Leccion 2 Edicion Maestros – Amor y Juicio el Dilema de Dios (Oseas) – sabado 13 de Abril

Leccion para Maestros

Amor y Juicio el Dilema de Dios

El sábado enseñaré…
Textos clave: Oseas 12:6.
Enseña a tu clase a:
Saber reconocer la fidelidad del Dios del pacto hacia su pueblo a pesar de la infidelidad de este. Entender que volver a Dios es una respuesta a la iniciativa de Dios, facilitada por él, pues solo él puede sanar nuestro descarrío.
Sentir que nuestra falta de conocimiento de Dios contribuye a nuestra des-trucción, y notar que la curación de Dios está muy conectada con re-gresar a él de todo corazón.
Hacer: Esperar pacientemente en Dios y cultivar personalmente su amor.

Bosquejo de la lección:
I. Saber: La fidelidad de Dios versus nuestra infidelidad
A. ¿De qué manera la bondad y la ternura de Dios nos guían al arrepenti-miento?
B. ¿Por qué podemos volver a Dios solamente con la ayuda de su gracia?
C. ¿De qué modo crees que Oseas quedó impactado por los mensajes de Dios?
II. Sentir: Amor, emociones y conocimiento
A. ¿De qué forma nuestros pecados pueden hacernos sentir nuestra nece-sidad de curación?
B. ¿Por qué es tan destructivo tener poco o ningún conocimiento sobre Dios?
III. Hacer: Amor y justicia en equilibrio
A. ¿Por qué esperar en Dios es tan difícil para nosotros hoy?
B. ¿Qué podemos hacer para mantener un equilibrio entre el amor y la jus-ticia?
C. ¿Qué es mejor, equivocarse del lado del amor o de la justicia?
Resumen: Una correcta comprensión del carácter de Dios y de sus actos atrae a la gente, y la lleva a volver a él, y a imitar su fidelidad, su amor y su jus-ticia.

Ciclo de aprendizaje
Concepto clave para el crecimiento espiritual: Dios quiere salvar a su pueblo, aun cuando no reconozca ni admita el amor divino. Dios quiere que se dé cuenta de la conducta destructora que tiene, y del amor infinito que le brinda. Él es su Esposo, aun cuando su pueblo elige seguir sus propios de-seos. Él hace todo lo posible para ganar de nuevo su confianza, y reconstruir una relación amante a pesar de su infidelidad.

1: ¡Motiva!
• Solo para los maestros: Esta lección debería ayudar a los miembros de tu clase a darse cuenta de que el amor de Dios es mayor de lo humanamente imaginable (Efe. 3:20, 21). No podemos hacer nada para que nos ame más, ni tam-poco menos. Nada ni nadie puede separarnos de su amor (Romanos 8:35-39). Sin embargo, nuestra obstinada elección de pecar nos aleja de su amor infinito, y llegamos a ser indiferentes a su cuidado. Nuestro rechazo le produce dolor y tris-teza, pero él siempre está allí para nosotros. Solo nosotros podemos decirle “no” a él, y rehusar aceptar sus invitaciones y sus cálidos abrazos.
Actividad inicial: Después de, terminar sus estudios en el programa pasto-ral de la Universidad Andrews, el pastor Ruimar DePaiva y su familia fueron a la isla de Palau, en el Océano Pacífico, para servir como misioneros. Una tra-gedia terrible golpeó a su familia en diciembre de 2003. Un ladrón fue a su casa de noche y atacó a Larisson, su hijo de once años, que trató de defenderse. La pelea despertó a Ruimar, quien vino en su ayuda, seguido por su esposa, Mar-garita. Con un grueso palo, el hombre asesinó a todos. Solo Melissa (la hija de diez años) sobrevivió, pero fue abusada horriblemente y luego estrangulada. Temprano a la mañana siguiente se despertó, ensangrentada, en un canal en el bosque. Se arrastró hasta la carretera, detuvo un auto y fue llevada al hospi-tal. Ruth DePaiva, la abuela de Melissa y madre de Ruimar, viajó a Palau para estar con su nieta. Durante el funeral, ella se enteró de que la madre del ase-sino estaba presente. La invitó a pasar al frente y, públicamente dijo: “Aquí es-tamos dos madres, llorando por nuestros hijos que perdimos. Les dimos lo me-jor, esperábamos lo mejor, los educamos pensando en su futuro, pero hoy am-bas estamos sufriendo. La familia DePaiva no le echa la culpa a la familia Hiro-si… Estoy segura de que la madre de Justin ha orado muchas veces por su hi-jo, y estoy segura de que su corazón también sufre. Oraré por ella y por Justin”. Luego, fue a la cárcel y le dijo al asesino, Justin Hirosi: “Tengo que decirte dos cosas: 1) ¡Necesitas a Cristo!, y 2) ¡Te perdono!”
¿Qué piensas? ¿Está bien perdonar lo que parece “imperdonable”? Analiza tu respuesta. ¿Cuál sería tu reacción en una situación así? ¿Es el perdón una debilidad o una acción divina? Explica tu respuesta.

2: ¡Explora!
• Solo para los maestros: El tema principal de los capítulos 4 al 14 de Oseas es “la fidelidad de Dios y la infidelidad de Israel”. La segunda parte de Oseas puede dividirse en tres secciones: 1) La infidelidad de Israel (Oseas 4:1-6:3); 2) El castigo de Israel (Oseas 6:4-10:15): y 3) El fiel amor de Dios (Oseas 11-14).
Comentario de la Biblia
La gracia de Dios se experimenta en cada paso de nuestra vida, y de la vida de Israel. Conduce a tu clase en el estudio de la Biblia, resumido en los tres puntos siguientes.
I. La miserable situación espiritual del pueblo de Dios
(Repasa, con tu clase, Oseas 4:1, 2, 6.)
Oseas describe la débil espiritualidad y la impiedad de Israel. Menciona las siguientes acusaciones de Dios contra Israel: “Ya no hay entre mi pueblo fideli-dad ni amor, ni conocimiento de Dios. Cunden, más bien, el perjurio y la menti-ra, abundan el robo, el adulterio y el asesinato. ¡Un homicidio sigue a otro!” (Oseas 4:1, 2, NVI); “mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento (…) olvidaste la ley de tu Dios” (4:6); “cambiaron a quien es su gloria en algo des-honroso” (4:7, NVI); “espíritu de fornicación lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar” (4:12); “por tanto, el pueblo sin entendimiento caerá” (4:14); “es-píritu de fornicación está en medio de ellos, y no conocen a Jehová” (5:4); “el amor de ustedes es como nube matutina” (6:4); “han quebrantado el pacto, ¡me han traicionado!” (6:7, NVI); “porque hicieron engaño; y entra el ladrón, y el sal-teador despoja por fuera. Y no consideran en su corazón que tengo en memo-ria toda su maldad; ahora les rodearán sus obras” (7:1, 2); “todos ellos son adúlteros” (7:4); “no hay entre ellos quien a mí clame” (Oseas 7:7); “la soberbia de Israel testificará contra él […] y no se volvieron a Jehová su Dios, ni lo bus-caron con todo esto” (7:10); “contra mí se rebelaron” (7:13); “no clamaron a mí con su corazón” (7:14); “no se vuelven al Altísimo” (7:16); “traspasaron mi pac-to, y se rebelaron contra mi ley” (8:1); “olvidó, pues, Israel a su Hacedor” (8:14); “¡le has sido infiel a tu Dios!” (9:1, NVI); “¡se volvieron tan detestables como el objeto de su amor!” (9:10, NVI); “no lo obedecieron” (9:17, NVI); “habéis arado impiedad, y segasteis iniquidad” (10:13); “Efraín [otro nombre para Israel] dice con jactancia: ‘¡Cómo me he enriquecido! ¡He amasado una gran fortuna!’ ” (Oseas 12:8, NVI).
Considera: Como el Israel del tiempo de Oseas, a veces el pueblo de Dios es más terco en volver a Dios que los paganos o los incrédulos. Puede tener algo que ver con su comprensión de la verdad, y el falso sentido de seguridad que el poseerla y profesarla exteriormente le da (aunque interiormente niegue su po-der para transformar la vida). ¿Cómo puede esto enseñarnos la importancia de no ser sencillamente poseedores de la Verdad (Jesús), sino también permitir que la Verdad nos posea?

II. Dios es fiel al pacto
(Repasa, con tu clase, Ose. 6:1-3.)
Oseas pinta un cuadro hermoso de Dios, quien siempre busca a los pecado-res, les ofrece su amor y suple todas sus necesidades. Considera los siguien-tes textos: “él […] nos curará […] nos vendará” (6:1); “nos dará vida […] nos le-vantará, y así viviremos en su presencia” (6:2, NVI); “tan cierto como que sale el sol, él habrá de manifestarse; vendrá a nosotros como la lluvia de invierno” (6:3, NVI); “yo fui quien enseñó a caminar a Efraín; yo fui quien lo tomó de la mano. Pero él no quiso reconocer que era yo quien lo sanaba. Lo atraje con cuerdas de ternura, lo atraje con lazos de amor…” (11:3, 4, NVI); “¿cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? […] porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad” (11:8, 9); “yo soy Jehová tu Dios desde la tierra de Egipto; no conocerás, pues, otro dios fuera de mí, ni otro salvador sino a mí” (13:4, 5); “de la mano del Seol [la tumba) los re-dimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu des-trucción, oh Seol (13:14, 15; comparar con 1 Corintios 15:55); “Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos. Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio” (Oseas 14:4, 5).
Considera: Estos textos forman un retrato del carácter de Dios. ¿Cómo se ve ese cuadro? ¿Qué nos dice acerca de Dios?
Actividad: Pide a los miembros de tu clase que compartan otros versículos bíblicos que hablan acerca del amor de Dios y de sus promesas de cuidarnos.
III. Regresar a Jehová tu Dios
(Repasa, con tu clase, Ose. 5:1.)
El profeta Oseas anuncia los numerosos llamados de Dios para que Israel vuelva a Dios. Considera las siguientes apelaciones y declaraciones: “Buscarán ganarse mi favor; angustiados, me buscarán con ansias” (Oseas 5:15, NVI); “Venid y volvamos a Jehová” (6:1); “Conozcamos al Señor” (6:3, NVI); “Lo que pido de ustedes es amor y no sacrificios; conocimiento de Dios y no holocaus-tos” (6:6, NVI); “Tú, pues, vuélvete a tu Dios; guarda misericordia y juicio, y en tu Dios confía siempre” (12:6); “Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído. Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jeho-vá, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien” (14:1, 2).
Pregunta para dialogar:
¿Por qué, a veces, el pueblo de Dios está más interesado en las bendicio-nes de Dios que en seguir sus indicaciones? (Ver Oseas 7:14, 15.)

3: ¡Aplica!
• Solo para los maestros: El libro de Oseas termina con una pregunta: “¿Quién es sabio?” La respuesta es clara: el que puede discernir los caminos de Dios y andar por ellos (Oseas 14:9). Esta definición de sabiduría es sencilla pero profunda. Analiza con tu clase cómo puede uno llegar a ser sabio para diferen-ciar entre el bien y el mal, y seguir lo que es bueno y correcto.
Aplicación para la vida: Dios dice por medio de Oseas que “de mí será hallado [provendrá] tu fruto” (Ose. 14:8). Esto nos recuerda el discurso de Je-sús acerca de que él es la Vid; y nosotros, los pámpanos. Podemos llevar fru-tos solo si permanecemos en él (ver Juan 15:1-17). Aplica esto a la vida prácti-ca. ¿De qué manera podemos permanecer en Dios para poder dar frutos?
4: ¡Crea!
• Solo para los maestros: La metáfora del esposo/esposa para la relación entre Dios y su pueblo es rica en imágenes. ¿Cuáles son las ventajas y las limi-taciones de esta ilustración?
Actividades:
1. Oseas compara a Dios con diferentes cosas comunes en su cultura, a fin de que el pueblo pueda entender mejor a Dios (ver Oseas 14:5-8). Pide a tu clase que ofrezca algunas metáforas, figuras y conceptos del siglo XXI que ha-blen a la mente de nuestra sociedad posmoderna. Sé creativo. Dirige este ejer-cicio pensando especialmente en los jóvenes. ¿Cómo les comunicamos a ellos la belleza de nuestro Dios?
2. Encuentra en el Himnario adventista cantos acerca de la fidelidad de Dios e invita a tu clase a aprender la letra de memoria.

Radio Adventista
3 comments… add one
  • He estado buscando por internet durante más de 2
    horas hoy, y no he hallado un artículo tan sensato como el este.Tal y como yo
    lo veo, si todos los escritores publicasen tan genial contenido, la
    web sería bastante más útil. Felicidades
    por esta entrada. Me ha resultado muy útil, saludos y suerte.

    Reply
  • Gracias, me ayudo mucho, bendiciones

    Reply
  • He tenido el placer de leerlo enteramente y he de decir que me ha encantado.

    ¡Buen trabajo!.

    Reply

Leave a Comment