Lección 8: Edición Maestros “Las reformas de Josías” Para el 21 de noviembre de 2015

Edición para maestros. Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2015

 “Las reformas de Josías”

Lección 8: Para el 21 de noviembre de 2015

El sábado enseñaré…

Texto Clave: 2 Reyes 23:1-28.

Enseña a tu clase a:

Saber acerca de las reformas religiosas del rey Josías y cómo proyectaron un rayo de esperanza en medio de la apostasía y la idolatría.

Sentir el valor que caracterizó al joven rey Josías y la determinación con la que persiguió su deseo de seguir a Dios.

Hacer la resolución de reformar una parte integral de la experiencia cristiana y estar listos para la reforma cuando sea necesaria.

 

 Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Josías, el último rey fiel de Judá
    1. ¿En qué forma fue posible que Josías fuera diferente de sus antepasados malvados?
    2. ¿De qué modo el descubrimiento de la Ley durante la renovación del Templo contribuyó a la reforma de Josías?
  2. Sentir: Celo por la causa de Dios
    1. A veces podemos sentirnos cansados de las personas demasiado celosas en la iglesia. ¿Cómo desarrollamos un celo saludable por la causa de Dios?
    2. ¿De qué manera podemos conservar nuestro primer amor cristiano, que es nuestro entusiasmo inicial por Dios?
  3. Hacer: Una reforma personal
    1. ¿Por qué la reforma no es un evento único y singular en nuestra experiencia cristiana?
    2. ¿Cuándo es necesaria una reforma nuestra propia vida? ¿Cuáles son los indicadores que llaman a una reforma?

 

 Resumen

El reinado y las reformas de Josías fueron el último interludio de fidelidad y paz en medio de la oscuridad espiritual que precedió al exilio babilónico. Este joven rey, con todo su entusiasmo, celo y determinación, demostró que realmente era posible seguir plenamente a Dios, aunque no fuera suficiente para evitar el desastre inminente.

 

 CICLO DE APRENDIZAJE

Pasajes destacados: 2 Crónicas 33; Habacuc 1:2-4.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La gracia de Dios es siempre poderosa, pero llega a ser especialmente destacada y visible cuando salva a alguien que ha estado muy lejos de Dios. Esto demuestra que aun las personas que estimamos que son imposibles de redimir pueden ser alcanzadas por un Dios poderoso.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: El reinado de Manasés se caracterizó por una aparentemente interminable cadena de atrocidades que culminaron en el sacrificio de sus hijos. De la idolatría a la brujería, de la adoración de Baal a levantar imágenes en el templo, lo hizo todo, y aún más. Además, reinó durante 55 años, un lapso suficientemente largo para arraigar todas estas abominaciones en la vida religiosa y cultural de Judá. Su hijo Amón no hizo nada mejor, finalmente fue muerto por sus propios siervos. Esta era la familia en la que nació Josías. Sería importante mostrar a la clase cómo Dios puede cambiar aún una herencia mala en algo positivo, por su gracia.

Diálogo inicial: Durante el milenio, en el cielo, habrá algunas grandes sorpresas. Una de ellas puede ser el momento cuando el profeta Isaías, dando vuelta una esquina en las calles de oro de la Jerusalén celestial, choque con una cierta persona. Cuando se hayan dicho todas las disculpas del caso, los dos se mirarán con más detenimiento y, de repente, Isaías se dará cuenta, con asombro, de que está mirando el rostro de Manasés, el mismo rey que muy probablemente fue quien lo mató miles de años antes.

De acuerdo con la tradición judía registrada en el Talmud, Isaías se escondió en un árbol, al huir de Manasés, pero fue traicionado por el borde de su manto, y el árbol fue aserrado por la mitad por orden de Manasés, matando al profeta. Hay un eco de esta tradición en Hebreos 11:37, 38, que describe los sufrimientos de los profetas del Antiguo Testamento (ver también Profetas y reyes, p. 281, 282). Uno puede imaginarse a los dos hombres sentados por allí junto al río, cerca del árbol de vida, mientras Manasés le cuenta a Isaías la historia de la gracia de Dios: cómo fue capturado por los asirios y llevado a Babilonia, donde finalmente se volvió a Dios y se arrepintió de sus caminos.

La conversión de Manasés es una de las historias más dramáticas del poder de Dios en la Biblia, que cambia asesinos idólatras en hombres justos. A veces tenemos ideas muy claras acerca de quién merece y quién no merece ser salvados. Ciertamente Manasés no las tenía. ¿Cómo podemos evitar este tipo de pensamiento negativo y crítico?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Josías tenía solo ocho años de edad cuando llegó a ser rey, apenas un niño. Sin embargo, desde una edad muy temprana se decidió a hacer lo que era recto ante los ojos de Dios. El nombre de la madre del rey, que siempre se menciona con los reyes de Judá, era “Jedida, hija de Adaía” (2 Rey. 22:1). Si el significado de estos nombres (“amado de Jehová” y “testigo de Jehová” o “adornado de Jehová”) tenía algo que ver con sus caracteres, es muy probable que la amante y fiel influencia de ellos condujera a Josías hacia su gran obra.

Comentario de la Biblia

La muerte de Cristo en la cruz y la Ley de Dios son centrales en el evangelio. Ambos son ingredientes esenciales en la historia de Josías cuando descubrió el libro de la Ley en el templo durante la renovación y la restituyó la celebración de la Pascua, que tipológicamente es una sombra del Calvario.

I. La renovación del templo

(Repasa, con tu clase, 2 Rey. 22:1-11.)

La declinación de Asiria y el ascenso de Babilonia durante el reinado de Josías crearon un vacío de poder que alivió las presiones externas sobre Judá, permitiendo que viviera sus convicciones sin interferencias exteriores. Es interesante notar que en el Antiguo Testamento, los tiempos de paz política a menudo coinciden con la fidelidad de los reyes.

Alrededor de 622 a.C., Josías decidió renovar el templo, lo que dio lugar a reformas mucho mayores. El libro de la Ley posiblemente estaba escondido en una cámara secreta, una genizá (“lugar de escondite”), que se reservaba para guardar manuscritos bíblicos; es un rasgo arquitectónico que todavía se encuentra en las sinagogas y que, a menudo, ha llevado al descubrimiento de textos importantes (p. ej., la Geniza del Cairo).

Los eruditos han debatido sobre el contenido del libro de la Ley que fue encontrado. Los críticos han sugerido que del Pentateuco, el libro de Deuteronomio fue realmente escrito por sacerdotes en el tiempo de Josías y que luego le asignaron un origen mosaico inventando la historia del “descubrimiento” en el templo. Sin embargo, la expresión “el libro de la Ley” es una referencia que incluye a todo el Pentateuco. El efecto de su lectura sobre Josías y el pueblo –en otras palabras, la celebración de la Pascua y la reforma renovando el pacto—son más un reflejo de Levítico 26 como de Deuteronomio 28.

Era un redescubrimiento de la ley de Dios en la forma de un rollo manuscrito de la Torá, y el mensaje es claro: cualquier reforma necesita basarse en la lectura de la Palabra de Dios y no en agendas humanas. Aquí comenzó la verdadera reforma y, Josías rompiendo sus vestiduras en respuesta a la lectura, demuestra su disposición de arrepentirse y reformarse.

Considera: Comparte una ocasión en que experimentaste un efecto similar en tu propia vida, o en la vida de tu iglesia local, siguiendo a la lectura de la Palabra de Dios.

II. El mensaje de Hulda

(Repasa, con tu clase, 2 Rey. 22:12-20; Fil. 2:3.).

Hulda es una de cinco profetisas de Dios en la Biblia, a quienes se identifica como tales (María, Débora, Hulda, la esposa de Isaías y Ana). Josías inmediatamente buscó la conducción profética. Es interesante que él no se dirigiera a Jeremías, ya que como en el tiempo de Ezequías, había dos profetas contemporáneos (Miqueas e Isaías), a quienes Dios usó en diferentes momentos y con mensajes diferentes.

Desafortunadamente, el mensaje de Hulda coincidió con el de Jeremías, señalando la inevitabilidad del exilio babilónico. Sin embargo, había un mensaje positivo para el joven rey, que ahora tenía 26 años. Toda la calamidad que sobrevendría a Judá, acontecería después de su muerte.
La reacción de Josías después de esta profecía es crucial y está en armonía con Filipenses 2:3 al 8. Basándose en esa profecía, Josías podría haberse quedado tranquilo y vivido su reinado con indiferencia, ya que estaba seguro. Sin embargo, se embarcó en una de las reformas religiosas más grandes que la Biblia haya registrado.

Considera: Demasiado a menudo nos involucramos en la obra de Dios solo después de asegurarnos de que hay algo en ella para nosotros. ¿Cómo podemos ser como Josías, o como Jesús, que no hicieron nada por motivos egoístas?

III. La reforma y la Pascua

(Repasa, con tu clase, 2 Rey. 23; 1 Cor. 5:7.)

Es interesante ver la cantidad de detalles con que la Biblia describe las reformas que hizo Josías. Al hacer esto, crea un contraste fuerte con la larga y detallada lista de atrocidades que cometieron Manasés y Amón. Claramente, Dios es meticuloso al deshacer el mal.

La reforma comenzó con un rito de renovación del pacto (2 Rey. 23:1-3). Luego, la reforma comenzó donde terminó la abominación de Manasés: en el templo (ver 2 Crón. 33:7), demoliendo la imagen de Asera y destruyendo las habitaciones de las prostitutas cúlticas. Desde allí Josías avanzó fuera del recinto del templo, extendiendo sus reformas a Jerusalén, Judá y luego tan al norte como Betel, reclamando todo el territorio de Israel otra vez para Dios.

Complementando las reformas destruyendo los lugares idolátricos estuvo la restitución de la Pascua, que sobrepasó todas las celebraciones anteriores desde los días de Samuel. De este modo, Josías conmemora la redención de Egipto y prefigura la muerte de Cristo en la cruz, uniendo así la ley y la gracia, que debe siempre ser la meta final de cualquier reforma (ver 1 Cor. 5:7).

Considera: ¿De qué manera podemos llegar a un equilibrio saludable entre un celo por la Ley de Dios y una demostración de su gracia?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Hay muchas buenas lecciones para aprender del reinado de Josías: el valor de una crianza piadosa (su madre y su abuela), el seguir a Dios a pesar todo de un fondo familiar disfuncional (su padre y su abuelo), el afirmar las decisiones de la persona en la lectura de la Palabra de Dios, el ser entusiasta en la obra de Dios, el trabajar para Dios sin motivos egoístas, etc.

Preguntas para reflexionar y aplicar:

  1. Las reformas de Josías reunieron la ley y la gracia en la celebración de la Pascua y las reformas posteriores. ¿De qué manera podemos reunir estos dos aspectos en nuestras vidas?
  2. Reflexiona en tu motivación para participar en la obra de la iglesia. ¿Qué peligro existe en que nos involucremos para recibir reconocimiento, “ganar puntos” con Dios o cualquier otra razón egoísta? ¿Cómo podemos asegurarnos de que lo hacemos por las razones correctas?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: La renovada celebración de la Pascua bajo Josías fue un gran evento que le sirvió a Judá para renovar su pacto con Dios. Esto muestra cuánto necesitamos tales eventos en la vida de nuestra iglesia para reconfirmar nuestra fe.

Actividades grupales o individuales:

Planifica un culto, con tu clase, durante el cual se lean los textos bíblicos referentes a la reforma de Josías, así como los capítulos correspondientes del libro de Elena de White Profetas y reyes. Tomen el tiempo para pensar acerca de las reformas en la propia vida de los miembros de la clase, y presenten testimonios acerca de lo que sucede cuando uno experimenta reformas en su vida.

jeremias escuela sabatica 4° tri 2015

Radio Adventista
1 comment… add one
  • UNA GRAN BENDICION DE TENERLOS EN ESTE WEN PAGE GRACIAS POR MOSTRARNOS MEJOR LA PALABRA DE DIOS, BENDICIONES, Y SEGUIR FIRMES EN NUESTRA FE! SONIA NEAVE

    Reply

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.