Lección 12 Edicion Maestros: “La iglesia militante” Para el 19 de marzo de 2016

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2016

“La iglesia militante”

Lección 12: – Para el 19 de marzo de 2016

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Apocalipsis 3:20.

 

Enseña a tu clase a:

Saber reconocer que aunque los mensajes a las siete iglesias se aplican a las respectivas iglesias, y a los diferentes periodos de la historia de la iglesia, también se aplican a los cristianos en el mundo actual.

Sentir la evaluación llena de simpatía que Cristo hace de nuestra condición espiritual, tanto como creyentes individuales, como las iglesias como comunidades.

Hacer: Aceptar la oferta de Cristo de vencer junto con él.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La tarjeta de calificaciones de Cristo: No estás solo en la lucha contra el mal.
    1. ¿Cómo se describe a Jesús en cada uno de los mensajes? ¿Qué nos dicen los mensajes acerca de cómo Cristo atiende nuestras necesidades?
    2. ¿Cuáles son los indicadores que muestran que las iglesias están luchando con una crisis de identidad?
  2. Sentir: Cristo ofrece estar con nosotros en nuestras batallas contra Satanás
    1. ¿Qué nos debe motivar a aceptar la sincera evaluación de Cristo de nuestra condición espiritual?
    2. ¿Cuáles son los únicos medios por los cuales podemos vencer las “sinagogas” de Satanás, así como sus otras estratagemas diabólicas?
  3. Hacer: Aceptar las críticas constructivas dadas con amor
    1. Si Jesús te hablara hoy (y lo hace) del mismo modo que lo hizo a las siete iglesias, ¿qué podría decirte acerca de tu condición espiritual?
    2. ¿Cómo debemos responder cuando un amigo confiable ofrece retroalimentación que nos describe en forma algo desfavorable?

 

Resumen

Los mensajes a las siete iglesias muestran que Cristo está estrechamente conectado con su iglesia a través de toda la historia, y ha ofrecido morar con nosotros. Solo entonces tenemos esperanza de vencer.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Apocalipsis 3:20.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Cristo quiere que las comunidades eclesiásticas y los individuos en ellas crezcan espiritualmente en relación con él. Cristo, el Médico, diagnostica la verdadera condición espiritual de cada iglesia, y prescribe lo que ellas necesitan hacer en cada condición específica. Cualquiera sea la reforma espiritual necesitemos, debemos todos invitar a Cristo, por medio de la fe., a nuestros corazones de modo que él pueda vivir su vida recta dentro de nosotros.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Al dirigir tu clase en el estudio de los mensajes a las siete iglesias, reconoce que cada mensaje también se aplica a las personas así como a las iglesias locales. Las iglesias locales, o aun denominaciones enteras pueden experimentar conjuntos peculiares de desafíos, y pasar por diversas fases de crecimiento, del mismo modo que lo hacen los miembros individuales. En cualquier circunstancia, Cristo está allí mismo en nuestro medio, para guiarnos, para corregirnos, y para salvarnos.

Actividad inicial: Ninguna mente humana, por brillante y astuta que sea, puede ofrecer adecuadamente una evaluación exacta del carácter de otra persona (una evaluación que a menudo llamamos, o pensamos es “juzgarla”). Sin embargo, Cristo está bien ubicado para evaluar nuestra verdadera condición espiritual. Invita a los miembros de tu clase a compartir pensamientos, experiencias, y maneras en las que reaccionaron a críticas constructivas, correcciones, evaluación de pares, etc.

Considera: David, después de convencerse de su pecado con Betsabé, declaró: “Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado… Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Sal. 51:2, 10). Analiza esta petición a la luz de los mensajes a las siete iglesias, llamando a una reforma personal.

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Los mensajes de Cristo a las siete iglesias son mensajes también para nosotros. Nuestra tarea es reconocer cómo se aplican a nosotros estos mensajes como individuos, y como comunidades eclesiásticas.

Comentario de la Biblia

I. Conozco tus obras: La tarjeta de notas de Cristo para Éfeso

(Repasa, con tu clase, Apoc. 2:1-7.)

Se dice que la iglesia en Éfeso practicó una paciente perseverancia en medio de dificultades; no podía tolerar a los que hacen mal. La iglesia tuvo que contender con personas que pretendían ser apóstoles. Se veía forzada a probarlos con las Escrituras, y muchos fueron hallados falsos. La iglesia correctamente rechazó las falsas enseñanzas de un grupo conocido como los nicolaítas (Apoc. 2:6). Todos estos atributos y actos son meritorios.
Sin embargo, Jesús tiene una suave reprensión para la iglesia: “Has dejado tu primer amor” (Apoc. 2:4).

Considera: ¿Qué significa abandonar el primer amor?

II. Cristo, el principal Sufriente, comprende cuando sus hijos sufren

(Repasa, con tu clase, Apoc. 2:8-17.)

A la iglesia de Esmirna, Cristo se presenta como el que murió y resucitó (2:8). Este pensamiento de Cristo en su pasión es lo que la iglesia necesitaba al estar sometida a persecución. Algunos de los miembros serían arrojados a prisiones y sufrirían aflicciones. Se le ruega a la iglesia a ser fiel hasta la muerte (vers. 10) si espera escapar de la muerte segunda (vers. 11). Y para Pérgamo, Cristo es el que tiene una espada de dos filos. Esto simboliza la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es la defensa contra la herejía, que se origina en el trono de Satanás (vers. 13).

Pero sufrir persecución no inmuniza a la iglesia, en sí misma y por sí misma, contra las falsas enseñanzas. Hay en su propio grupo quienes ponen piedras de tropiezo en el sendero de otros creyentes. Cuán triste es que una iglesia pase por persecuciones solo para ver que Cristo se vuelve contra ella. Esto nos recuerda Mateo 7:21 al 23, donde muchos alegarán haber realizado cosas maravillosas en el nombre de Cristo, solo para que Cristo declare que nunca los conoció.

Considera: ¿Cómo es posible que una persona que sirvió al Señor, al fin se pierda?

III. Más enseñanzas falsas amenazan la supervivencia de la iglesia naciente

(Repasa, con tu clase, Apoc. 2:18-3:6.)

A Tiatira, Cristo se presenta como el Hijo de Dios, cuyos ojos son como llamas de fuego (Apoc. 2:18) y el que escudriña las mentes y los corazones (vers. 23). Por lo tanto, Cristo conoce el “amor, y fe, y servicio, y tu paciencia” (vers. 19).

El problema de Tiatira es que la iglesia es demasiado blanda con Jezabel, la falsa profetisa y fornicaria (vers. 20), que parece referirse a un grupo de falsos maestros. Como resultado, algunos de sus miembros han sido arrastrados por esta doctrina a “las profundidades de Satanás” (vers. 24).

En cuanto a Sardis, la iglesia está prácticamente muerta (Apoc. 3:1). La iglesia casi ha olvidado “lo que has recibido y oído” (vers. 3), y menos lo ha obedecido. Afortunadamente, hay unos pocos en Sardis que no han “manchado sus vestiduras” (vers. 4). Estas iglesias enfrentaron muchas luchas, desde las falsas enseñanzas y el letargo a la escasez espiritual y la perplejidad de “las profundidades de Satanás” ¿De qué otro modo puede explicarse esto claramente como efectos de la gran controversia?

Considera: Cristo dice que conoce sus obras (2:19; 3:1). ¿A qué obras se refiere aquí? ¿Qué necesitan hacer los creyentes a fin de que sus obras sean “perfectas delante de Dios” (Apoc. 3:2)?

IV. Una “puerta abierta” y “estar parado ante la puerta”

(Repasa, con tu clase, Apoc. 3:7-22.)

Se felicita a la iglesia de Filadelfia por guardar la Palabra de Dios (3:8), a pesar de su capacidad limitada. Se les asegura el amor de Dios (vers. 9) y se le promete que, si vencen, llevarán el nombre de Cristo (vers. 12). Llevar el nombre de alguien sugiere una conexión íntima con esa persona, así como un niño lleva el nombre de sus padres. No se escapa al lector que esta es la única iglesia que no recibe ninguna evaluación negativa de Cristo.
A los Laodicenses, por otro lado, Cristo, el Testigo fiel, ofrece una aguda reprimenda por su satisfacción propia. La iglesia no se da cuenta de su total depravación ni de que está cegada por su propia auto-importancia. Sin embargo, el mensaje se da con amor, como un padre a su hijo descarriado (3:19). Cristo espera que los laodicenses se arrepientan. Cada promesa que ha reverberado a través de los mensajes a las siete iglesias continúa siendo verdadera para los de Laodicea también: todo el que vence se sentará con Cristo en su trono, así como él venció y se sentó con el Padre en su trono (3:20, 21). El lenguaje de conquista en estos mensajes habla de la furiosa controversia entre Cristo y Satanás.

Considera: El mensaje a la iglesia de Laodicea, ¿es el único de los siete mensajes aplicable a los adventistas del séptimo día? ¿Por qué sí, o por qué no?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Los mensajes a las siete iglesias constituyen una invitación a una auto-evaluación espiritual. Dicen a los creyentes que se examinen a sí mismos a la luz de la Palabra de Dios. En su centro, el mensaje llama a un reavivamiento espiritual y una reforma.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿Qué nos dice la infiltración de falsos maestros en la iglesia de Éfeso acerca de la gran controversia? ¿Qué nos revela acerca de nuestra propia susceptibilidad a ser engañados?
  2. De acuerdo con Apocalipsis 2:14 y 15, ¿por qué es importante la doctrina?
  3. ¿Qué significa para ti el llamado a abrir la puerta y dejar entrar a Cristo?

Actividad:

¿Cómo reaccionarías si un amigo te ofreciera una evaluación espiritual sincera de ti mismo, que tú sabes que es verdadera? ¿Qué harías? Recuerda lo que hizo David cuando se confrontó con su pecado de adulterio con Betsabé (2 Sam. 12:1-13; Sal. 51:1-14).

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Abrirte a Cristo es el tema general de los mensajes a las siete iglesias. Anima a los miembros de tu clase a invitar a Cristo para que more en ellos por la fe.

Actividad:

Invita a tu clase a sugerir un himno que presente el tema de abrir el corazón a Cristo. Tal vez sería mejor que el maestro elija uno de antemano, en base al estudio de esta semana. Invita a la clase a cantarlo o tararearlo suavemente, e invita a un voluntario para que ore para terminar la clase.

escuela sabatica edicion maestros

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment