Leccion 12 Edicion para Maestros – El Mejor Don del Cielo (Zacarias) – para el Sabado 22 de Junio 2013

EL MEJOR DON DEL CIELO (ZACARÍAS)

Lección 12 – MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO

Sábado 22 de Junio 2013

El sábado enseñaré…

Texto clave: Zacarías 9:16

“Y los salvará en aquel día Jehová su Dios como rebaño de su pueblo; porque como piedras de diadema serán enaltecidos en su tierra”.

Enseña a tu clase a

  • Saber
    • comprender que enviar al Mesías, Jesucristo, a la Tierra, es el supremo don de Dios a la humanidad.
  • Sentir
    • confianza en las profecías mesiánicas; estas demuestran que Dios se preocupa por nuestra situación y le dará una solución final al problema del pecado
  • Hacer
    • Cultivar fe en el Mesías, quien vino voluntariamente y salvó a la humanidad, aun cuando esto le causó sufrimientos y la muerte.

Bosquejo de la lección:

  1. Saber: La certeza de las profecías mesiánicas
    1. ¿Qué te dicen los títulos dados al Mesías y a las escenas de su vida acerca de sus logros?
    2. ¿Qué tienen en común las predicciones del primer advenimiento del Mesías con nuestra preparación para la segunda venida?
    3. ¿Qué significa que el pueblo de Dios brillará en la mano de Dios como joyas en una corona?
  2. Sentir: Traspasado por ti
    1. Cuando te das cuenta de que alguien sufrió y murió por ti para que puedas tener vida, ¿qué emociones te embargan?
    2. ¿Qué sucedería si nuestro Redentor, el Mesías, no hubiese venido?
  3. Hacer: Cultivar fe en Jesucristo
    1. ¿Cómo puedes ayudar en forma práctica a otros a fin de que desarrollen emociones profundas por Cristo mientras estudian escenas del Calvario?
    2. ¿Cómo puedes crecer tú, personalmente, en tu propia fe en Jesús?

Resumen: Jesucristo vino en el momento preciso, para salvar a los que creen en él. Esta es la historia más grande y el evento más decisivo en la his­toria cósmica de nuestro mundo, y nuestro destino futuro depende de nuestra relación con el Mesías que vino y está por volver.

Ciclo de aprendizaje

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Conocer a Cristo per­sonalmente es vital para nuestras vidas espirituales. El cumplimiento de las pro­fecías mesiánicas relacionadas con la primera venida de Jesús nos da la certeza de que volverá. Sin esta esperanza de la segunda venida de Jesucristo, la vida no tendría sentido. La fe y la confianza en Jesús resultan en vida eterna (Juan 17:3).

1: ¡Motiva!

Texto destacado: Zacarías 12:10.

Solo para los maestros: La última parte del libro de Zacarías (Zac. 9-14) se categoriza generalmente como escatológica o apocalíptica, lo cual sig­nifica que son profecías que enfocan el tiempo del fin. Los días postreros fueron inaugurados por la primera venida de Jesús (Heb. 1:1, 2; Hech. 2:17; 1 Ped. 1:20; 4:7; 2 Ped. 3:3) y culminarán con su segunda venida. El profeta Zacarías presenta predicciones mesiánicas profundas, y los escritores de los evangelios aplican algunas de ellas directamente a la vida de Jesucristo.

Diálogo inicial: Contemplen, como clase, el significado del siguiente pen­samiento: La esperanza es vital en una situación que parece sin esperanza.

  1. ¿Por qué es importante que las personas tengan esperanza? Comparte ejemplos concretos de cómo la esperanza ayudó a alguien a sobrevivir en un tiempo de crisis.
  2. ¿Qué sucede cuando personas enfermas o prisioneros de guerra pierden las esperanzas? ¿Por qué los cristianos son personas orientadas hacia la esperanza?

2: ¡Explora!

Solo para los maestros: El apóstol Pablo habla de tres ideas cruciales: fe, esperanza y amor (1 Cor. 13:13). Esta lección enfatiza la esperanza. Concéntrate en ella y explícala desde diferentes ángulos.

Aunque las profecías mesiánicas de Zacarías pueden ser desafiantes, y algu­nas veces enigmáticas, la idea principal es clara: Cristo viene. Es interesante que los profetas Isaías y Zacarías tienen más que decir acerca del Mesías venidero que cualquier otro profeta del Antiguo Testamento.1. La primera profecía mesiánica
(Repasa, con tu clase, Zac. 3:8, 9.)

Tres títulos asombrosos para el Mesías aparecen en este pasaje (el profeta Isaías ya los mencionó). Al Mesías se lo llama “mi siervo [de Dios]” (vers. 8; ver también Isa. 42, 49, 50, 52, 53), “el Renuevo” (vers. 8; ver también Isa. 4:2) y “la piedra” (vers. 9; ver también Isa. 28:16), pero esta vez se añade una descripción singular: la Piedra tiene siete ojos y una inscripción está grabada sobre ella. Más tarde, el Mesías también quita el pecado y purifica al pueblo. La visión concluye con un cuadro de seguridad, paz y felicidad en el que el pueblo goza de compañerismo juntos, porque el Mesías reina (vers. 10).

2 .La segunda profecía mesiánica
(Repasa, con tu clase, Zac. 6:12, 13.)

La coronación del sumo sacerdote Josué (vers. 11) se describe aquí como un tipo del Mesías. Jesucristo, el Renuevo, en última instancia será coronado como Rey y, simultáneamente, como Sacerdote. En Israel, estos dos cargos estaban separados, pero el Mesías los combinará en su Persona. Él mismo será el Rey- Sacerdote y gobernará en su trono. Solo Jesucristo tiene esta posición singular; él es el Sacerdote que se sienta en el Trono como el Rey (ver Sal. 110; Heb. 7).

3. La tercera profecía mesiánica
(Repasa, con tu clase, Zac. 9:9, 10.)

Zacarías pinta al Mesías como el Rey justo y manso montado sobre un asno. El cumplimiento está descrito en Mateo 21:5 y Juan 12:15, y se aplica a la entrada triun­fal de Jesús en Jerusalén el domingo de su última semana, antes de la crucifixión.

4. La cuarta profecía mesiánica
(Repasa, con tu clase, Zac. 10:4.)

El versículo 4 comienza diciendo: “De él”, lo que plantea la pregunta de quién es “él”. El mejor antecedente es Jehová (vers. 3). Esto significa que el Mesías vendrá del Señor, es decir, del Padre celestial. Este breve versículo mesiánico presenta cuatro maravillosos títulos para Jesucristo. Él es “la piedra angular”; es decir, el fundamento de todo (ver Sal. 118:22; Isa. 28:16; comparar con Mat. 21:42). Él es “la clavija” (“la estaca de la carpa”, NVI), que nos sujeta a Dios en justicia y sobre quien la gente puede colgar todas sus preocupaciones, temores, ansiedades y cargas (ver Isa. 22:22, 23); él es el “arco de guerra”, es decir, como el divino Guerrero, él es el símbolo de la fortaleza (Éxo. 15:2, 3; Sal. 7:1; 27:1); y él es “todo apremiador” (“todo gobernante”, NVI) (absoluto o soberano). Podemos depender completamente de él.

5. La quinta profecía mesiánica
(Repasa, con tu clase, Zac. 11:4-14.)

En este pasaje más difícil, se describe al Mesías como el buen Pastor re­chazado, a quien Dios le pide que cuide al rebaño. Sin ir a los detalles de las complejas imágenes de esta sección bíblica, el versículo 12 menciona la frase “y me pagaron solo treinta monedas de plata” (NVI) y, en el versículo 13, “Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la casa de Jehová al tesoro” (“al fundidor”, NVI). Parte de estos versículos se usa en Mateo 27:3, y 6 al 9, y se aplican tanto a la traición de Judas, que entregó a Jesús por treinta piezas de plata, como a lo que hicieron los principales sacerdotes con el dinero después de que Judas lo tiró frente a ellos en el Templo.

6. La sexta profecía mesiánica
(Repasa, con tu clase, Zac. 12:10-14.)

Zacarías declara, proféticamente, que la casa de David y los habitantes de Jeru­salén “mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito” (vers. 10). El cuadro es sombrío: la gente mira al Mesías y llora amargamente por él, porque lo traspasaron. Este cuadro de la muerte del Mesías se usa en Juan 19:37 (comparar con Sal. 22:16; Isa. 53:5). Nuestra necesidad de mirar a Jesús por fe se subraya en Juan 3:14 y 15 (comparar con Núm. 21: 9; Isa. 45:22; Heb. 12:2).

7.. La séptima profecía mesiánica
(Repasa, con tu clase, Zac. 13:6-9.)

En este último pasaje mesiánico, el Mesías es visto como el Pastor, el ínti­mo compañero de Jehová, quien es herido con espada. Cuando el Pastor sea golpeado, las ovejas se esparcirán. Esta situación se aplica a la dispersión de los apóstoles de Jesús en los evangelios (Mat. 26:31, 56; Mar. 14:27, 49, 50).
La profecía con respecto a la forma en que “se afirmarán sus pies [del Me­sías] en aquel día sobre el monte de los Olivos” (Zac. 14:4, 5) va más allá del panorama de la primera venida de Jesucristo. Aun cuando Cristo caminó por el monte de los Olivos durante su primera venida, esta predicción proclama que el monte de los Olivos será partido en dos. Su cumplimiento sobrepasa incluso la segunda venida de Jesús, porque en esa ocasión él no tocará el suelo, sino que quedará en el aire (1 Tes. 4:16, 17). Todo el escenario se adecua mejor a su tercera venida, después del milenio, cuando descienda la Nueva Jerusalén y “con él todos los santos” (Zac. 14:5). Zacarías 14:6 al 9 describe las condiciones de la Tierra Nueva (ver Apoc. 21; 22).
Considera: Pide a los miembros de la clase que definan en sus propias palabras los diferentes títulos de Jesucristo como se expresan en el libro de Zacarías. ¿Qué revelan esos títulos acerca de Jesús?

II. La esperanza que no avergüenza
(Repasa, con tu clase, Fil. 1:20.)

El profeta Zacarías usa una expresión singular: “Prisioneros de esperanza” (Zac. 9:12). Tenemos esperanza, pero, al mismo tiempo, no somos libres; somos prisioneros y esperamos una liberación futura. Aguardamos un mundo mejor, que solo Jesucristo puede establecer. La esperanza en el Mesías, el Rey, trae la solución final a nuestro profundo problema del pecado y las dificultades, porque él ahora establece el Reino de gracia y, más tarde, el Reino de gloria.

Preguntas para dialogar:

  1. ¿Cómo te sientes al ser un “prisionero de esperanza”? ¿Qué significado especial tiene esta frase para ti?
  2. ¿Qué textos bíblicos dan certeza acerca de la segunda venida de Cristo? ¿Cuáles sabes de memoria? Comparte en clase tu texto favorito.
  3. La primera parte de nuestro nombre, “Adventistas”, hace alulsión a la bienaventurada esperanza. ¿De qué modo podemos ser mensajeros y porta­dores de esta esperanza para otros?

 

3 ¡Aplica!

Preguntas de aplicación:

  1. El libro de Zacarías presenta siete profecías diferentes sobre el Mesías. ¿Qué vislumbres nos proporcionan acerca de la vida de Jesucristo? ¿Cuál de los episodios de la vida del Mesías, que se mencionan en el libro de Zacarías, se cumplen en el Nuevo Testamento? ¿Qué diferencia marca en nuestra vida que sepamos cómo y cuándo se cumplieron estas profecías mesiánicas de la primera venida de Jesús?
  2. Pide a tu clase que cante el himno “Una esperanza” (N° 181, Himnario Adventista, Ed. 2009). ¿Qué sentimientos expresa y genera este himno?

 

4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Explica a los miembros de tu clase cuán importante es la oración como primer paso para descubrir el significado del texto bíblico. Analiza con ellos por qué esto es vital.

Actividad: Zacarías es uno de los libros del Antiguo Testamento más fre­cuentemente citados en el Nuevo (más de setenta citas o alusiones). La ma­yoría de estas aparecen en los evangelios y en Apocalipsis. Como influencia sobre el libro del Apocalipsis, Zacarías es el segundo después de Ezequiel, seguido por Daniel. Anima a tu clase a encontrar y compartir algunas de las citas y alusiones del libro de Zacarías en el Nuevo Testamento.

0 comments… add one

Leave a Comment