Lección 12: Edicion Maestros “El día del Señor” Para el 17 de junio de 2017

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2017

“El día del Señor”

Lección 12: – Para el 17 de junio de 2017

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: 2 Pedro 3:1-7, 11-13.

 

Enseña a tu clase a:

Saber: Comprender que el juicio venidero es tan cierto como las acciones de Dios en el pasado.

Sentir: Ser agradecidos porque Dios es paciente y no desea que ninguno perezca, y tener la certeza de que está luchando para salvar a todos los que pueda.

Hacer: Vivir una vida santa, piadosa, sin mancha y en paz con Dios, ansiando y apresurando el regreso de Cristo.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La certeza del juicio.
    1. ¿En qué se basan los burladores para negar el inminente regreso de Cristo?
    2. ¿Cuál es la evidencia que Pedro brinda a sus lectores sobre la certeza del juicio venidero?
  2. Sentir: Confianza frente al juicio.
    1. ¿Por qué Dios tiene una idea del tiempo diferente a la nuestra? ¿Por qué a menudo somos tan impacientes cuando Dios es tan paciente? ¿Nos preocupamos por las almas tanto como lo hace Él?
    2. ¿Qué fundamento da Pedro para que tengamos confianza frente al juicio inminente?
  3. Hacer: Preparación para el juicio.
    1. En vista de la destrucción venidera, ¿a qué actitud y acciones apela Pedro?
    2. ¿Por qué Pedro nos anima a apresurar el regreso de Cristo teniendo en cuenta que Dios está pacientemente esperando que todos procedamos al arrepentimiento?

 

Resumen

Pedro contrasta las actitudes de aquellos que anhelan el juicio, la erradicación del pecado, y la nueva creación con las actitudes de los burladores que quieren negar la creación original, el juicio en el diluvio, y el juicio final y la nueva creación venideros. Apela a sus lectores a actuar en concordancia con lo que ciertamente ocurrirá.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Textos destacados: 2 Pedro 3:1, 10-14.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Pedro ha escrito sus dos cartas para estimular a sus lectores a tener una “mente íntegra” (2 Ped. 3:1, NVI). Este pensamiento está relacionado con la preparación para el juicio en el cercano “día de Dios”, cuando el cielo atmosférico sea destruido por fuego y los elementos de la tierra se derritan por el intenso calor (2 Ped. 3:12). Los burladores niegan deliberadamente que se aproxime el juicio. Argumentan que Dios no ha intervenido en el pasado y por lo tanto no debemos esperar su intervención en el futuro. Los que creen en las Escrituras saben que Dios ha intervenido en la creación y en el diluvio universal, y que lo volverá a hacer pero con fuego (2 Ped. 3:3-7). Este conocimiento es la motivación para llevar una vida santa y piadosa preparándonos para ese juicio tan riguroso (2 Ped. 3:11, 14).

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Romanos 1:18 al 21 señala que, basándose en las cuantiosas pruebas del mundo natural, no hay excusa para ignorar el poder y la deidad de Dios. Sin embargo, Pedro señala a los burladores de los tiempos finales que niegan la intervención divina en la historia, tanto en el pasado como en el futuro.

Los burladores de los tiempos postreros enseñan el uniformitarianismo. Esta postura afirma que la historia es un ciclo infinito de causas y efectos materiales, que dan razón de todas las cosas sin ningún tipo de intervención sobrenatural. Al afirmar que la historia es una continuidad cerrada, insisten que hay una homogeneidad fundamental en todos los eventos de tal manera que se puede hacer una analogía entre dos o más puntos, y el presente provee la clave para explicar el pasado y el futuro. Dicen los burladores: “todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación” (2 Ped. 3:4).

Al eliminar a priori el elemento sobrenatural, los escépticos de la Biblia pueden controlar las variables y, al asumir la uniformidad en los índices de variación, extrapolan hacia atrás para postular prolongados períodos de tiempo durante los cuales la microevolución finalmente generó una macroevolución. De esta forma, pueden negar una creación de seis días y de relativamente reciente data como se afirma en la Escritura, como así también el diluvio universal de Noé que dio lugar al mundo más o menos como lo conocemos hoy.

Al negar la acción de Dios en la historia pasada, incluyendo a la creación y el juicio, ellos sienten la confianza suficiente como para negar la acción de Dios en el futuro, incluyendo el juicio final y una nueva creación. Pedro dice que estas afirmaciones demuestran una ignorancia deliberada frente a la realidad histórica.

Diálogo inicial: Pide a la clase que lean juntos 2 Pedro 3:1 al 4 y Judas 1:17 al 19. Analicen la cuestión del escepticismo en torno a las afirmaciones bíblicas sobre la acción de Dios en la historia. ¿A qué se refiere Pedro cuando habla de “las palabras que los santos profetas pronunciaron en el pasado” (2 Ped. 3:2, NVI)? ¿Cuál es el “mandamiento que dio nuestro Señor y Salvador por medio de los apóstoles” (2 Ped. 3:2, NVI) al cual se refiere? ¿De qué modo podemos ser culpables de mostrarnos escépticos a las enseñanzas bíblicas?

 

PASO 2: ¡Explora!

Comentario de la Biblia

I. El juicio demorado no es juicio evitado

(Repasa, con tu clase, 2 Ped. 3:8-13.)

A pesar de una aparente demora en el día del juicio predicho, lo cual lleva a muchos a burlarse, Pedro asegura a sus lectores que cualquier aparente retraso de Dios para cumplir Su promesa de juicio, de ninguna manera disminuye la certeza del juicio. Dios no tiene una noción del tiempo desde la perspectiva humana como un breve período de vida, sino de la perspectiva divina de la eternidad (compara con Sal. 90:4). Es paciente para traer su juicio porque no desea que ninguno perezca sino que todos se arrepientan.

Sin embargo, el día del Señor vendrá. Como ladrón en la noche, tomará a muchos por sorpresa porque no obedecieron el mandato de Jesús a estar alertas y velando. Será un suceso catastrófico. El cielo atmosférico y los elementos de la tierra serán completamente destruidos por llamas de fuego ardiente, a las que Juan llama lago o mar de fuego (Apoc. 20:14).

El llamado de Pedro es vívido: “Ya que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡qué clase de personas deben ser ustedes en conducta santa y piadosa aguardando y apresurándose para la venida del día de Dios!” (2 Ped. 3:11, 12, RVR 2015). (Observa que Pedro aquí combina todos los sucesos del juicio del tiempo final en una sola descripción. No intenta separar la segunda venida del juicio final, sino que une a ambos en un escatológico Día del Señor. No se debe tratar de reconstruir una secuencia de eventos de los tiempos finales a partir de este pasaje, porque no es el propósito de Pedro. En lugar de eso, él está hablando sobre la preparación para el juicio.)

Considera: ¿Cuál es el peligro de una teología de la demora y, por otra parte, de una teología en la que el reloj cósmico de Dios determina todo en base a su presciencia?

II. Cómo prepararse para el juicio

(Repasa, con tu clase, 2 Ped. 3:14-18.)

Pedro cierra su carta con un llamado a preparase para el juicio venidero. Sus lectores necesitan esforzarse “para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con él” (2 Pedro 3:14, RVR 2015). Para que no se desanimen por el paso del tiempo, necesitan tener presente que la paciencia de Dios tiene por propósito la salvación de cuantos sea posible. También necesitan estar en guardia para no ser arrastrados por los errores de los inicuos, y continuar estando firmes en Cristo. Finalmente, necesitan crecer en la gracia y conocimiento de su Señor y Salvador Jesucristo.

Cada una de las afirmaciones precedentes es una recapitulación de los puntos que Pedro ha desarrollado anteriormente en la carta. El elemento nuevo en esta sección final es su referencia a las cartas de “nuestro querido hermano Pablo”, quien “con la sabiduría que Dios le dio. En todas sus cartas se refiere a estos mismos temas”. (2 Ped. 3:15, 16, NVI). El problema es que, dado que en las cartas de Pablo hay “algunos puntos difíciles de entender”, “los ignorantes e inconstantes [los] tergiversan, como lo hacen también con las demás Escrituras, para su propia perdición”. (2 Ped. 3:16, NVI). Pedro está esencialmente equiparando las epístolas paulinas con el resto de la Escritura, reconociendo la autoridad de sus enseñanzas para la iglesia.

Considera: Pedro y Pablo fueron contemporáneos que se conocían personalmente y se respetaban mutuamente. Muchos eruditos han procurado mostrarlos como si tuvieran teologías diferentes y compitieran entre ellos, pero Pedro muestra gran respeto por Pablo y sus escritos, hasta el punto de equipararlos con la Escritura. ¿Qué evidencia aportan las dos epístolas de Pedro para las perspectivas teológicas que ambos tienen en común?

Preguntas para dialogar:

  1. ¿Qué relevancia tienen la Creación y el diluvio de Noé para la pregunta de los burladores, quienes en esencia dicen: “¿Dónde está la venida que él prometió?”
  2. Pedro usa la destrucción de la creación por medio de una conflagración como un incentivo para llevar una vida santa y piadosa (2 Ped. 3:11). ¿Por qué crees que recurre a esta clase de motivación?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Hebreos 11:6 nos informa que “sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan” (NVI). Si no creemos que somos responsables delante de Dios y que habrá una sentencia en contra del pecado y una recompensa para los justos, no tiene sentido creer en Dios, pues no tenemos ante quién rendir cuenta, y no existe futuro que podamos anhelar.

Preguntas para reflexionar:

  1. Los burladores que menciona Pedro entienden la historia como un continuo de causa y efecto, quizá con algunas modificaciones evolutivas muy lentas, pero sin ningún cataclismo. ¿Por qué es fundamental para nuestra salud espiritual evitar este tipo de pensamientos?
  2. Algunas personas anhelan fervientemente el juicio venidero mientras que otras tienen miedo de ser consumido en el lago de fuego. ¿Cuál es mi actitud frente al juicio y por qué?

Actividades:

Invita a la clase a leer juntos Malaquías 4:1 al 3. Analicen los dos grupos y las dos opciones que se presentan en este texto. ¿A qué grupo elegimos pertenecer? ¿Qué tiene que ocurrir para que seamos hallados en el segundo grupo?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: El tema de una aparente demora en el regreso de Cristo no es fácil, pero Pedro sugiere que es una cuestión de perspectiva. Dado que Dios conoce el día y la hora de su venida (Mat. 24:36) y que “el que ha de venir vendrá, y no tardará”, (Heb. 10:37), desde Su perspectiva, no existe tal demora. Como afirma Elena de White: “Los propósitos de Dios no conocen premura ni demora” (DTG 23). La demora es sólo desde la perspectiva humana porque no vemos el tiempo de la manera que Dios lo hace. Parece haberse producido una demora porque esperábamos que Su regreso ocurriera antes; pero los planes de Dios no han cambiado. Le hubiera gustado venir antes, pero no pudo porque no hemos hecho la tarea de preparación que nos pidió que hiciéramos. Este error de nuestra parte no lo toma por sorpresa ni es la causa de un retraso en sus planes. Él sabía lo que iba a ocurrir aun cuando tenía previsto que ocurriera antes.

Actividad:

Anima a la clase a hacer, sobre una pizarra o una cartulina, una línea del tiempo de la historia desde una perspectiva bíblica, dibujando los hechos más importantes y usando una escala aproximada para una cronología estimativa. Ubica en la línea del tiempo de la historia y la profecía el lugar donde nos encontramos actualmente, y analiza con la clase cómo el mensaje de Pedro sobre la preparación para el juicio final es relevante para los lectores de hoy en día. A modo de opción, en caso de que no haya una pizarra blanca o una cartulina, pide a la clase que haga una lista de los principales acontecimientos de la historia bíblica en orden cronológico, y oriéntalos para analizar cómo el mensaje de Pedro sobre la preparación para el juicio final es relevante en la actualidad.

Radio Adventista
1 comment… add one
  • Amén

    Reply

Leave a Comment