Lección 9 Maestros: “La gran controversia y la iglesia primitiva” Para el 27 de febrero de 2016

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2016

“La gran controversia y la iglesia primitiva”

Lección 9: – Para el 27 de febrero de 2016

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Hechos 4:13.

enseña a tu clase a:

Saber y examinar las maneras en las que las ideas preconcebidas afectan profundamente la manera en que respondemos a Dios.

Sentir aprecio por la importancia de permitir que el Espíritu Santo nos guíe en la percepción de Dios y de la realidad, en general.

Hacer: Decidir examinar cuidadosamente nuestro corazón y mente a fin de comprobar si ideas preconcebidas nos estorban para obedecer a la voz del Espíritu Santo.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Los peligros de las ideas preconcebidas
    1. Los discípulos sin duda exhibieron cambios en su actitud después de Pentecostés. Analiza cómo su actitud cambió con respecto a los no judíos, como se ve en Hechos 10.
    2. ¿Qué factores determinan si vencemos nuestros prejuicios?
  2. Sentir: Reconocer nuestros propios prejuicios
    1. ¿Cuál es la función del Espíritu Santo en la obra de la iglesia primitiva, según se ve en Hechos?
    2. ¿Cómo vencemos el fanatismo racial y étnico?
    3. ¿Por qué fue importante la osadía para los primeros apóstoles? ¿Cuál es hoy nuestra mayor necesidad?
  3. Hacer: El ejercicio humano de la libertad de consciencia y asuntos de elección
    1. ¿Qué debes hacer cuando tienes que compartir el evangelio en lugares donde hay una fuerte oposición al evangelio?
    2. ¿Qué ideas preconcebidas o clases de prejuicios abandonarás hoy?

 

Resumen

No podemos sobreponernos a nuestros propios prejuicios, o resistir a las fuerzas del mal excepto con el poder del Espíritu Santo.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Hechos 4:13.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Cuando pasamos tiempo con Jesús, el Espíritu Santo impresiona nuestros corazones y mentes con las verdades del evangelio. Entonces, y solo entonces, somos capaces de vencer las fuerzas del mal que procuran impedirnos testificar por Cristo.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Todos necesitamos examinarnos a fin de ver qué ideas preconcebidas inciden en la forma en que miramos a Dios, su voluntad para nosotros, y cómo consideramos a otros. No podemos sobreestimar la función del Espíritu Santo en ayudarnos a vencer esos prejuicios.

Actividad inicial: Invita a los miembros de la clase a enumerar ejemplos de diferentes clases de prejuicio: racial, étnico, nacional, religioso, etc. Pídeles que compartan vivencias en las cuales fueron víctimas o tuvieron prejuicios de cualquier clase. Luego, pide a los miembros que compartan experiencias en las cuales albergaron ideas preconcebidas acerca de otros. ¿Cómo afectan tales preconceptos a la manera en que las personas miran el mundo que los rodea? Termina pidiendo que compartan maneras en las que se pueden vencer estos males. Anima a los miembros de la clase a elevar oraciones silenciosas, privadas.

Considera: ¿De qué maneras somos similares a los discípulos que todavía no podían comprender la naturaleza del reino de Cristo después de la resurrección? ¿Qué peligros se encuentran ante nuestras propias vidas con respecto a albergar ideas preconcebidas acerca del reino de Cristo? ¿Cómo podemos superarlas?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros; Un estudio de la iglesia primitiva revela que las percepciones de los apóstoles con respecto a Jesús como el Mesías resucitado; la osadía con la que proclamaron el evangelio; su reconocimiento de que Dios acepta a todas las personas, sean judíos o no judíos; que todo fue el resultado de la obra del Espíritu Santo. Aun las enseñanzas de Cristo, que en nuestro caso provienen del estudio de la Biblia, no pueden ser comprendidas adecuadamente a menos que el Espíritu Santo nos convenza.

Comentario de la Biblia

I. Todavía esperaban un reino terrenal

(Repasa, con tu clase, Hech. 1:6-8.)

La pregunta que hicieron los apóstoles en Hechos 1:6: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” debe haber chasqueado a Jesús, aunque su respuesta no lo muestre. Jesús estaba a punto de ascender al cielo. Estaba animando a los discípulos a esperar el único poder que necesitaban a fin de ser sus testigos. No obstante, todo lo que los discípulos pudieron preguntar es ¡si estaba por establecer un reino terrenal! Al reunirse con Jesús por última vez, y mientras Jesús les rogaba que permanezcan en Jerusalén hasta que hubiera venido la promesa del Espíritu Santo, los sueños acerca del supuesto reino terrenal estaban primero en las mentes de los apóstoles. Este concepto erróneo es una advertencia para nosotros hoy.

Considera: Nosotros subestimamos el poder de las ideas preconcebidas con peligro para nosotros mismos. ¿Qué recursos había a disposición de los apóstoles para ayudarles a vencer esas ideas preconcebidas?

II. La llegada del Consolador

(Repasa, con tu clase, Hech. 2:5-12.)

Hechos 2 describe el derramamiento del Espíritu Santo como lo había prometido Jesús (Hech. 1:4, 8; Juan 16:7, 13). Elena de White escribe: “El Espíritu Santo, asumiendo la forma de lenguas de fuego, descansó sobre los que estaban congregados. Esto era un emblema del don entonces concedido a los discípulos, que los habilitaba para hablar con facilidad idiomas antes desconocidos para ellos. La apariencia de fuego significaba el celo ferviente con que los apóstoles iban a trabajar, y el poder que iba a acompañar su obra” (HAp 32).

Considera: ¿Cuál es el peligro de presumir hacer la obra del evangelio sin apoyarse en el Espíritu Santo? Analiza cómo se aplica hoy la siguiente declaración de Elena de White: “Los argumentos de los apóstoles por sí solos, aunque claros y convincentes, no habrían eliminado el prejuicio que había resistido tanta evidencia. Pero el Espíritu Santo implantó con poder divino los argumentos en los corazones” (HAp 37).

III. Proclamar la resurrección con poder a todas las naciones

(Repasa, con tu clase, Hech. 4:1-30; comparar con Hech. 7:54.)

Los sacerdotes y gobernantes de Israel obstaculizaron la predicación del evangelio (Hech. 4:1-3, 26, 27). Amenazaron y constriñeron a los apóstoles con la esperanza de que se asustaran para dejar de predicar en el nombre de Jesús.

Entre los adversarios del evangelio estaban los saduceos, que no creían en la resurrección. Los apóstoles vieron correctamente en la oposición de los líderes una lucha interna contra Cristo, obviamente instigada por Satanás y sus fuerzas malignas (Hech. 4:26, 27). Estas fuerzas, mayormente sin el conocimiento de los agentes humanos, intentaron frenar el rápido crecimiento del evangelio (vers. 17). Jesús había declarado que el evangelio sería proclamado en Jerusalén, Judea, Samaria, y hasta lo último de la tierra (Hech. 1:8). Ni siquiera los prejuicios de los apóstoles, que consideraban a los no judíos como inmundos, detendría la proclamación del evangelio.

El Espíritu derribó los muros de separación (ver Hech. 8, la historia del eunuco etíope, y Hech. 10, la historia de Cornelio). En este frente, la controversia rugía. Pero la osadía con la que los discípulos proclamaban el evangelio era una función directa de la morada del Espíritu Santo en ellos (Hech. 4:29, 31). Tal osadía fue testificada por Esteban, que permaneció firme hasta la muerte (Hech. 7:60).

Considera: El Espíritu Santo dio valentía a los discípulos para realizar la misión de la iglesia primitiva. ¿Qué nos enseña este hecho acerca de las necesidades que el Espíritu suplirá hoy entre los seguidores de Cristo en diversas circunstancias, tiempos y lugares?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Cuando el pueblo de Dios está lleno del Espíritu Santo, tiene la valentía de proclamar el evangelio a pesar de la oposición y otros impedimentos. Se derriban los prejuicios, y el mensaje del evangelio tiene un poder de convicción sobre los oyentes.

Preguntas para reflexionar y aplicar:

  1. ¿Cuál considerarías que es hoy la necesidad más importante de los creyentes para proclamar el evangelio en forma efectiva? Dedica tiempo, ahora mismo, de orar para que el Espíritu Santo llene tu corazón y atienda esta necesidad.
  2. ¿Qué prejuicios, e ideas preconcebidas, influyen sobre la manera en que, como adventistas del séptimo día, realizamos nuestra misión de proclamar el mensaje del tercer ángel al mundo entero?
  3. Considerando la variedad de culturas y lenguas representadas en Pentecostés, ¿cuál es la función de la diversidad hoy en la iglesia? ¿Qué hace tu iglesia para ampliar su visión?

Actividad:

Enumera y analiza algún modo en el que podrías esforzarte para vencer y abandonar prejuicios cuando te relacionas con otras personas.

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: El prejuicio permanece como el mayor impedimento en la obra de proclamar el evangelio. ¿Cuán importante es que a los que evangelizamos, comprendan que los respetamos como personas? ¿Qué debemos hacer para demostrar que hemos repudiado toda forma de prejuicios?

Actividad:

Si fueras a preparar una breve representación sobre el juicio a los discípulos de Jesús a manos de los dirigentes, como lo registran los capítulos iniciales de Hechos, describe qué personajes, ambientes y diálogos incluirías en la representación.

Opcional:

Si el tiempo lo permite, preparen esa representación y preséntenla en la clase.

escuela sabatica edicion maestros

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment