Lección 12 para Alumnos: “Juicio sobre Babilonia” Para el 23 de marzo de 2019

Primer trimestre (enero-marzo) de 2019

“Juicio sobre Babilonia”

Lección 12: – Para el 23 de marzo de 2019

 

Sábado 16 de marzo

Lee Para el Estudio de esta Semana: Apocalipsis 17:1-18; Jeremías 51:13; Apocalipsis 13:1-10; Éxodo 28:2, 20-23; 13:5-8.

Para Memorizar: “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades” (Apoc. 18:4, 5).

Vimos que la sexta plaga causa el secamiento simbólico del Éufrates, cuando los habitantes del mundo, desilusionados, retiran su apoyo popular de la Babilonia del tiempo del fin. Sin embargo, su caída vendrá acompañada de extensas actividades demoníacas que falsificarán la obra de Dios, haciendo señales milagrosas. La más evidente de estas señales será hacer descender fuego del cielo, que quizá sea un falso despertar religioso (Apoc. 13:13). La actividad demoníaca tendrá éxito al unir al mundo entero en preparación para la batalla del Armagedón contra el remanente fiel de Dios.

Al inicio de la batalla final, se produce un gran terremoto como parte de la séptima plaga. El terremoto destruye la unidad de Babilonia y la divide en tres partes (Apoc. 16:18, 19). La Babilonia del tiempo del fin se presenta como una ciudad, lo que denota la unión a corto plazo de la trinidad satánica (el dragón, la bestia que sube del mar y la bestia que sube de la tierra) en su alianza con los poderes religiosos del mundo en contra del pueblo de Dios. Esta unidad se rompe, causando la ruptura de la Babilonia del tiempo del fin.

Debemos tener en cuenta que Apocalipsis 16:19 solo pronuncia la caída de la Babilonia del tiempo del fin. Los capítulos 17 y 18 nos detallan cómo ocurrirá realmente esta caída. Antes de describir la ruina de la Babilonia del tiempo del fin y las razones de su caída (Apoc. 17:12-18:24), Apocalipsis 17 describe este sistema religioso apóstata del tiempo del fin, esta vez en términos de una prostituta sentada sobre la bestia que, juntamente con sus hijas, seduce al mundo contra Dios (Apoc. 17:1-11).

 

Domingo 17 de marzo:

La Babilonia prostituta

Lee Apocalipsis 17:1. Jeremías 51:13 muestra que las “muchas aguas” sobre las que se sienta Babilonia representan al río Éufrates. Según Apocalipsis 17:15, ¿qué simbolizan las muchas aguas?

La mujer en la Biblia es un símbolo del pueblo de Dios. En el Apocalipsis, la verdadera iglesia de Dios se presenta como una mujer casta (Apoc. 12:1; 22:17). Por lo tanto, una ramera representa a un pueblo apóstata e infiel. En Apocalipsis 17:5, a esta prostituta se la identifica como Babilonia la Grande. Así como la antigua Babilonia dependía del río Éufrates para su existencia, así también la Babilonia del tiempo del fin se valdrá del apoyo de las masas para hacer cumplir sus planes.

Lee Apocalipsis 17:2; 14:8; y 18:2 y 3. ¿Qué dos grupos de personas se especifica que participan de una relación ilícita con la Babilonia del tiempo del fin, quien las seduce?

El primer grupo son los reyes de la Tierra, los poderes políticos gobernantes. Estos se muestran implicados en una relación adúltera con la Babilonia prostituta. El Antiguo Testamento a menudo utiliza vocabulario relacionado con la fornicación para describir al Israel apóstata que se apartó de Dios y se volvió idólatra (Isa. 1:21; Jer. 3:1-10). La relación adúltera entre los reyes de la Tierra y la ramera simboliza una unión ilícita entre la Babilonia del tiempo del fin y los poderes políticos gobernantes.

El segundo grupo en una relación ilícita con la prostituta Babilonia son los habitantes de la Tierra, las masas gobernantes. A estos se los embriaga espiritualmente con el vino de la fornicación de Babilonia. En contraste con los poderes políticos gobernantes, la población en general se embriaga con las enseñanzas y las prácticas engañosas de Babilonia, y cree falsamente que ella puede protegerlos. Cuando la gente se emborracha, no piensa con sobriedad y se la puede controlar fácilmente (ver Isa. 28:7). El mundo entero, a excepción de un remanente fiel, se dejará engañar.

En el tiempo del fin, como en la actualidad, y como siempre ha ocurrido, las masas se equivocan. ¿Qué debería decirnos esto sobre los peligros de seguir la opinión popular, sin importar cuán masiva sea?

 

Lunes 18 de marzo:

La prostituta sentada sobre la bestia

Lee Apocalipsis 17:3. Si bien a Juan se le dice que la prostituta estaba sentada sobre muchas aguas, en realidad él la ve montada sobre la bestia. Los símbolos del agua y de la bestia ¿cuán adecuadamente describen a los seguidores de Babilonia?

Cuando Juan es llevado en visión al desierto, ve a una mujer sentada sobre una bestia escarlata, no sobre las aguas. En tanto que la prostituta representa una entidad religiosa, la bestia simboliza un poder político. La imagen de la religión montada sobre los poderes seculares y políticos indica dos entidades separadas, algo que no ocurría en el pasado, cuando la religión y la política estaban integradas. No obstante, la profecía muestra que estas dos se unirán en el tiempo del fin. El concepto de montar una bestia denota dominio; esto muestra que este sistema religioso del tiempo del fin dominará los poderes seculares y políticos.

¿Qué características de la prostituta apuntan al dragón, la bestia que sube del mar y la bestia que sube de la Tierra en Apocalipsis 12 y 13?

A la prostituta se la describe extravagantemente vestida de púrpura y escarlata, y adornada con ornamentos de oro, piedras preciosas y perlas; esta era una práctica de las prostitutas de la antigüedad para aumentar su poder de seducción (Jer. 4:30). El escarlata, el color de la sangre, corresponde al carácter opresivo de este sistema religioso.

El vestido de la ramera también nos recuerda la vestimenta del sumo sacerdote del Antiguo Testamento, que incluía los colores púrpura y escarlata y oro (Éxo. 28:5, 6). La inscripción en su frente también se asemeja a la inscripción sacerdotal: “SANTIDAD A JEHOVÁ”, en la mitra del sumo sacerdote (Éxo. 28:36-38). La copa en la mano replica la libación del santuario (Éxo. 30:9). Con su histórica apariencia religiosa, este sistema religioso del tiempo del fin llega a ser una poderosa herramienta de Satanás para seducir al mundo y apartarlo de Dios. Sin embargo, independientemente de su apariencia, este sistema religioso es una ramera y la madre de las rameras.

A Babilonia, la ramera, más adelante se la describe embriagada con la sangre de los santos y los mártires de Jesús que murieron como resultado de dar testimonio de Cristo. Esto enlaza a la Babilonia del tiempo del fin con el cristianismo apóstata medieval de Europa occidental, que estaba dirigido por el papado y fue el responsable de la muerte de millones de cristianos que permanecieron fieles al evangelio.

La descripción de la prostituta Babilonia refleja la imagen de Jezabel en la iglesia de Tiatira (ver Apoc. 2:20-23). ¿De qué manera los paralelismos entre estas dos mujeres dilucidan el carácter de la Babilonia del tiempo del fin?

 

Martes 19 de marzo:

La identificación de la bestia

En Apocalipsis 17:6 y 7, Juan se asombra al ver a la prostituta, probablemente porque reconoce en ella algunas similitudes con la bestia que sube del mar de Apocalipsis 13, que hizo guerra contra el pueblo de Dios y lo venció (Apoc. 13:5-7). Esta persecución hizo que la mujer huyera al desierto durante un período de 1.260 años de la Edad Media (Apoc. 12:13, 14). Si bien vivimos en una era ecuménica, los protestantes harían bien en recordar la terrible persecución del pasado porque, según la profecía, volverá a suceder algo similar, aunque peor.

Lee Apocalipsis 17:8. Compara la terminología de este versículo con Apocalipsis 13:8. ¿Cómo aclara Apocalipsis 13:3 las tres fases de la existencia de la bestia y sus actividades?

La bestia escarlata se identifica como la que era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición. Esta frase tripartita, en primer lugar, es una falsificación del nombre divino Yahvéh: “El que es y que era y que ha de venir” (Apoc. 1:4; 4:8). También denota las tres fases existenciales por las que ha pasado la bestia:

  1. La bestia “era”, ya que existía en el pasado. Esto se refiere a las actividades de la bestia durante el período profético de los 1.260 días (ver Apoc. 13:5).
  2. “No es”. Con su herida mortal (ver Apoc. 13:3), la bestia entró en su fase de inexistencia, al menos como perseguidora, en 1798. Desapareció de la escena mundial por un tiempo. Sin embargo, sobrevivió.
  3. Finalmente, al sanarse la herida mortal, la bestia resucita colmada de ira satánica.

Apocalipsis 17 describe a la bestia de Apocalipsis 13:1 al 8 al momento de la curación de su herida mortal. La prostituta Babilonia también se sienta sobre esta bestia que resucita. Una vez más habrá una unión breve de religión y política, tal como existió durante la Edad Media, y volverá a haber persecución.

“Dejen que la oposición se levante, que el fanatismo y la intolerancia vuelvan a empuñar el cetro, que el espíritu de persecución se encienda, y entonces los tibios e hipócritas vacilarán y abandonarán la fe; pero el verdadero cristiano permanecerá firme como una roca, con su fe más fuerte y su esperanza más radiante que en días de prosperidad” (CS 587). ¿Qué advertencia debiéramos extraer de estas palabras sobre cómo necesita ser nuestra experiencia cristiana ahora, incluso antes de que se desplieguen los sucesos finales?

 

Miércoles 20 de marzo:

Las siete cabezas de la bestia

Lee Apocalipsis 17:9 al 11; y 13:18. El requisito para comprender las siete cabezas es una mente sabia. ¿De qué tipo de sabiduría se habla aquí? ¿Cómo se puede obtener esta sabiduría divinamente impartida (ver Sant. 1:5)?

El ángel explica que las siete cabezas son siete montañas. Algunos traductores creen que estas aluden a las siete colinas sobre las que se encuentra la ciudad de Roma, y por eso traducen la palabra griega oroi (“montañas”) como “colinas”. También hay siete reyes, que están simbolizados por las siete montañas. Además, estas montañas son sucesivas, no simultáneas.

Estas montañas no simbolizan reyes individuales, porque el Apocalipsis no se ocupa de personas individuales, sino de sistemas. En la Biblia, las montañas a menudo simbolizan las potencias o imperios mundiales (Jer. 51:25; Eze. 35:2, 3). En la profecía bíblica, “reyes” significa reinos (ver Dan. 2:37-39; 7:17). Por lo tanto, las siete montañas parecen representar siete grandes imperios sucesivos que dominaron el mundo a lo largo de la historia, a través de los que Satanás se opuso a Dios y perjudicó al pueblo de Dios.

Desde la perspectiva temporal de Juan, cinco de estos imperios han caído, uno es, y el otro aún no llegó. Los cinco que han caído son los grandes reinos que en los tiempos del Antiguo Testamento dominaron y, a veces, perjudicaron al pueblo de Dios: Egipto, Asiria, Babilonia, Persia y Grecia. El reino “uno es” fue el Imperio Romano de la era de Juan.

El séptimo reino que “aún no ha venido” es la bestia de Apocalipsis 13 (la iglesia medieval dirigida por el papado, que dominó y perjudicó al pueblo de Dios), que vendría después del tiempo de Juan y después de la caída del Imperio Romano pagano. La historia ha avalado poderosamente la verdad de esta profecía, escrita muchos siglos antes de que ocurrieran los acontecimientos.

Luego se le dice a Juan que la bestia escarlata está en la fase de la octava cabeza, aunque es una de las siete. ¿Cuál de las siete? Debido a que las cabezas son secuenciales en el tiempo, es muy probable que la octava sea la séptima cabeza que recibió la herida mortal. Es en tiempos de esta octava cabeza que la bestia escarlata porta a la prostituta Babilonia. Hoy vivimos en tiempos de la curación de la herida mortal. La octava cabeza aparecerá en escena justo antes del fin e irá a perdición.

 

Jueves 21 de marzo:

La caída de Babilonia

Lee Apocalipsis 17:12 al 15; y 16:12 al 16. ¿Qué explica el texto sobre los “diez reyes”?

Se han presentado diferentes interpretaciones con respecto a la identidad de los diez reyes. Sin embargo, Apocalipsis no nos dice quiénes son. Todo lo que podemos deducir del texto es que son una confederación política efímera que aparece justo antes del fin y que apoya a la ramera. Su número denota la totalidad de las potencias mundiales que entregarán su lealtad a la bestia.

Apocalipsis 17:13 y 14 reitera en pocas palabras la batalla del Armagedón, presentada en Apocalipsis 12:12 al 17. Inducida por la trinidad satánica, la confederación política mundial le hará guerra al Cordero. Esto muestra que la batalla final no es una batalla militar en Medio Oriente, sino una batalla entre Satanás y su confederación, y Cristo y su pueblo fiel.

Lee Apocalipsis 17:16 al 18. Según lo que vimos en Apocalipsis 16:2 al 12, ¿qué hay detrás del cambio de actitud de los diez reyes hacia Babilonia? ¿Quién está detrás de lo que le sucede a Babilonia?

Este panorama completo es otra descripción del secamiento del río Éufrates (Apoc. 16:12). Los diez cuernos, llenos de odio, de repente se volverán contra la ramera Babilonia, dejándola desolada y desnuda; le comerán la carne y la quemarán con fuego. Al describir esta escena, Juan emplea el lenguaje del Antiguo Testamento que describe los juicios de Dios contra la adúltera Jerusalén (Jer. 4:30). El castigo para una hija del sumo sacerdote que haya participado de la prostitución era morir quemada (Lev. 21:9). Como lo indica Apocalipsis 16:10 al 12, los poderes políticos engañados se desilusionaron debido a la impotencia de Babilonia para protegerlos de las plagas. Se sienten engañados y la atacan con hostilidad. Este sistema religioso apóstata del tiempo del fin experimenta la plenitud del juicio divino junto con todos los que decidan identificarse con él.

Todavía hay muchas preguntas sobre los acontecimientos del tiempo del fin que siguen sin respuesta y, por lo tanto, pueden parecernos confusas ahora. ¿Qué promesa específica se da en Apocalipsis 17:14 y qué significa esta promesa para nosotros?

 

Viernes 22 de marzo

Para Estudiar y Meditar:

Antes de la caída de Babilonia, una voz del cielo insta al pueblo de Dios que aún está en Babilonia: “Salid de ella, pueblo mío” (Apoc. 18:4). Hay muchos adoradores de Dios que todavía están en Babilonia por distintas razones. Por ellos, Dios utiliza a su iglesia del tiempo del fin para llamar a esas personas a salir de este sistema religioso apóstata y a no participar de sus pecados. Deben salir de él para escapar de su destino. Dios no quiere que nadie de Babilonia perezca. Apocalipsis 19:1 al 10 muestra que muchas personas temerosas de Dios que están en Babilonia responderán al llamado. Por lo tanto, reflexiona en la tremenda responsabilidad que recae sobre nosotros como iglesia remanente de Dios. ¿Qué debería decirnos esto sobre la necesidad del poder de Dios en nuestra vida?

Preguntas para Dialogar:

  1. Según revela Apocalipsis 18:4, hay muchas personas temerosas de Dios en Babilonia a quienes Dios llama “pueblo mío”. Reflexiona en la siguiente declaración: “Este mensaje debe ser dado, pero aunque debemos darlo, hemos de ser cuidadosos de no embestir, abrumar ni condenar a los que no tienen la luz que nosotros tenemos. No debemos salirnos de nuestro camino para hacer ataques duros a los católicos. Entre los católicos hay muchos que son cristianos muy concienzudos, y que andan en toda la luz que brilla sobre ellos, y Dios obrará en su favor. Los que han tenido grandes privilegios y oportunidades, y que han dejado de aprovechar sus oportunidades físicas, mentales y morales, […] se encuentran en mayor peligro y en mayor condenación ante Dios que quienes están en error respecto de puntos doctrinales y, sin embargo, tratan de vivir para beneficiar a los demás” (Ev 419). ¿Qué debería decirnos esto sobre cómo tratar a los demás?
  2. Apocalipsis 17 describe a una prostituta sentada sobre una bestia escarlata. Mientras que la mujer del capítulo 12 simboliza la iglesia fiel de Dios, la del capítulo 17 se refiere a una iglesia apóstata que seduce al mundo para alejarlo de Dios. A tu entender, ¿cuáles son las similitudes y diferencias entre ellas? ¿Qué podemos aprender de esta comparación?
  3. Los pasajes de esta semana muestran un estado muy deprimente del mundo religioso y político durante las etapas finales antes del regreso victorioso de Cristo. ¿Qué debiera decirnos esto acerca de por qué es tan importante que nos mantengamos fieles y puros ahora mismo al mensaje que Dios nos ha dado? Lee Apocalipsis 16:15, una apelación a la fidelidad en medio de la descripción de la apostasía mundial. ¿Cómo podemos aplicar esta advertencia a nosotros mismos hoy?
Radio Adventista
1 comment… add one
  • Muy interesante y buen comentario para los que creemos en Dios, para la Iglesia de este tiempo que no ve al parecer la condición de las Iglesias y no predican y hacen las cosas de acuerdo a sus criterios y no a la voluntad De Dios.

    Reply

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.