Lección 1: Edición maestros “Crisis en el cielo” Para el 2 de enero de 2016

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2016

“Crisis en el cielo”

Lección 1: Para el 2 de enero de 2016

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Apocalipsis 12:7.

Enseña a tu clase a:

Saber comprender la gran controversia como una lucha universal entre el bien y el mal.

Sentir la lucha contra el pecado en nuestras propias vidas y en el mundo que nos rodea.

Hacer: decidir aceptar a Cristo como Señor, a fin de ser victoriosos contra las fuerzas del mal.

 

 Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La gran controversia y sus consecuencias en nuestro mundo
    1. Como resultado de que Adán y Eva cedieron al engaño de Satanás, ¿cómo afectó eso su tarea como custodios de la tierra?
    2. ¿Qué significa que Satanás llegara a ser el gobernante de este mundo (Juan 12:31)?
  2. Sentir: La realidad de las fuerzas del mal
    1. ¿Qué nos hacen sentir las imágenes de los cristianos como ovejas entre lobos, o la de una mujer enfrentando un dragón temible, acerca de nuestra propia falta de adecuación para enfrentar el mal que está en nosotros y a nuestro alrededor?
    2. ¿Cuáles son los efectos de la rebelión de Satanás y la subsiguiente caída de la humanidad en el pecado?
  3. Hacer: Obedecer la ley de amor de Dios
    1. En vista de la victoria ganada por Cristo, ¿cómo puede esa victoria ser nuestra en la vida diaria?
    2. ¿Qué nos enseña el hecho de que el pecado surgió en un ser perfecto y en un mundo perfecto acerca del poder de elección que Dios infundió en los seres inteligentes?

 

 Resumen

Aun cuando nunca podamos comprender completamente cómo se pudo originar el pecado en una creación perfecta, Dios ha ganado la victoria por nosotros, mediante la muerte y la resurrección de Jesucristo. Se nos invita a aceptar el sacrificio expiatorio de Cristo, que es lo único que tiene poder para salvarnos de los asaltos del mal en nosotros y a nuestro alrededor.

 

 CICLO DE APRENDIZAJE

Pasaje destacado: Apocalipsis 12:7.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: No solo hubo guerra en el cielo, pero Cristo triunfó y surgió victorioso, por su muerte en la cruz (Apoc. 5:9). Por la misma sangre, el pueblo de Dios puede vencer a Satanás y sus agentes (Apoc. 12:11).

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Todo ser humano está involucrado en una guerra espiritual. La guerra sin duda evoca diferentes imágenes en nuestras mentes. La guerra en el mundo antiguo evoca imágenes de soldados con armaduras, caballos, lanzas y flechas. La guerra en tiempos modernos nos hace pensar en tanques, artillería, fusiles automáticos, o aun en bombas nucleares. Imaginamos muertes, poblaciones desplazadas, y propiedades destruidas. Junto con la destrucción del paisaje y la vida humana, la guerra también produce emociones destructivas dentro del paisaje del alma humana: amargura, odio y deseos de venganza.

En el centro de toda guerra existe un punto de disputa. El asunto disputado puede ser de preocupaciones territoriales, beneficios económicos, ventajas culturales, o fanatismo. La guerra en el cielo, como la describe el revelador, aunque no se peleó con armamentos terrenales, no fue menos intensa y ardiente. Es una guerra espiritual, que tiene dimensiones morales y legales. El punto en disputa es la Ley de Dios. Satanás no solo es el acusador de los hermanos, sino también acusa a Dios. Su acusación consiste en que las leyes de Dios son injustas y arbitrarias. Ahora el asunto debe ser resuelto en el campo de batallas cósmico que es la lealtad humana. Mientras el diablo emplea el engaño, las representaciones equivocadas, insinuaciones, coerción, destrucción y otras armas similares, el arma preferida de Cristo es el amor, el amor abnegado que se sacrifica.

Actividad inicial: Comparte relatos de guerras recientes alrededor del mundo. Además, pide a los voluntarios en tu clase que compartan experiencias de sus propias vidas, o de las vidas de personas que conocen, que testifiquen de la realidad de la guerra espiritual. ¿Cómo vencieron los obstáculos y ataques de esa guerra?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Esta semana estudiamos el comienzo de la gran controversia. Se enfatizó el hecho de que Cristo ganó una victoria decisiva contra las fuerzas del mal a nuestro favor. Aun cuando Satanás continúa aterrorizando al mundo, y aunque no debemos ignorar sus intentos mortales de engañar y destruir, él ha sido derrotado por medio del sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz. Exploraremos pasajes bíblicos que arrojan luz sobre este conflicto cósmico.

Comentario de la Biblia

I. Guerra en el cielo

(Repasa, con tu clase, Apoc. 12:7-13.)

Nunca comprenderemos completamente cómo pudo originarse el pecado en un universo perfecto con seres perfectos; es decir, primero con Satanás en el cielo, y luego, con los humanos sobre la tierra. No obstante eso, sabemos que Dios implantó la libertad de elección en su creación inteligente. La rebelión de Satanás y la desobediencia de Adán contra la ley divina de amor son el resultado de elecciones deliberadas que hicieron tanto Satanás como Adán.

Apocalipsis 12:7 al 9 describen esta crisis primordial, que comenzó en el cielo y se extendió a nuestro mundo. Desde entonces, nuestro mundo ha estado envuelto en la lucha entre el bien y el mal (Apoc. 12:10-13). Los miembros del pueblo de Dios son “como corderos en medio de lobos” (Luc. 10:3) en lo que respecta a afrontar las fuerzas del mal. Sin embargo, su victoria está asegurada (Apoc. 12:11), pues Cristo, que expulsó al diablo del cielo (Luc. 10:18) también vino a la tierra para derrotar a Satanás, el usurpador de su territorio.

Preguntas para dialogar: 1) Supón que alguien dice: “Bueno, yo soy neutral; no estoy ni del lado de Satanás, ni del lado de Cristo, ¿qué está mal en este tipo de pensamiento? 2) ¿Qué sugiere la imagen de corderos en medio de lobos (Luc. 10:3) acerca de la capacidad humana de resistir el engaño satánico?

II. Se describe la caída de Satanás

(Repasa, con tu clase, Isa. 14:4, 12-15; Eze. 28:2, 12-19.)

Es claro que el personaje descrito en Isaías 14 y Ezequiel 28 representan más que los reyes de Babilonia y Tiro, respectivamente. Estos pasajes van más allá de esos reyes humanos para pintar la caída del personaje comúnmente referido como “Lucero, el hijo de la mañana” (RVR, o “lucero de la mañana” (NVI, y otras traducciones modernas de la frase hebrea hêlēl ben-shāhar en Isa. 14:12).

Lucifer comenzó siendo un ser excepcional, puro y abnegado. Como “sello de la perfección” era sabio, hermoso y sin defecto en sus hechos desde el día de su creación (nota que él fue un ser creado). De acuerdo con Ezequiel 28:13, su morada fue “en Edén, en el huerto de Dios”. La Septuaginta (LXX), que es la traducción griega del Antiguo Testamento, arroja luz sobre esta expresión “Edén, el jardín de Dios”, pues dice: “en el esplendor del Paraíso de Dios fuiste puesto” (traducción del autor). Nuestra palabra “paraíso” viene del griego paradeisos que significa un lugar de “condición de bendecido” (comparar Luc. 23:43, 2 Cor. 12:4, Apoc. 2:7).

Lucifer ocupaba el lugar más exaltado que cualquier ser creado pudiera desear en el santo monte de Dios, rodeado de lujo y riqueza. La forma verbal en Ezequiel 28:14 presenta a Lucifer como el que camina de aquí para allá (“te paseabas”) entre las “piedras de fuego”. La frase “te paseabas” (heb. hithhallāktā) nos recuerda, de la historia de Job, lo que Satanás había estado haciendo en la tierra (Job 1:7). De este libro, sabemos que Satanás muestra ser el líder de la tierra. Sin embargo, como resultado del orgullo (Eze. 28:17; comparar con Eze. 28:2, 6), se vanagloriaba en su cargo de privilegio (el don del poder asignado a él oscureció su mente y contaminó su corazón) y comenzó a pensar que era más importante de lo que realmente era. “Corrompió su sabiduría” (shihhat hokmāah, Eze. 28:17) sugiere que Lucifer inclinó sus capacidades intelectuales hacia el mal, y pecó.

Apocalipsis 12:7, junto con Ezequiel 28:15 al 17, sigue describiendo la expulsión de Satanás del cielo. Vino a nuestro mundo y arrebató el dominio de las manos de Adán y de Eva. Satanás llegó a ser el gobernante único de este mundo (Juan 12:31; 14:30; 16:11; Job 1:6, 7; 2:1, 2). Pero Dios no abandonó a los seres humanos en esta situación. Dios anunció las buenas nuevas de la salvación. La humanidad había de estar del lado de Dios en vez de estar del lado del diablo. Dios puso enemistad entre Satanás y la Simiente prometida de la mujer (Gén. 3:15); es decir, Cristo. En esto reside nuestra esperanza durante la lucha cósmica entre el bien y el mal.

Considera:

¿Por qué es correcto decir que el personaje descrito en Isaías y Ezequiel es sobrenatural y va más allá de una representación de los reyes literales de Babilonia y de Tiro?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: La caída de Satanás y, posteriormente la de Adán y de Eva, involucraron el ejercicio del libre albedrío. Al animar a los miembros de tu clase a aplicar los principios de la lección de esta semana a sus vidas, es esencial destacar la importancia del uso apropiado de nuestros poderes intelectuales para hacer buenas elecciones.

Preguntas para reflexionar y aplicar:

  1. Siendo que todavía los seres humanos caídos tenemos la libertad de elegir, ¿cómo puedes utilizar mejor este poder de elección?
  2. Si notamos los rasgos característicos de la rebelión de Satanás, ¿de qué modo se manifiestan esos deseos, ambiciones, celos y pensamientos, en las vidas de los seres humanos, incluyendo a los creyentes?
  3. ¿De qué manera podemos relacionar la manera gradual en que Satanás se deslizó hasta la rebelión, con el proceso por el cual abandonamos nuestra fe en Cristo?
  4. ¿Cómo podemos, como cristianos, vivir plenamente conscientes de la conspiración implacable de Satanás, de engañar y destruir, y sin embargo, no sentir el temor que este conocimiento genera?
  5. ¿Qué podemos hacer esta semana, que nos ayudará a nosotros y a los que nos rodean, a vencer los ataques de Satanás?

Actividad:

Pide a los miembros de tu clase que citen evidencias o relaten experiencias que enseñan que todos los seres humanos están sujetos a las consecuencias de la Caída.

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Ayuda a los miembros de tu clase a reflexionar sobre las implicaciones de su libertad de elección (ya sea su uso, o su mal uso). Con el don de la libertad viene el de la responsabilidad. Ayúdales también a reflexionar sobre los peligros del orgullo, a menudo como resultado de los talentos que puedan tener. Bajo tales circunstancias, ¿cómo pueden los talentos que Dios nos dio llegar a ser una causa de ruina para nosotros? Cada uno de estos dos temas, la libertad de elección y los peligros del orgullo, pueden formar la base de una representación escénica para ayudar a entender mejor los temas.

Actividad:

Genera en los miembros de tu clase un torbellino de ideas acerca de una representación escénica de la libertad de elección. Un ejemplo sería mostrar a un adolescente que ya no quiere estar atado a las órdenes de hacer o no hacer lo que sus padres indican.

escuela sabatica edicion maestros

 

Radio Adventista
1 comment… add one
  • Bendiciones hermanos estas lecciones no ase refleccionar como estabamos perdidos en el mundo sin cristo y a hora que cristo bensio somo victoriosos en Jesus

    Reply

Leave a Comment