imaginaria, de palabras y formas, que mantenga a la verdad en el atrio exterior. Dios pide un reavivamiento y una reforma. Las palabras de la Biblia, y de la Biblia sola, deben oírse desde el púlpito. Pero la Biblia ha sido despojada de su poder, y el resultado se ve en la reducción del tono de la vida espiritual. En muchos sermones que se pronuncian hoy no hay manifestación divina que despierte la conciencia y comunique vida al alma. Los oyentes no pueden decir: ‘¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?’ (Luc. 24:32). Son muchos los que están clamando en pos del Dios viviente y anhelando la presencia divina. Permítase a la palabra de Dios que hable al corazón, y que aquellos a quienes solo se habló de tradiciones, teorías y máximas humanas, oigan la voz de Aquel que puede renovar el alma para vida eterna” (PR 462).

Preguntas para Dialogar:

  1. ¿De qué maneras el mensaje de Joel es especialmente importante para nosotros, al vivir al final del tiempo cuando, sin duda, eventos serios y solemnes nos aguardan?
  2. Lee todo el libro de Joel de una vez, y responde a la siguiente pregunta: ¿Hasta qué punto se aplicó el mensaje de Joel a su generación, y hasta qué punto tiene aplicación futura?
  3. El libro de Joel describe varios tipos de bendiciones divinas que Dios derrama sobre su pueblo. ¿Hace esta profecía una distinción entre bendiciones materiales y espirituales? Si la hace, ¿de qué manera?
  4. ¿De que manera nuestra comprensión de la gran controversia nos ayuda a entender las terribles pruebas y calamidades que afronta el mundo?
  5. La cita de Elena de White en la sección del viernes analiza una “religión imaginaria”. ¿Qué podría significar esto? ¿Cómo podemos saber si nuestra religión es real o es imaginaria?
Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment