Leccion 8 Jonathan Gallagher. “El segundo viaje misionero” (3T 2018—El libro de Hechos)

Leccion 9. El segundo viaje misionero (3T 2018—El libro de Hechos)

Textos bíblicos: Hechos 16, Rom. 3:28, Gal. 2:16, Hechos 17, 1 Cor. 1:23, Hechos 18:1– 10.

Citas
• El corazón misionero: Preocúpate más de lo que otros crean que es sabio. Arriésgate más de lo que otros piensen que es seguro. Sueña más de lo que algunos piensan que es práctico. Espera más de lo que algunos piensen que es posible. No fui llamada para tener comodidad o éxito sino para ser obediente… No hay alegría fuera de conocer a Jesús y servirlo. Karen Watson
• Dios no envía a nadie vacío, excepto aquellos que están llenos de sí mismos. D. L. Moody
• El medio no es el mensaje: el mensaje es el mensaje. Penn Jillette
• Vive como si Cristo hubiera muerto ayer, como si hubiera resucitado esta mañana y como si fuese a regresar mañana. Martin Luther
• Mi vida es mi mensaje. Mahatma Gandhi

Para debatir
¿Por qué Pablo adaptó su mensaje a sus oyentes? ¿Fue exitosa la experiencia de Pablo cuando habló en el Areópago? ¿Cuáles son los peligros de la “contextualización”? ¿Cómo podemos hablar mejor en favor de Dios? ¿Cómo describió Pablo su misión y su mensaje? ¿Cuáles son las aplicaciones de nuestra experiencia de vida en el contexto de la gran controversia?

Resumen bíblico de la lección
En Hechos 16 leemos que Timoteo se une a Pablo y Silas, y luego son llamados a ir a Macedonia. Debido a que Pablo sanó a la niña “adivinadora,” Pablo y Silas son golpeados por orden de los magistrados, y luego son encarcelados. El terremoto de medianoche y la respuesta de los apóstoles llevaron a la conversión del carcelero. El descubrir que Pablo y Silas son ciudadanos romanos lleva a los magistrados a correr a disculparse con ellos. Pablo y Silas siguen adelante, llegando finalmente a Atenas (Hechos 17). Pablo predica con elocuencia en el Aerópago, pero solo algunos se convirtieron. Luego Pablo se traslada a Corinto, donde permanece dieciocho meses con Aquila y Priscila (Hechos 18). Los judíos allí tratan de llevar a Pablo ante las autoridades romanas, pero no tuvieron éxito. Entonces Pablo sigue adelante nuevamente. Romanos 3:28 y Gál. 2:16 nos dicen que somos justificados para con Dios, aparte de la mera observancia legal. En 1 Cor. 1:23 Pablo dice que predican a Cristo crucificado.

Comentario
Después de experimentar la hostilidad de sus compatriotas judíos, tal vez no sea sorprendente para Pablo la aclaración de que el evangelio también debía ir a los gentiles. Esto fue en realidad un cambio sísmico en perspectiva, ¡más aún para un ‘fariseo de los fariseos’! Pero al final concluye: “Por lo tanto, sepan que esta salvación que viene de Dios ha sido enviada a los extranjeros y ellos escucharán.” Hechos 28:28 VBL. Al hablar de Dios con quienes lo rodean, Pablo nos da grandes ejemplos. Pero lo
que realmente tiene una importancia central es su visión: el Cristo resucitado que lo encontró de camino a Damasco y que llamó a este enemigo para que se conviertiera en su fiel amigo. Como consecuencia, Pablo escribe: ¡Que el Dios de esperanza los llene por completo de todo gozo y paz, como sus creyentes, a fin de que puedan rebosar de esperanza por el poder del Espíritu Santo!” Romanos 15:13 VBL. La visión transformada de Pablo se basa en esta esperanza fundamental (ver 1 Tesalonicenses 4). Este mensaje tiene el sonido de una convicción absoluta, y fue la fuerza motriz que impulsó a Pablo a ir por todo el mundo conocido hasta entonces.

En su segundo viaje misionero, vemos a Pablo interactuando con todas las personas que conocía. Intentó diferentes enfoques, incluso un discurso académico en Atenas, aunque eso no pareció ser muy apreciado. El aspecto importante a destacar en todos estos viajes es el deseo de los apóstoles de dar a conocer las maravillosas buenas nuevas a los demás. Esto no era con el fin de cumplir con una tarea impuesta, sino que era una emoción por compartir la verdad sobre Dios con la mayor cantidad de gente posible.
Pablo fue verdaderamente transparente cuando habló sobre su propia historia de vida. A pesar de las posibilidades de conceptos erróneos, Pablo explica en detalle su vida pasada, y cómo Dios intervino para redirigirlo en una dirección completamente opuesta. También usó todo tipo de formas para comunicar el evangelio. Sin embargo, descubrió que era mejor mantener un mensaje sencillo, en lugar de utilizar una gran cantidad de “ilustraciones académicas”. No era que esto estuviera mal, pero no era tan directo como deseaba. Entonces, después de experimentar con una cantidad de enfoques, se decidió por el enfoque más directo, pues tenía poco tiempo y era necesario presentar el mensaje de la
manera más eficiente posible. Eso no quiere decir que solo haya una forma. Los métodos de Jesús nos lo muestran. Pero él también habló de manera clara y sencilla para todos, diciendo la verdad de la mejor manera posible.

Comentarios de Elena de White
Con la mano extendida hacia el templo cuajado de ídolos, Pablo derramó la carga de su alma y expuso la falacia de la religión de los atenienses. Sus más sabios oyentes estaban asombrados al escuchar su razonamiento. Demostró que estaba familiarizado con sus obras de arte, su literatura y su religión… La gente se llenó de admiración por el fervor de Pablo y su lógica exposición de los atributos del Dios verdadero: su poder creador y la existencia de su providencia predominante… Señalando a los nobles exponentes de la humanidad que le rodeaban, con palabras tomadas de un poeta suyo pintó al Dios infinito como a un Padre cuyos hijos eran. “En él vivimos, y nos movemos, y somos—declaró—como también algunos de vuestros poetas dijeron: Porque linaje de éste somos también, Siendo pues linaje de Dios, no hemos de estimar la Divinidad ser semejante a oro, o a plata, o a piedra, escultura de artificio o de imaginación de hombres.” {Los Hechos de los Apóstoles, p. 194}
Así terminaron las labores del apóstol en Atenas, el centro de la cultura pagana; porque los atenienses, aferrándose insistentemente a su idolatría, se apartaron de la luz de la religión verdadera. Cuando un pueblo está plenamente satisfecho con sus propias realizaciones, poco puede esperarse de él. Aunque se vanagloriaban de su saber y refinamiento, los atenienses se estaban corrompiendo cada vez más, y contentándose cada vez más con los vagos misterios de la idolatría.
Entre los que escucharon las palabras de Pablo había algunos en cuyas mentes produjeron convicción las verdades presentadas; pero no quisieron humillarse para reconocer a Dios y aceptar el plan de la salvación. Ninguna elocuencia de palabras, ni fuerza de argumentos, puede convertir al pecador. Sólo el poder de Dios puede aplicar la verdad al corazón. {Los Hechos de los Apóstoles, p. 195}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2018
Traducción al español: Shelly Barrios De Ávila

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment