Jonathan Gallagher Lección 9.- “El yugo de Jeremías” (4T 2015 Jeremias)

Lección 9. El yugo de Jeremías (4T 2015—Jeremías)

Textos bíblicos: Jeremías 16:1–13; Oseas 1:1–3; Jeremías 27:1–18; Daniel 4:25;
Jeremías 28; 2 Timoteo 4:3, 4; Lucas 9:23.

Citas
• ¿Quién no preferiría creer y ser engañado? Eliza Cook
• Puede que te engañen si confías mucho, pero vivirás atormentado si no confías lo suficiente. Frank Crane
• Que confíen en uno es mayor halago que ser amado. George MacDonald
• Los hombres malvados obedecen por temor; los hombres buenos obedecen por amor. Aristóteles
• Un acto de obediencia es mejor que cien sermones. Dietrich Bonhoeffer
• La libertad es obediencia a la ley que uno mismo se ha impuesto. Jean-Jacques Rousseau
• Dios busca amigos y pide amor, el diablo busca esclavos y pide obediencia. Rabindranath Tagore

Para debatir
¿Cómo decidimos en quién creer? ¿Cómo sabemos cuál es la verdad? Aun si un mensaje no es lo que queremos oír, ¿podemos aceptarlo? Si nosotros fuésemos Jeremías, ¿Cómo habríamos convencido al pueblo de que la verdad estaba de nuestro lado? ¿Qué lecciones podemos sacar de esta situación sobre los asuntos del gran conflicto y su resolución?

Resumen bíblico
En Jeremías 16 Dios presenta con detalle el rechazo por parte de su pueblo, instruyendo a Jeremías a que no se case ni tenga hijos como una señal de recibimiento de la bendición divina. En otra parábola actuada, a Jeremías se le dice que ponga un yugo y
le diga tanto a Judá como a las naciones vecinas que deben sujetarse a “su siervo Nabucodonosor.” No deben pelear, y vivirán si obedecen. (Jeremías 27). El falso profeta Ananías profetiza que el yugo de Babilonia será quebrantado, y rompe el yugo que
Jeremías está usando. Pero Dios le dice a Jeremías que Ananías ha roto un yugo de madera, pero que este será reemplazado por uno de hierro. También predice la muerte de Ananías, que ocurre en el transcurso de dos meses después.
En Oseas 1:1–3 al profeta Oseas se le ordena que se case con una prostituta para simbolizar el adulterio espiritual de Israel. El Juicio de Dios sobre Nabucodonosor se registra en Daniel 4:25. En 2 Timoteo 4:3, 4 se predice sobre falsos profetas. Jesús nos
llama a cada uno a tomar nuestra cruz y seguirlo (Lucas 9:23).

Comentario
¿En quién crees? En los tiempos de Jeremías los distintos “profetas de Dios decían cosas muy diferentes. Ananías estaba prediciendo que los utensilios del templo muy pronto serían traídos de vuelta desde Babilonia, junto con el rey exiliado y el pueblo. Además rompió el yugo de Jeremías para mostrar que el yugo de Nabucodonosor pronto sería
quebrantado. ¡Este era, por supuesto, un mensaje de esperanza y victoria! Pero también completamente equivocado…
El mensaje de sumisión de Jeremías debe haber sido muy difícil de asimilar. El pueblo no quería creer esto, y al rey le sonó a traición. Sin embargo, la verdad estaba de parte de Jeremías. Si hubiéramos estado presentes en ese tiempo, ¿cómo habríamos decidido quién decía la verdad? La diferencia es grande, y necesitamos ser cuidadosos en cuanto a quién creemos.
Los profetas mentirosos no son nada nuevo: recordemos la historia del profeta joven de Judá a quien el profeta anciano le mintió y lo traicionó, conduciendo al joven profeta a la muerte (ver 1 Reyes 13). En realidad la cuestión no es de obediencia, pero ¿por qué? ¿Por qué era importante que no fuera detenido, o que fuera visto “fraternizando” con el pueblo de la localidad? ¿Por qué Dios quería que el profeta más joven llegara, entregara el mensaje y se fuera? ¿Era acaso porque Dios no quería que ninguna influencia indebida manchara el mensaje, o distorsionara la advertencia? Sea lo que sea, la lección para nosotros hoy es:
“¡Ten cuidado en quién crees!” El escritor nigeriano Chinua Achebe comenta: “Una de las pruebas más verídicas de integridad es el rechazo contundente a verse comprometido.” ¡Eso sí que es algo para pensar! Por encima de todo, ¿cómo podemos crear un ambiente de confianza e integridad, y no comprometer nuestros principios? No sólo para lograr nuestros objetivos, sino para
que podamos hacer la diferencia, individual y personalmente.
Al fin y al cabo tenemos que decidir y creer. “El pegamento que mantiene todas las relaciones unidas, incluyendo la relación entre el líder y el seguidor, es la confianza, y la confianza se basa en la integridad,” escribe Brian Tracy. Jeremías era un hombre de integridad, y sus acciones lo demuestran. Cuando el pueblo enfrentó estas decisiones de vida y muerte, el profeta de Dios no solo tenía que hablar claramente sino también vivir con claridad. De muchas maneras, tanto a nivel individual y como organización de la iglesia, tenemos que reconocer dónde nos encontramos. No puede ser una cuestión de lo que nos sea conveniente, ni políticamente ventajoso, o personalmente beneficioso, sino lo que es verdadero y justo. ¿Compromiso o transigencia? Ese es el desafío eterno y que hoy afrontamos, especialmente en situaciones difíciles donde es difícil hablar en oposición a la mayoría. El mensaje de Jeremías era duro e inflexible, y fue catalogado como un traidor contra la patria,
como aquellos que hablan hoy contra el gobierno. Sin embargo, a pesar de lo impopular que pueda ser el mensaje de Dios, seguimos hablando la verdad en amor, representando correctamente al Dios que busca salvar a todos los que vengan a él, para sanar el daño del pecado, y para rehacernos a su imagen a fin de que podamos pasar la eternidad con él.

Comentarios de Elena de White
Toda verdadera obediencia proviene del corazón. La de Cristo procedía del corazón. Y si nosotros consentimos, se identificará de tal manera con nuestros pensamientos y fines, amoldará de tal manera nuestro corazón y mente en conformidad
con su voluntad, que cuando le obedezcamos estaremos tan solo ejecutando nuestros propios impulsos. La voluntad, refinada y santificada, hallará su más alto deleite en servirle. Cuando conozcamos a Dios como es nuestro privilegio conocerle, nuestra vida
será una vida de continua obediencia. Si apreciamos el carácter de Cristo y tenemos comunión con Dios, el pecado llegará a sernos odioso. {DA 668} [En cuanto al mensaje de Jeremías] El Dios de misericordia advertía al pueblo por
su bien… El plan de Dios no es enviar mensajeros que complazcan y adulen a los pecadores. Sus mensajes no arrullan a los que permanecen en la seguridad carnal y no se santifican. Pone pesadas cargas sobre las conciencias de los que obran el mal y traspasa sus almas con afiladas flechas de culpabilidad… La misma mano que humilla hasta el polvo, que reprende el pecado y avergüenza el orgullo y la ambición, levanta al penitente y quebrantado y pregunta llena de compasión: “¿Qué quieres que te haga?” {Testimonios para la Iglesia, Tomo 4, p. 177}

 

Preparado el 28 de enero de 2015 © Jonathan Gallagher 2015
Traducción al español: Shelly Barrios De Ávila.

escuela sabatica jonathan gallagher

0 comments… add one

Leave a Comment