Lección 10 Edicion para Maestros: “Cristo, la ley y los pactos” Para el 7 de junio de 2014

Lección 10  Edicion para Maestros:

“Cristo, la ley y los pactos”

El sábado enseñaré…
Texto clave: Hebreos 10:12-18.

Enseña a tu clase a:
Saber que tanto el Pacto antiguo como el nuevo tienen como base la fe en Jesús.
Sentir aprecio por el privilegio de estar en una relación de pacto con Dios.
Hacer: Reclamar las promesas de Dios con confianza.

Bosquejo de la lección:
I. Saber: El Pacto de gracia antiguo y el nuevo.
A. ¿Cuál es la diferencia entre una promesa y un pacto?
B. ¿Por qué tanto el antiguo Israel como la iglesia cristiana fueron ambos
elegidos por Dios para entrar en una relación de pacto con él?
C. ¿Por qué un pacto necesita un símbolo visible?
D. ¿Por qué el Pacto del Sinaí tuvo una significación universal?
II. Sentir: El privilegio de la asociación.
A. Aunque todavía estamos en esta Tierra, ¿cómo podemos estar confiados
de nuestro lugar en el cielo?
B. ¿Qué bendiciones ya has gozado en tu relación de pacto con Dios?
C. Ya no tenemos que traer un cordero como sacrificio. Por ello, ¿cómo
podemos mantener el sentido de la magnitud y el costo de la muerte
de Jesús por nosotros?
III. Hacer: Aferrarnos a la promesa.
A. ¿Qué condiciones debo cumplir para reclamar las promesas de Dios?
B. ¿Cómo podemos entrar en una relación de pacto con Dios? ¿Quién
toma la iniciativa?
C. ¿Qué significa tener la Ley de Dios escrita en tu corazón (Jer. 31:33)?
Resumen: Tanto el Pacto nuevo como el antiguo son realmente declaraciones
del Pacto de gracia en el que la salvación se da a los pecadores por medio
de la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo.

Ciclo de aprendizaje
Texto destacado: Hebreos 10:12-18.
Concepto clave para el crecimiento espiritual: Tanto el Pacto antiguo
como el nuevo reflejan el eterno Pacto de gracia que se ofrece a todos los
que reclaman por la fe los méritos de Cristo.

1: ¡Motiva! 

Actualmente, la idea de un pacto parece muy anticuada. Pero hay una relación
de pacto en la cual todos esperamos encontrar amor y seguridad para toda
la vida. El matrimonio, aunque está asediado, todavía es el sueño de muchos.
Pero, aunque todos prometen amarse el uno al otro hasta que la muerte los
separe, muchos matrimonios terminan en el divorcio.
Para Krickitt y Kim Carpenter, el divorcio les habría parecido una opción.
Solo diez semanas después de su casamiento, estuvieron en un accidente de
tránsito que dejó a Krickitt en estado de coma durante cuatro meses. Cuando
ella recuperó el conocimiento después de dos años, no recordaba nada de lo
anterior al accidente, y ni siquiera quién era su esposo. Sus padres le contaron
que estaba casada con él. Así que, ella aceptó el hecho, pero no sentía amor por
Kim y ni siquiera le gustaba el hombre. No obstante, dejarlo no era una opción
para ella ya que sabía, aun cuando no podía recordarlo, que había tomado el
voto de permanecer con Kim. Ella decidió aprender a amar a Kim, por mucho
tiempo que le tomara, y por difícil que le fuera hacerlo.
Kim hizo una elección similar. Se había casado con Krickitt para lo bueno
y para lo malo. Aun cuando ella no parecía andar cerca de él, él decidió ganar
otra vez su amor. Ambos, eligieron mantenerse en su pacto de matrimonio.
Tres años después del accidente, ellos se casaron por segunda vez para crear
recuerdos del casamiento en Krickitt. Ahora, casi veinte años más tarde, siguen
casados y felices. (Basado en el libro The Vow: the Kim and Krickitt Carpenter
Story [El voto: la historia de Kim y Krickitt Carpenter].)
Para Dios, hubiera sido muy fácil alejarse de su Pacto con nosotros. Es
triste que la Biblia registre muchos casos en que la humanidad rompió el Pacto,
pero Dios entró en un Pacto eterno de gracia con nosotros. A pesar de nuestra
infidelidad, él todavía es fiel.
Actividad inicial: Un pacto puede definirse como un acuerdo entre dos
partes, basado en promesas hechas por ambas partes o por una sola. Busca
ejemplos diarios de pactos en tu cultura.
Analiza: ¿Qué hace que las personas quebranten sus promesas? ¿Por qué
Dios es fiel a sus promesas?

2: ¡Explora!

Comentario de la Biblia
I. Hablando del pacto
(Repasa brevemente, con tu clase, la institución de un pacto en los tiempos
del Antiguo Testamento, como se describe en Gén. 15.)
La institución de un pacto era algo muy serio en el mundo de la Biblia. En las
naciones que rodeaban a Israel, los pactos representaban un acuerdo político
con juramentos solemnes entre dos partes. Se invocaban las divinidades de
las dos partes, y se indicaban las bendiciones y las maldiciones del pacto. A
menudo, los procedimientos del pacto involucraban sacrificios y derramamiento
de sangre. En hebreo, el término técnico para instituir un pacto es karát beríth,
que significa literalmente “cortar un pacto”. Muy probablemente incluía la
matanza de un animal, ilustrando el castigo al participante que se atreviera a
quebrantar el pacto (comparar con Gén. 15).
El término pacto aparece por primera vez en Génesis 6:18, en el contexto
de la elección que hizo Dios de Noé y su familia, aun cuando el concepto es
mucho más antiguo. La ofrenda sugerida en Génesis 3:21 era parte de un
pacto más amplio en el cual Dios prometió un Salvador. En realidad, el Nuevo
Testamento nos dice que hubo un plan divino de salvación, planeado antes de
la creación de este mundo (1 Cor. 2:7; 2 Tes. 2:13, 14), y que está basado en el
amor eterno de Dios por la humanidad (Jer. 31:3). Apocalipsis 13:8 describe la
muerte de Jesús como sacrificio, como el “Cordero que fue inmolado desde
el principio del mundo”, sugiriendo que el plan estaba preparado cuando se
echaba el fundamento del mundo.
Considera: Si fueras a escribir una paráfrasis de textos bíblicos que se refieren
a un pacto, ¿qué palabra o concepto moderno usarías?
II. El Pacto Eterno
(Repasa, con tu clase, Heb. 13:20.)
El trato de Dios con la humanidad siempre fue consistente, pero al mismo
tiempo fue contextualizado. En momentos especiales, Dios estableció pactos
específicos con personas específicas, comenzando con Adán (Gén. 3:15-21),
Noé (Gén. 6:18-20; 9:9-11), Abraham (Gén. 12:1-3; 15:1-5; 17:1-14), etc. Dios
habla en un contexto y un momento particulares. La señal del pacto con Noé
es un arco iris, y sin duda fue significativo para Noé y su familia. La señal del
pacto con Abraham involucra la circuncisión. El pacto establecido en el Sinaí,
en el contexto de la redención de la esclavitud, involucra leyes escritas que
reiteran prácticas anteriores. Por sobre todo, hay un “Pacto Eterno” (ejemplo,
Heb. 13:20), que encuentra su mejor expresión en el sacrificio de Jesús en la
cruz. En un sentido, cada pacto descrito en las Escrituras se relaciona con el
Pacto Eterno hecho antes del comienzo de la historia, en forma muy similar a
la relación de una muñeca rusa (matryoshka) con sus diversas partes. Al abrir
la muñeca de mayor tamaño, se descubre otra muñeca más pequeña, que
contiene otra más, y se reconoce que todas se parecen, aunque tienen tamaños
diferentes, modelos y tal vez aun colores distintos.
Considera: En un mundo movido por la tecnología, “antiguo” a menudo
implica algo anticuado u obsoleto, mientras que “nuevo” sugiere precisión
y agudeza. ¿Cómo se relacionan lo antiguo con lo nuevo en el tema de los
pactos? Analiza en tu clase la relación entre el Antiguo Testamento y el Nuevo
Testamento.
III. Antiguo versus Nuevo
(Repasa, con tu clase, 2 Cor. 314.)
En el Nuevo Testamento, el concepto de “pacto antiguo” se menciona explícitamente
solo en 2 Corintios 3:14, aunque Gálatas 4:24 implica el concepto
cuando se refiere a “los dos pactos” (y muy probablemente también en Heb.
8:7, 13; 9:1, 15, 18, “primer pacto”). Para comprender la fuerza de estas afirmaciones,
necesitamos ver el contexto específico en el que Pablo escribió sus
epístolas. Afrontando la oposición persistente de cristianos judíos que trataban
de hacer que la observancia de la Ley judía (incluyendo las leyes sobre la pureza)
fuera una parte importante de la teología de la iglesia cristiana primitiva, Pablo
rechaza su programa ya que este enfoca la Ley como medio de salvación, en
vez de enfocar a Cristo.
Para ilustrar la línea entre los pactos “antiguo” y “nuevo”, es útil considerar
la circuncisión como señal del Pacto. La circuncisión era parte de las condiciones
del pacto de Dios con Abraham (Gén. 17). Cada descendiente varón de
Abraham debía ser circuncidado al octavo día, como parte de un Pacto Eterno
(Gén. 17:7). Fielmente, cada niño judío varón era circuncidado según ese Pacto
Eterno; y había de servir como un recordativo constante de que eran el pueblo
de Dios. Dios estableció esa señal, que era al mismo tiempo pública en su
dimensión ritual; y privada, porque pocas personas la verían. Algunos de los
profetas del Antiguo Testamento emplearon la circuncisión en un contexto
diferente. Jeremías usa esas imágenes para comunicar el compromiso que
va más allá de un mero acto ritual. En Jeremías 4:4, el profeta exhorta a Judá:
“Circuncidaos a Jehová, y quitad el prepucio de vuestros corazones, varones
de Judá y moradores de Jerusalén”. La circuncisión se describe aquí como
una señal exterior de una actitud y un compromiso interiores. En forma similar,
en Jeremías 6:10, el profeta clama: “¿A quién hablaré y amonestaré, para que
oigan? He aquí que sus oídos son incircuncisos, y no pueden escuchar”. El
estrecho vínculo entre el acto físico de circuncidar a un varón y la “circuncisión
del corazón” es un recordativo de que los pactos están estrechamente ligados,
y que “antiguo” y “nuevo” son términos inadecuados en sí mismos para
describir los pactos bíblicos.

Considera: ¿Por qué reaccionó Pablo en forma tan vehemente en Galacia
contra aquellos judíos cristianos que sentían que la nueva comunidad cristiana
debía guardar la circuncisión y otras leyes de pureza? ¿No era solo un asunto
de tolerancia y acomodación cultural? ¿Por qué este problema era tan grande
en un mundo que se estaba volviendo cada vez más internacional?

3: ¡Aplica!

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR:
1. ¿Por qué se llama a los Diez Mandamientos las “tablas del pacto” en
Deuteronomio 9:9?
2. Hebreos 9:15 llama a Jesús el “mediador” del Nuevo Pacto. ¿Por qué
necesitamos un Mediador en el Pacto?
3. ¿Por qué el “derramamiento de sangre” es esencial en ambos pactos?
4. ¿Cuáles son las similitudes y las diferencias entre los pactos antiguo y
nuevo?
PREGUNTAS DE APLICACIÓN:
1. ¿Cuáles son algunas de las señales del Pacto de Dios que tienen la intención
de recordarnos las promesas de Dios?
2. La promesa de Dios de darnos vida eterna ¿es una promesa del Pacto?
Si es así, ¿qué tengo que hacer para reclamarla?
3. Todos los pactos actúan ofreciendo bendiciones si se siguen, y maldiciones
si se lo quebranta. ¿Cuáles son algunas de las bendiciones que has gozado
al seguir las leyes de Dios, y cuáles son algunas consecuencias negativas que
experimentaste al quebrantar su Ley?

4: ¡Crea!

escuela sabaticaActividad: Bajo el Pacto Antiguo, siempre que los israelitas violaban el Pacto
al quebrantar los Diez Mandamientos, sacrificaban un animal. Esto era costoso.
Bajo el Nuevo Pacto, no tenemos que ofrecer sacrificios continuamente,
por causa del sacrificio de Jesús. Como clase, sugieran pasos prácticos para
ayudarnos a no perder nuestro aprecio por el gran sacrificio que hizo Jesús
por nosotros.

0 comments… add one

Leave a Comment