Jonathan Gallagher Lección 5. El bautismo y el derramamiento del Espíritu Santo (1T 2017—El Espíritu Santo y la Espiritualidad)

El bautismo y el derramamiento del Espíritu Santo (1T 2017—El Espíritu Santo y la Espiritualidad)

Textos bíblicos: Marcos 1:8; Efesios 5:18; Hechos 13:52; Lucas 11:8-10; Hechos 5:32;
Gálatas 5:16-26; Juan 10:10.

Citas
• Nadie puede preguntarle a un creyente si ha sido bautizado con el Espíritu. El mismo hecho de que un hombre esté en el cuerpo de Cristo demuestra que ha sido bautizado con el Espíritu; porque no hay otra forma de entrar en el cuerpo. Donald Grey Barnhouse
• El derecho de nacimiento del cristiano es el poder del Espíritu Santo. Lionel
Fletcher
• ¡Oh Espíritu Santo, desciende abundantemente en mi corazón. Ilumina los rincones oscuros de esta morada abandonada y esparce allí tus rayos de alegría. Agustín
• El bautismo en el Espíritu Santo pertenece a los que creen y no son de este mundo. Sunday Adelaja
• El bautismo del espíritu hará por usted, lo que una cabina telefónica hacía por Clark Kent: lo convertirá en un ser diferente. Rod Parsley
• Estar lleno del Espíritu es tener al Espíritu cumpliendo en nosotros todo lo que Dios designó que hiciera al colocarlo allí. Lewis Sperry Chafer
• Tratar de hacer la obra del Señor con nuestra propia fuerza es lo más confuso, agotador y tedioso de todas las obras. Pero cuando se está lleno del Espíritu Santo el ministerio de Jesús sencillamente fluye. Corrie Ten Boom

Para debatir
¿Cómo explicaríamos el bautismo del Espíritu? ¿Cuáles son las evidencias de tal bautismo? ¿Por qué los discípulos fueron acusados de estar borrachos en ocasión del Pentecostés? ¿Por qué el Espíritu está vinculado a la negación del pensamiento y la razón? ¿Cómo puede alguien usar supuesta evidencia del Espíritu para atribuirse superioridad? ¿Qué clase de obediencia es la que Dios nos pide?

Resumen bíblico
En Marcos 1:8 Juan el bautista dice que Jesús bautizará en el Espíritu Santo; Efesios 5:18 nos dice que hemos de estar llenos del Espíritu; Hechos 13:52 FBV registra que “los creyentes se mantenían llenos de gozo y del Espíritu Santo.” Dios provee para aquellos que piden, buscan y tocan puertas (Lucas 11:8-10). Hemos de caminar por el Espíritu y mostrar sus frutos en nuestras vidas (Gálatas 5:16-26). Jesús dice: “He venido para traerles vida, y una vida abundante.” Juan 10:10 FBV. Esta vida abundante la podemos tener al estar llenos del Espíritu.

Comentario
El contraste que planteó Juan el Bautista entre su bautismo con agua y el bautismo de Jesús con el Espíritu Santo nos debe llevar a examinar de nuevo la forma de enfocar el bautismo. Porque aunque practicamos el bautismo de arrepentimiento con agua que promovía Juan Bautista, necesitamos mucho más que esto. En Hechos 18 y 19 se registra que Apolos predicaba a Jesús, pero sólo conocía el bautismo de Juan. Cuando Pablo se encontró con algunos de los conversos de Apolos, que no sabían nada sobre el bautismo del Espíritu Santo, sino solo “el bautismo de Juan.” ‘“Juan bautizaba con el bautismo del arrepentimiento,” dijo Pablo. “Él enseñaba a las personas que debían creer en el que vendría después de él, es decir, que debían creer en Jesús.” Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y después que Pablo puso sus manos sobre ellos, el Espíritu Santo descendió́ sobre ellos y hablaron en lenguas y profetizaron.” Hechos 19: 4-6. FBV. Aquí vemos la diferencia obvia, y la necesidad de ser llenos del Espíritu.
Efesios 5:18 presenta un claro contraste entre el hecho de estar borrachos y estar llenos del Espíritu. Es curios que en los acontecimientos de Pentecostés también se hace una referencia al alcohol, al mencionar que los burladores se mofaban de la evidencia del Espíritu en los apóstoles como su hubieran estado borrachos.
Para seguir este contraste paralelo: Sin duda no es una coincidencia que al término licor en inglés se les llame “Espíritus.” En ese sentido, el alcohol es sustituto y espíritu espurio, que afecta al cuerpo humano en formas que pueden dar la impresión de una manifestación “espiritual,” pero que son completamente opuestas a la obra del Espíritu. El éxtasis rapsódico que algunos se sienten bajo la influencia de bebidas alcohólicas puede ser contrastado con el verdadero sentido de la dicha divina
experimentado bajo la influencia del Espíritu Santo.
¿Cuál es, entonces, la diferencia? Las bebidas alcohólicas son destructivas, y hacen daño al cuerpo y al cerebro. El uso de alcohol conlleva a alteraciones en el juicio, a cometer acciones necias, e incluso a la muerte. la influencia del Espíritu Santo es totalmente diferente, y solo nos lleva a resultados buenos y beneficiosos. Lo más importante es que el Espíritu Santo no embota el cerebro ni deteriora la razón, por el contrario debemos reconocer que mejora nuestras facultades mentales a medida que nos conduce a toda la verdad. Aquellos que sólo quieren el éxtasis sin sentido no están
siguiendo el verdadero espíritu. 1 Corintios 12 se refiere a la manera en la que hemos de responder a la obra del Espíritu. El Espíritu no debe causar división: “Yo estoy más lleno del Espíritu que tú.” El
Espíritu obra por el bien común, por lo cual un cristiano no puede menospreciar a otro porque que él o ella “no habla en lenguas” o algo por el estilo. Todo lo contrario: el Espíritu es para la edificación del único cuerpo, del cual todos somos partes igualmente valiosas. Así que ser bautizado por el Espíritu no es entrar en algún “grupito” de la iglesia, sino un reconocimiento de los dones dados a cada miembro por el mismo Espíritu. Así es como el Espíritu de verdad nos puede llevar a toda la verdad …

Comentarios de Elena de White
¿por qué no tener más hambre y sed del don del Espíritu? ¿Por qué no hablamos de él, oramos por él y predicamos respecto a él? El Señor está más dispuesto a dar el Espíritu Santo a los que le sirven, que los padres a dar buenas dádivas a sus hijos. Cada obrero debiera elevar su petición a Dios por el bautismo diario del Espíritu. Debieran reunirse grupos de obreros cristianos para solicitar ayuda especial y sabiduría celestial para hacer planes y ejecutarlos sabiamente. Debieran orar especialmente porque Dios bautice a sus embajadores escogidos en los campos misioneros con una rica medida de su Espíritu. La presencia del Espíritu en los obreros de Dios dará a la proclamación de la verdad un poder que todo el honor y la gloria del mundo no podrían conferirle. {Los Hechos de los Apóstoles, p. 41} Lo que más falta hace en la escuela sabática no es maquinaria, sino conocimiento de las cosas espirituales. ¡Cuán grandemente necesitan los obreros un bautismo del
Espíritu Santo, para llegar a ser verdaderos misioneros para Dios! Deberían aprender a esforzar cuanto fuese posible sus mentes, a fin de adquirir un conocimiento mejor de las verdades de la Biblia… ¿Por qué no humillaros delante del Señor y permitir que la impresión del Espíritu Santo se manifieste en vuestro carácter y obra? {Consejos Sobre la Obra de la Escuela Sabática, p. 174}

Preparado el 17 de Abril de 2016 © Jonathan Gallagher 2016
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

escuela sabatica jonathan gallagher

 

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment