Leccion 6 Edicion Maestros – La muerte de Cristo y la ley – Sabado 10 de Mayo de 2014

El sábado enseñaré…
Texto clave: Romanos 8:1.
Enseña a tu clase a:
escuela sabaticaSaber comprender que la muerte de Jesús no eliminó la Ley.
Sentir la necesidad de una relación correcta con Dios y su santa Ley.
Hacer: Aceptar, por fe, el perdón de los pecados que da Jesús, y comprender
que con ello estamos perfectos a la vista de Dios.
Bosquejo de la lección:
I. Saber: La eterna Ley de Dios.
A. ¿De qué manera la Ley es “débil” (Rom. 8:3)?
B. ¿Cuál es la maldición de la Ley de la que Cristo nos redimió (Gál. 3:13)?
C. ¿Por qué no podía Dios abolir sus leyes y quitar los castigos por su
violación cuando el hombre pecó?
II. Sentir: ¿Qué aspecto de la Ley es importante?
A. ¿Cómo nos ayuda la Ley para definir relaciones?
B. Si la Ley fue eliminada en la cruz, ¿por qué no deberíamos sentirnos
ofendidos cuando alguien nos miente o nos roba?
III. Hacer: Liberados para servir.
A. ¿Cómo debemos reaccionar después de mirarnos en el espejo de la
Ley?
B. ¿Por qué el guardar la Ley, aun gracias al poder del Espíritu Santo, todavía
no es suficiente para salvarnos?
C. ¿Cómo puedo mostrar mi aceptación de la liberación de la maldición de
la muerte, y cómo mostrar mi aprecio por ello?
Resumen: La muerte de Jesús no eliminó la Ley. Gracias a la muerte y la
resurrección de Jesús, todo el que cree puede experimentar la victoria sobre
la muerte, que viene porque violamos la Ley.

Ciclo de aprendizaje
Texto destacado: Romanos 8:1.
Concepto clave para el crecimiento espiritual: La muerte de Jesús
no destruyó la Ley, sino que pagó la penalidad por el pecado, poniéndonos
en una nueva relación con Dios y con su Ley.

1: ¡Motiva!

• Solo para los maestros: La teología que enseña que después de
que Jesús murió, la Ley, incluyendo los Diez Mandamientos, fue abolida, es muy
común en círculos cristianos. Esta teología se basa en versículos sacados de su
contexto inmediato. Es importante que nunca basemos una teología sobre un
versículo solo, sino siempre mirando el contexto inmediato, así como los otros
grandes temas de la Biblia, a fin de comprender el significado del texto.
La función de la Ley en la vida de un cristiano ha sido debatida durante
mucho tiempo. Aun en la iglesia cristiana primitiva algunos sintieron que la
salvación dependía -por lo menos en parte- de un estricto cumplimiento de
la Ley. Otros parecieron sentir que la vida cristiana debía estar completamente
libre de toda ley y limitación. El apóstol Pablo manejó el problema de la Ley y
lo que significó la muerte de Jesús en muchas de sus cartas a los cristianos
que afrontaban ideas erróneas con respecto a la Ley. Pablo usó el matrimonio
como una metáfora para explicar la función de la Ley. Tal vez el siguiente incidente
moderno puede ayudarnos a lograr una mejor perspectiva del problema.
El 20 de abril de 2010, una explosión en la plataforma para extraer petróleo
“Deepwater Horizon” mató a 11 trabajadores y produjo una bola de fuego visible
desde 56 kilómetros (35 millas) de distancia. El fuego resultante no pudo
ser extinguido, y el 22 de abril de 2010 la plataforma se hundió, dejando que
el petróleo saliera y formara el mayor derrame de petróleo sobre el mar de la
historia de los Estados Unidos.
Comenzaron las investigaciones del accidente, que fue tan caro en vidas
humanas y daños al medioambiente. La tristeza se transformó en enojo cuando
llegó a ser claro que los sistemas de alarma de la plataforma habían sido desactivados,
y que el mecanismo clave de seguridad también había sido apagado,
conscientemente.
La Ley también ha servido siempre como el sistema de alarma de Dios,
advirtiendo del peligro del problema del pecado en nuestra vida.
Para dialogar: ¿Qué similitudes hay entre este ejemplo y la teología cristiana
que afirma que la muerte de Jesús nos libera de la Ley?

Actividad inicial: La siguiente actividad puede ayudar a que esta lección
sea más personal. Pide a los miembros de tu clase que preparen una definición
práctica del pecado sin hacer referencia a los Diez Mandamientos ni a ninguna
otra ley. El objetivo de este ejercicio no es llegar a una buena definición,
sino experimentar la dificultad de definir el pecado sin la Ley.

2: ¡Explora!

Comentario de la Biblia
I. Los resultados del pecado
(Repasa, con tu clase, la Caída, registrada en Gén. 3.)
El pecado es doloroso, costoso y amenaza la vida. Cuando Eva y Adán decidieron
comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal (Gén. 3:6),
liberaron un virus que penetró todo y a todos los seres creados en este planeta.
La muerte entró en el mundo, y la intimidad cara a cara con el Creador llegó a
ser imposible. Al confiar en las astutas insinuaciones de Satanás en lugar de la
Palabra de Dios, la primera pareja humana también destruyó la amante relación
con su Creador. Ellos sintieron miedo, y trataron de esconderse (Gén. 3:7, 8). No
obstante, Dios los llamó: “¿Dónde estás tú?” En su primera conversación con
el Creador después de comer de la fruta, Adán y Eva señalaron con el dedo: el
uno al otro, a la serpiente y, en última instancia, a Dios (“La mujer que me diste
por compañera me dio del árbol y yo comí” [Gén. 3:12, énfasis añadido]).En
este contexto, oímos por primera vez el dulce (aunque todavía velado) sonido
del evangelio cuando Dios pronunció un juicio sobre la serpiente, y sobre el
archienemigo que estaba detrás de la serpiente. “Y pondré enemistad entre ti
y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y
tú le herirás en el calcañar” (Gén. 3:15).
Después de esta declaración, Génesis 3:21 nos dice en una forma abreviada
que Dios hizo algo en favor de Adán y Eva. Hizo vestiduras de piel y los
vistió con ellas. La mayoría de los comentadores de la Biblia ven esto como
la primera referencia a un sacrificio. Un animal inocente tuvo que morir para
proveer abrigo y protección a la primera pareja humana. En realidad, los términos
hebreos que denotan “vestiduras” y la forma verbal de “vestir” suenan
como del Tabernáculo y la adoración, y se usan para describir el ropaje de los
sacerdotes y los sumosacerdotes (comparar Éxo. 28:4; 29:5, 8 [para “vestiduras”]
con Éxo. 29:8; 40:14; Lev. 8:13 [para “vestir”]). El siguiente capítulo
subraya aún más la importancia de los sacrificios al contar la historia acerca
de las ofrendas apropiadas e inapropiadas. Siendo que el pecado demanda
un sacrificio (Rom. 6:23), Dios instituyó el sistema de sacrificios como una
poderosa ilustración, tanto del costo como de la importancia de los sacrificios.
Pero no era lo real.
Considera: ¿Qué ley declara que la muerte es el resultado del pecado? ¿Por
qué se necesita un sacrificio para cruzar el abismo entre Dios y la humanidad?
Piensa en alguna historia o referencia bíblica como base para tu respuesta.
II. El costo de la Redención
(Repasa, con tu clase, Rom. 6:11-18.)
Podemos preguntarnos por qué el pecado resulta en muerte y por qué
la Redención también requiere muerte. Génesis 2:16 y 17 registra el primer
mandato divino dado a Adán, expresado tanto en términos positivos como
negativos. El mandato “De todo árbol… podrás comer” afirma la bondad y la
benevolencia del Creador. “Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no
comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Gén. 2:17).
Estos dos versículos exhiben una estructura claramente legal. Se prescribe
una acción, y se ponen límites. Además, se indican las consecuencias potenciales
(“ciertamente morirás”). Esta ley divina tenía en su centro el tema de
la obediencia y la confianza. Lamentablemente, nuestros primeros padres no
obedecieron, y dejaron de confiar. ¿Murieron? No, y sí. La intervención de Dios
y su continuo amor dieron esperanza y añadieron muchos años. Sin embargo,
su muerte era segura. Comenzaron a morir en el momento en que comieron
del fruto. Comenzaron a envejecer; vieron caer las hojas de los árboles; presenciaron
el primer asesinato en su familia.
Con la introducción del servicio de sacrificios (después de la Caída), Dios
ilustró tanto la naturaleza sangrienta del pecado como el alto precio de la salvación.
La sustitución era la clave de la salvación: el inocente cambiaba lugares
con el culpable. La Escritura está llena de referencias a esta gran sustitución
(compara Mar. 10:45 con 1 Cor. 6:20; Rom. 6:11-18). De hecho, Jesús sobre
la cruz, muriendo como un sacrificio inocente por el mundo (Juan 3:16), era
parte del plan de Dios para atender el problema del pecado, y maravilló a los
ángeles y al universo. Dios mismo pagó el rescate. El Legislador dio su vida por
los pecadores, quienes, por medio de sus pecados, habían causado su muerte.
Solo Uno que era igual a la Ley podía expiar su transgresión. La Cruz muestra la
naturaleza del Dador de la Ley más claramente. No suspendió temporariamente
la Ley. Cumplió la Ley (Mat. 5:17), incluyendo la ley del sábado.
Considera: Algunos cristianos (y tal vez también algunos adventistas del
séptimo día) se alejan de la comprensión de la Cruz como parte de la propiciación
y pago por el pecado. Enfatizan la idea de que la Cruz, primera y principalmente,
demuestra el carácter de Dios. Analiza este concepto a la luz del
Santuario y de su sistema de sacrificios.

3: ¡Aplica!

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Por qué Pablo usa la relación matrimonial (Rom. 7:1-6) para ayudar a
explicar nuestra relación con la Ley?
2. ¿Por qué tantos cristianos pretenden que la muerte de Jesús en la cruz
eliminó la Ley?
3. ¿Cómo puede la Ley actuar como un agente del pecado y la muerte, y
no obstante no ser pecaminosa ella misma (Rom. 8:1, 2)?
4. En la mayoría de los países, la ley supone que una persona es inocente
hasta que se prueba que es culpable. ¿Se presume que nosotros somos inocentes
o culpables a la vista de Dios? ¿Por qué?
PREGUNTAS DE APLICACIÓN:
1. ¿Cómo puedo saber qué acciones son aceptables o inaceptables para Dios?
2. Se supone que la Ley me convence de pecado, y me dirige a Jesús. ¿Qué
debo hacer si todavía me siento culpable aun después de aceptar a Jesús en
mi vida?
3. Cuando la Ley confronta al pecador con su pecaminosidad, ¿qué opciones
están abiertas para él?

4: ¡Crea!

Actividad: Imagina con tu clase el siguiente escenario: tu vecino es un devoto
budista, y pone mucho énfasis en la armonía, las buenas acciones y el
cuidado de la Creación. Él encuentra que la concentración del cristiano en la
sangre y el sacrificio le repugna. Él quiere saber cómo puede el cristianismo
enseñar paz cuando enfoca tanta violencia. Como clase, ofrezcan sugerencias
que ayuden a ese vecino a comprender mejor la esencia del cristianismo.

Radio Adventista
1 comment… add one
  • esta lindo la leccion de esta semana

    Reply

Leave a Comment