Lección 11: Edicion Maestros – “Los apóstoles y la ley” – Para el 14 de junio de 2014

Lección 11: Edicion Maestros

“Los apóstoles y la ley”

El sábado enseñaré…
Texto clave: Romanos 3:31.
Enseña a tu clase a:
Saber que los escritos de los apóstoles no demuestran que la Ley fue
cambiada o anulada.
Sentir confianza en la naturaleza inmutable de la Palabra de Dios.
Hacer: Demostrar en la vida diaria un contexto amante para hablar de la Ley
de Dios.

Bosquejo de la lección:
I. Saber: La inmutable Ley de Dios.
A. ¿Por qué contexto podemos medir la justicia?
B. ¿Por qué los apóstoles enseñaron el arrepentimiento? ¿Por qué cosas
debemos sentir tristeza?
C. ¿De qué modo los escritos de Santiago y de Pablo nos ayudan a evitar
los dos extremos a los que podemos ir respecto de la Ley?
II. Sentir: Que se desborde el amor.
A. Según Juan, ¿cuál fue siempre la esencia de la Ley? ¿Por qué? (Ver 2
Juan 6.)
B. ¿Cómo puede un cristiano cumplir la Ley de Dios con una conciencia
libre y sin culpa?
III. Hacer: Abrazar el contexto.
A. ¿De qué forma mi estilo de vida provee el contexto para el mensaje que
debemos dar al mundo?
B. ¿Por qué no podemos pretender guardar los mandamientos de Dios si
no lo mostramos con actos?
C. ¿Por qué, si pretendes tener fe, debes expresar tu fe por una vida obediente?
Resumen: Los apóstoles no indican que la Ley haya sido anulada o modificada
después de la muerte de Cristo. Explican que la gracia viene por medio
de Cristo y nos impulsa a obedecer la Ley.

Ciclo de aprendizaje
Texto destacado: Romanos 3:31.
Concepto clave para el crecimiento espiritual: La gracia que viene
por medio de Cristo no libera a las personas de la Ley, sino más bien las impulsa
a obedecerla.

1: ¡Motiva!

• Solo para los maestros: Muchos cristianos, observan el domingo
porque dicen que la Ley fue crucificada con Jesús, o que el domingo fue instituido
por los primeros cristianos en honor de la resurrección de Jesús. Estas ideas están
basadas en ciertos textos del Nuevo Testamento que a menudo están fuera del
contexto. Al leer las enseñanzas de los apóstoles en su contexto, se ve que no
hubo anulación o modificación de la Ley de Dios.

Durante la Guerra Fría, el Gobierno de los Estados Unidos quiso desarrollar
una máquina que pudiera traducir el ruso. Se gastaron millones de dólares,
y los lingüistas más talentosos del país participaron en el proyecto. Cuando
los primeros documentos rusos fueron ingresados a las computadoras y se
imprimieron, vieron que la traducción al inglés contenía palabras correctas, y
algunos aspectos de la gramática estaban bien, pero nadie podía entender lo
que decían. El proyecto fue un fracaso porque la computadora no podía “leer”
el contexto de la conversación. Aun hoy, con toda la inteligencia artificial que
hay en las computadoras, los traductores más confiables son todavía los seres
humanos, que no solo conocen bien el lenguaje y el tema, sino también
comprenden el contexto.

En el estudio de esta semana, los que estaban más cerca de Jesús veían
a Jesús interactuar con la Ley de Dios, y hablar acerca de ella. Continuaron
comunicando esto en sus escritos para los diferentes contextos que afrontaba
la iglesia cristiana primitiva.
Actividad inicial: Imagínate lo siguiente. La hermana Aurelia, que está
con mucho sobrepeso, desea dirigir el Departamento de Salud de tu iglesia,
que desea alcanzar a la comunidad con charlas sobre un estilo de vida saludable.
¿Permitirías que la hermana Aurelia dirigiera este departamento? ¿Crees
que ella daría el contexto correcto para tu programa de salud? ¿Por qué sí o
por qué no?
Analiza: ¿De qué manera nuestras vidas proveen el contexto para lo que
estamos procurando predicar? ¿Tenemos que ser representantes “perfectos”
de la verdad antes de contarla a otros? Da razones para tu respuesta.

2: ¡Explora!

Comentario de la Biblia
I. Tratar con tensiones
(Repasa, con tu clase, Hech. 61-6.)
Después de la ascensión de Jesús, los discípulos experimentaron el derramamiento
del Espíritu y presenciaron maravillosas victorias que no eran por
su predicación, o enseñanza o curación, sino por el poder del Espíritu, que
representaba a Jesús.

Sin embargo, a pesar de esas maravillosas experiencias, tuvieron tensiones y
desafíos desde adentro. Algunos fueron fáciles de tratar, ya que muchos habían
sido testigos presenciales de Jesús y habían oído su mensaje de primera mano.
Pero otros fueron más complejos, y requirieron oración, estudio y pensamiento
conjunto como comunidad. El libro de los Hechos y algunas referencias en las
epístolas nos ayudan a ver algo de las discusiones internas de la iglesia primitiva.
Puede ser útil considerar cómo resolvían esas discusiones y problemas,
pues son un ejemplo para nuestra iglesia, que hoy afronta desafíos a su unidad.
Una de las primeras referencias a las tensiones internas se halla en Hechos
6:1 al 7. El crecimiento explosivo de la iglesia cristiana primitiva y su compromiso
de vivir vidas compartidas (incluyendo propiedades) llevaron a quejas relacionadas
con distinciones étnicas. El texto indica que los creyentes de habla griega
se quejaron a los de habla aramea porque sus viudas eran pasadas por alto en
la repartición diaria de alimentos. Hechos 6:2 da la primera pista: los Doce se
reunieron con todos los discípulos en un lugar. Reconocieron la importancia
del cuidado de las viudas dentro de la comunidad cristiana, pero conociendo
la importancia de la proclamación del Reino sugirieron la elección de siete
diáconos para esa tarea. Algunos de los nombres de los elegidos tienen raíces
griegas (vers. 5), y así se atenderían las preocupaciones de los creyentes de
origen gentil. Toda la iglesia quedó satisfecha, y dedicaron a los nuevos líderes
con oración, ordenándolos para su ministerio especial. Hay dos principios importantes
aquí: necesitamos hablarnos unos a otros, y necesitamos encontrar
soluciones que representen una situación ganadora.
Considera: ¿Pueden todos los desacuerdos en la iglesia ser resueltos con
una solución ganadora?

II. Afrontar la tensión teológica
(Repasa, con tu clase, Hech. 15.)
En la iglesia cristiana primitiva hubo tensiones. Encontramos un ejemplo
de ello en Hechos 6, acerca de la distribución de alimentos a las viudas, que
no era un problema teológico. Sin embargo, en Hechos 15 encontramos una
situación teológica. ¿Cómo atendió la iglesia este conflicto?

El problema analizado en el primer concilio, celebrado en Jerusalén, propor-
ciona un buen momento de aprendizaje (ver Hech. 15). Algunos cristianos de
origen judío de Judea viajaron a Antioquía y predicaron entre los cristianos que
la circuncisión era necesaria para la salvación. El problema teológico era grande:
¿Cuán judía debía ser la comunidad de los primeros cristianos? Ser un seguidor
de Cristo, ¿significaba que debían cumplir todas los reglamentos y las leyes del
Antiguo Testamento?

El texto bíblico nota un “altercado y un serio debate” entre Pablo y Bernabé
y otros hermanos de Jerusalén (Hech. 15:2, NVI). Como consecuencia,
la iglesia de Antioquía envió a Pablo y a Bernabé a Jerusalén para analizar el
problema con los líderes en esa ciudad. Al compartir las victorias de Dios
entre los gentiles, los cristianos que pertenecían a los fariseos se levantaron
y desafiaron el informe con la afirmación de que todos los creyentes gentiles
debían ser circuncidados (vers. 5). Hubo mucha discusión y varios discursos:
de Pedro (vers. 7-11), de Pablo y Bernabé (vers. 12), y de Santiago (vers. 13-21).
Pedro recordó su propia experiencia con Cornelio, mientras Pablo y Bernabé
se concentraron en las bendiciones de Dios en su ministerio. Finalmente,
Santiago citó Amós 9:11 y 12, y propuso que los gentiles debían abstenerse
de alimentos dedicados a los ídolos, de la inmoralidad sexual, de la carne de
animales estrangulados y de la sangre.

Hay varios principios importantes en este vital evento. Primero, un desafío
teológico debe ser analizado en un ambiente lleno del Espíritu y en comunidad.
Segundo, todos los elementos de investigación están involucrados: experiencias
pasadas guiadas por el Espíritu, estudio de las Escrituras y su aplicación a
situaciones nuevas. Por consenso, se llegó a una solución.
Considera: ¿De qué modo el tono apropiado (indicando respeto y amor)
contribuye a la verdad teológica en una situación de conflicto?
III. Compromiso guiado por el Espíritu
(Repasa, con tu clase, Sant. 214.)

El compromiso no es una palabra mala cuando los principios están en juego.
Veamos la sugerencia de Santiago: él no comprometió ningún principio importante,
y ciertamente no el tema clave, de que la salvación es solo por Cristo, y no
por guardar leyes o reglamentos. Este es el mismo Santiago que escribió: “¿De
qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo
esa fe?” (Sant. 2:14, NVI). O “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto,
así también la fe sin obras está muerta” (vers. 26). El punto en cuestión aquí es
el equilibrio entre la justificación y la santificación. Guardar la Ley (cualquier ley,
incluyendo el sábado) no asegura nuestra salvación. En forma similar, aceptar
a Cristo como nuestro Salvador personal e ignorarlo cuando habla desde el
Sinaí y desde el Monte de las Bienaventuranzas es igualmente problemático.
Debemos añadir que, después de estos dos momentos críticos en la vida de
la iglesia cristiana primitiva, el problema difícil no desapareció. Las epístolas de
Pablo sugieren repetidas discusiones teológicas acerca de la Ley y su función.

Además, Gálatas 2 describe un conflicto entre Pablo y Pedro, sobre el tema del
compañerismo en las mesas entre cristianos judíos y gentiles.
Considera: Piensa en algunos problemas actuales en tu congregación local.
Algunos pueden involucrar temas de estilo de vida; otros, interpretaciones
bíblicas. ¿Cómo pueden las lecciones aprendidas de los conflictos en la iglesia
cristiana primitiva ayudar a tu congregación a resolver algún problema teológico,
y mantenerse enfocados en la unidad y la misión?

3: ¡Aplica!

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR:
1. ¿Cómo puede Pablo afirmar que el cristiano no está bajo la Ley y, no
obstante, reclamar que ese mismo cristiano está obligado a guardar la Ley?
2. La justificación ¿es solo la ausencia de pecado o es algo más? Explica.
3. ¿Puede Pedro referirse a sus lectores cristianos como un “real sacerdocio,
nación santa” (1 Ped. 2:9) si ya no tienen nada que ver con la Ley? ¿Por qué sí
o por qué no? ¿De qué modo este título conecta a la iglesia con la Ley?
4. Cuando las personas pretenden que la Ley ha sido eliminada, ¿qué tratan
realmente de eliminar?

PREGUNTAS DE APLICACIÓN
1. ¿Por qué es tan importante leer, estudiar y citar textos bíblicos en su
debido contexto?
2. ¿Por qué Pedro advierte a su audiencia respecto de los falsos maestros
que promueven un mensaje sin Ley (2 Ped. 2, 3)?
3. ¿Por qué nunca podremos jactarnos de la santidad?
4. ¿Cómo pueden los mandamientos de Dios ayudarnos a realizar actos
de amor?

4: ¡Crea!

Actividad: Divide a los miembros de tu clase, y pide que cada grupo o persona
se imagine ser Judas (hermano de Jesús), Santiago (hermano de Jesús),
Juan o Pedro. Si tienes tiempo, toma luego unos momentos para informar lo
conversado. Respondan a las dos preguntas como si fueran ese personaje.
¿Cómo ves a Jesús relacionarse con la Ley en su vida diaria?
En un resumen de una sola línea, ¿cuál es tu posición sobre la Ley de Dios?

escuela sabatica

Radio Adventista
1 comment… add one
  • Dios les bendiga

    Reply

Leave a Comment