Leccion 5: Edicion Maestros – Para el sabado 2 de Febrero de 2013

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2013

Para el Sabado 2 de Febrero del 2013

 

La Creación y la Moralidad

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Génesis 9:4-6.

 

Enseña a tu clase a:

Saber descubrir cuán importante es la Creación para la moralidad y la ética cristianas.

Sentir y experimentar la diferencia entre la moralidad basada en la Creación y la moralidad basada en el evolucionismo.

Hacer: Aprender a vivir una vida de servicio abnegado, especialmente en conexión con aquellos sobre los cuales ejercemos poder.

 

  Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La importancia de la Creación para la moralidad
    1. ¿Qué diferencia hace nuestra creencia acerca de los orígenes sobre la moralidad y la ética?
    2. Analiza el rol del relativismo en la ética. ¿Hasta qué punto una creencia en la Creación informa y da forma a este análisis?
    3. Explica la doctrina de la dignidad humana y su rol en la vida cristiana.
  2. Sentir: Cultivar una experiencia personal sobre cómo la Creación da forma al sentido de moralidad que tiene cada uno
    1. ¿Qué significan para mí personalmente las diferentes implicaciones de la Creación y del evolucionismo sobre la moral?
    2. ¿Cómo mi creencia en la Creación da forma a mi estima propia y mi concepto de la valía de otros?
    3. A su vez, ¿cómo debería este concepto inspirarme a tratar a quienes entran en contacto conmigo?
  3. Hacer: Vivir una vida de servicio abnegado
    1. ¿Cómo aplico a mi vida los principios morales derivados de la Creación?
    2. ¿Cuáles son algunas de las maneras en que mi creencia en la Creación puede ayudarme a llegar a ser más abnegado y orientado al servicio hacia otros, especialmente hacia aquellos sobre los cuales tengo poder?

 

Resumen

Lo que creo acerca de los orígenes tiene implicaciones morales importantes. La moralidad de la Creación estimula la creencia en normas fijas del bien y del mal, y nos llama a usar nuestro dominio para servir y proteger aquello sobre lo cual tenemos poder. El evolucionismo, en contraste, establece una especie de ostentación del poder de la persona, la explotación y la depredación de los débiles, a fin de hacer avanzar los intereses propios.

 

  CICLO DE APRENDIZAJE

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Lo que uno cree acerca de los orígenes, tiene importantes implicaciones morales.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Enfatiza que una creencia en la Creación como está descrita en Génesis 1, establece los fundamentos para una clase definidamente diferente de moralidad que la moral implicada por el evolucionismo.

Desde que Carlos Darwin publicó su tratado sobre la evolución, ha habido agitación sobre si ésta tiene implicaciones morales. En general, se ha hecho poco trabajo erudito para responder a esta pregunta, pero ha habido mucha agitación a nivel popular pretendiendo que el darvinismo es tóxico para la moralidad y la ética judeocristiana. Desde 1950, un grupo pequeño pero creciente de pensadores entrenados han estudiado este tema de cómo la teoría de la evolución impactaría la ética tradicional.

Julián Huxley alegó que la moralidad misma es un producto de la evolución y, por ello, “cualquier norma de bien o de mal, de algún modo, debe estar relacionada con el movimiento de ese proceso {evolución] con el correr del tiempo”.–T. H. Huxley y Julián Huxley, Touchstone for Ethics: 1893-1943, p. 131. Este argumento muestra que la cosmovisión evolucionista favorece el relativismo en la moral. Esta observación, sin embargo, es solo el comienzo del impacto del evolucionismo sobre la moralidad. En el siguiente paso del Ciclo de Aprendizaje contrastaremos las diferencias en las implicaciones morales entre Génesis 1 y la teoría de Darwin.

Actividad inicial para analizar: Si uno tomara los principios éticos de Génesis 1 o el evolucionismo con seriedad, ¿cómo podría conducirse un creacionista en forma diferente de un evolucionista?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: La creación suministra elementos fundamentales para la moralidad cristiana, especialmente para el concepto de santidad y dignidad de la persona humana.

La Creación introduce una ética de valor personal que nos llama a servir en vez de explotar a quienes tienen menos poder que nosotros, sean humanos o animales.

Comentario de la Biblia

I. La imagen de Dios y el poder de la razón

(Repasa, con la clase, Génesis 9:4-6).

Cuando Dios ordenó a la humanidad a abstenerse de comer el fruto de un solo árbol, vemos que el hombre se destacó al tener una característica que falta en los animales. Elena G. de White observa: “La primera gran lección moral dada a Adán era la de la negación propia. Las riendas del dominio propio fueron puestas en sus manos. El juicio, la razón y la consciencia debían ceder a su dominio”. (AR&H, 24 de febrero de 1874). Por eso, los humanos se distinguieron de los animales, y se les dio la capacidad singular para reconocer opciones de libre albedrío, y para evaluarlas sobre la base de una norma superior que sus propios deseos y preferencias. El informe de la Creación provee el fundamento para el establecimiento del derecho que tiene Dios de hacernos demandas dotadas de autoridad.

El cristianismo tiene una larga tradición de igualar la imagen de Dios con el poder de la razón. Un desafío a esto proviene del evolucionista James Rachels, quien alega que la razón debe haber evolucionado en pequeños aumentos y por eso no es peculiar de la humanidad.

Meramente tenemos más, y por ello es solo cuantitativamente diferente de los animales. Sin embargo, parece claro que se puede ofrecer una opción mejor que la razón sola. Otro evolucionista, Robert Wright, reconoce que los humanos son singulares en naturaleza, porque solo los humanos poseen un sentido moral. Wright parece tener un punto: nuestro sentido moral es en realidad singular y no obstante refleja el sentido moral de Dios. Por ello, tener un sentido moral parecería constituir una idea central de ser hecho a la imagen de Dios, especialmente cuanto esta idea se vincula con el dominio.

Dos problemas surgen de la idea de ser hechos a la imagen de Dios. El primero, es la santidad de la vida humana. Génesis 9:4 al 6 protege la vida human de la matanza por un animal o un agente humano porque el hombre fue hecho a la imagen de Dios. Algo acerca de ser hecho a la imagen de Dios provee una base para considerar el asesinato como moralmente malo. De este modo, la ética judeocristiana ha tendido a proyectar un nivel más elevado de protección moral a los humanos que a los no humanos. De aquí que, si se quema la casa, y tienes que salvar a un perro o a un bebé, eliges el bebé puesto que tiene más derecho a protección como humano a imagen de Dios. Rachels alega que el evolucionismo socava la doctrina de la dignidad humana, en parte, al socavar la idea de que el hombre fue hecho a imagen de Dios. Si el evolucionismo materialista es el agente creativo, entonces Dios no estaba diseñando y modelando activamente, y por lo tanto, no puede haber humanos hechos a imagen de Dios.

Se puede construir también un contraste moral adicional entre Génesis 1 y el evolucionismo. En el evolucionismo, el interés propio es la norma dominante. El fuerte no se acomoda al débil, sino lo explota y se aprovecha de él. Pero en la Creación anterior a la Caída, no había depredación ni explotación. Más bien, Adán y Eva debían “servir y proteger” la naturaleza, usando su poder para nutrir, no explotar. (“Servir y proteger” es una traducción muy literal del texto hebreo de Génesis 2:15).

El dominio humano debía imitar el dominio divino, por lo menos en estilo. Ya en Génesis 1 podemos ver el principio moral de negarse a sí mismo para el bien de otros, como se describe en Filipenses 2:5 al 7. Ser hechos a imagen de Dios, entonces, no es meramente tener dominio y el poder para evaluar moralmente las elecciones, sino significa vivir una vida dedicada a un servicio de sacrificio propio, de no explotación del mundo que nos rodea. Explotar a cualquiera de los hijos de Dios en lo físico, sexual o emocional es en su naturaleza más darvinista, y viola la imagen de Dios en quien realiza la explotación, aunque ésta esté arruinada.

Considera: Si decimos que Dios creó por medio de procesos evolucionistas, ¿cómo podría este concepto alterar los fundamentos de nuestra manera de considerar la dignidad y la valía de los humanos?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Lo que creamos acerca de los orígenes impacta la forma en la que hacemos decisiones ahora. La Creación demanda un servicio que se da (o se vacía) a sí mismo, mientras el evolucionismo nos demanda un servicio de adecuarse para sobrevivir. Las siguientes preguntas tienen la intención de indagar en estas diferencias.

Preguntas:

Si una persona vive en forma consistente los principios de Génesis 1, o del evolucionismo, ¿cómo podría el creacionista conducirse en forma diferente del evolucionista:

  • ¿En su vida familiar?
  • ¿En su vida profesional?
  • ¿En la comunidad?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Esta actividad toma las preguntas anteriores y las personaliza. Anima a cada estudiante a pensar en el significado de estos problemas para su estilo de vida actual. Usa la siguiente actividad para estimular la introspección personal, aun si las respuestas no sean compartidas con la clase.

Actividad para el análisis: ¿Cómo puedo ser más orientado hacia la creación, viviendo una vida de entrega en servicio y bendición hacia otros?

  1. ¿En mi hogar?
  2. ¿En mi vida profesional?
  3. ¿En mi comunidad?
Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.