Jonathan Gallagher Lección 6. Jesús se mezclaba con la gente (3T 2016—La Iglesia en la Comunidad)

Jesús se mezclaba con la gente (3T 2016—La Iglesia en la Comunidad)

Textos bíblicos: Mateo 1:22, 23; Juan 1:14; Lucas 15:3–24; Mateo 9:10–13; Salmos
51:17; 1 Juan 2:16; Filipenses 2:13–15; Lucas 15:1, 2.

Citas
• Haz lo correcto. Será gratificante para algunos y asombroso para los demás. Mark Twain
• No hay respeto por otros si no hay humildad por el propio yo. Henri Frederic Amiel
• Fue el orgullo lo que transformó a los ángeles en demonios; pero es la humildad lo que convierte a los hombres en ángeles. Agustín
• Si deseas ser amado por Dios y los hombres, sé humilde, porque el corazón orgulloso así como no ama a nadie sino solo a sí mismo, no es amado por nadie más sino por sí mismo. La humildad se impone donde ni la virtud, ni la fuerza, ni la razón pueden prevalecer. Francis Quarles
• Seré un hombre entre los hombres; ya no seré más un soñador entre sombras. Longfellow
• Mi padre solía decir que hay dos clases de personas en el mundo: los que dan y los que quitan. Los que quitan puede que coman mejor, pero los que dan duermen mejor. Marlo Thomas

Para debatir
¿Qué podemos aprender del hecho de que Jesús se mezclaba con la gente? ¿Qué nos dice esto sobre su naturaleza y carácter? Los fariseos se quejaban de sus asociaciones con las personas que ellos consideraban “pecadores. ¿No deberíamos nosotros también evitar ofender a otros en cuanto a la gente con la que nos ven interactuando? ¿De qué
manera podemos “mezclarnos con la gente” y aun así evitar problemas?

Resumen bíblico
En Mateo 1:22, 23 el ángel anuncia el nacimiento de Emmanuel: Dios con nosotros. La Palabra se volvió carne y habitó con nosotros (Juan 1:14). En Lucas 15: 3-24 Jesús enseña la parábola de la oveja perdida. Luego Jesús le dice a los que criticaban con quién se asociaba que él vino a llamar a los pecadores, y no a los “justos.” (Mateo 9:10–
13. Ver también Lucas 15:1, 2). En Salmos 51:17 David dice que Dios no rechaza un corazón quebrantado y contrito. El pecado está dentro de nosotros ya que nosotros somos parte del mundo (1 Juan 2:16). Aunque estamos en el mundo, debemos mantenernos puros y sin mancha (Fil. 2:13–15).

Comentario
Jesús pasaba tiempo con las personas de cualquier comunidad donde llegara. Estaba familiarizado con el desastre de la experiencia humana. En consecuencia, “las personas del común lo escuchaban con agrado” porque iba donde ellos estaban. Además de esto, les gustaba la sencillez de su enseñanza. Él no usaba palabras largas sino que eran sencillas pero profundas, y estaban ilustradas por medio de historias que quedaban clavadas con historias fáciles de recordar. Él no deseaba tener poder o ganar posición—él era “el Hijo del Hombre”—solo un hombre entre los hombres, mezclándose con la humanidad, tratando de ayudarles y sacarlos de su situación fatal y sanarlos para la
eternidad. Cuando Jesús se refiere a sí mismo, siempre lo hace de una manera modesta, tal como lo esperaríamos del Dios que él vino a revelarnos. De hecho, Jesús se identificaba a sí mismo como “Hijo del hombre”,” que en ese tiempo significaba “cualquiera”. Solo un hombre, un miembro más de la raza humana, un ser humano. Y así fue como Jesús se identificó, ochenta veces en los evangelios, como por ejemplo en. Lucas 9:58; 19:10; y Mateo 16:13. Jesús es el Hijo del hombre. Se siente identificado con nuestra humanidad. No se
atribuye nada más que el ser un hombre entre los demás hombres, un tipo de toda la raza. En Hebreos el término es ben adam—hijo de Adán, y Adán significa hombre. No solo Caín, Abel y Set “ben adam,” eran hijos de Adán. Sino que nosotros también somos hijosde Adán, un “Hijo del hombre.” Hijo de hombre significa hombre. Notemos que el salmista usa esto en su paralelismo: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?” Salmos 8:4 NVI. Luego cuando Dios le habla a Ezequiel, una y otra vez (¡de hecho, 93 veces!) usa el término “hijo de hombre,” enfatizando en la debilidad del hombre en contraste con la grandeza de Dios.
Es interesante que el término “Hijo del hombre” también se usa en Daniel 7 para referirse a un ser divino, expendiendo así el contenido del término. Y Jesús también señala la faceta de “siervo sufriente” de este Hijo del hombre (Marcos 8:31, 9:12). El Hijo del hombre no es el ser glorioso y divino. Sino que es también el siervo sufriente, el hombre que sufriría muerte en manos de los hombres. Que el Hijo del
hombre fuera asesinado era algo totalmente impensable. Pero lo fue, y usando este título, resumió todo el significado de su vida y ministerio. ¿Por qué vino? ¿Cuál fue su misión? Al expresar muchas de sus enseñanzas, Jesús dijo que él vino: el movimiento es de Dios hasta nosotros: “El Hijo del hombre vino a buscar y salvar a los perdidos.” (Lucas 19:10 FBV); “incluso el Hijo del hombre no vino para ser servido sino para servir, y para entregar su vida como rescate de muchos” (Marcos 10:45 FBV); “el Hijo de hombre no vino para destruir la vida de los hombres, sino para salvarlos” (Lucas 9:56 KJV). Jesús vino con un propósito: “Pues yo descendí del cielo no para hacer mi voluntad, sino la del Padre que me envió.” (Juan 6:38 FBV). “Él vino a su propio pueblo, pero ellos no lo aceptaron” (Juan 1:11 FBV), una venida no en términos del juicio de Dios, sino para salvación nuestra (ver Juan 12:47). El centro del mensaje de amor de Dios en Jesús es que el Hijo de Dios vino desde el cielo (Juan 3:13, 6:38, “desde arriba” Juan 8:23), a la tierra y a la humanidad caída. Esta es la más grande verdad del evangelio. Nosotros no tenemos que llegar hasta Dios, porque esto es imposible de todos modos. Más bien él viene a nosotros. Donde estemos. Viene para que Dios pueda estar con nosotros y pueda sanarnos/salvarnos. Jesús dice que él vino a llamar a los pecadores al arrepentimiento (ver Lucas 5:32). Esa es la verdad del enfoque de Dios hacia nosotros en la persona de Jesucristo. La misión de Jesús era revelar la naturaleza y el carácter del Padre.

Comentarios de Elena de White
Cristo vino a predicar el evangelio a los pobres. Él buscaba a las personas donde estas estaban. Presentó la verdad clara, sencilla para que la comprendieran. ¡Cuán sencillo era su lenguaje! Incluso los más pobres, los iletrados e ignorantes, podían entenderlo. Ninguno necesitaba ir a un diccionario para encontrar el significado de las palabras o términos que salían de los labios del mejor Maestro que el mundo haya
conocido. {The Review and Herald, 19 de Julio de 1887} El único modo en que [Dios] podía hacer justos a los hombres era haciéndose
visible y familiar a sus ojos. Él vino directamente hasta el hombre para que este pudiera tener la salvación, y se hizo partícipe de su naturaleza. {Signs of the Times, 20 de Enero de 1890} Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador
trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: “Seguidme.” {El Ministerio de Curación, p. 102}

Preparado y escrito por © Jonathan Gallagher 2016
Traducción: Shelly Barrios De Ávila.

escuela sabatica jonathan gallagher

 

0 comments… add one

Leave a Comment