Jonathan Gallagher Leccion 2. El ministerio comienza (2T 2016—Mateo)

Leccion 2: El ministerio comienza(2T 2016—Mateo)

Textos bíblicos: Mateo 3:1–12; 2 Pedro 1:19; Filipenses 2:5–8; Mateo 4:1–12; Isaías 9:1,
2;Mateo 4:17–22.

Citas
• Jesús fue tentado, no porque fuera malo, sino porque era importante. G.B. Duncan
• Toda tentación es una oportunidad de estar más cerca de Dios. John Quincy Adams
• El hombre puede vivir cerca de cuarenta días sin alimento, tres días sin agua, aproximadamente ocho minutos sin aire, pero solo un segundo sin esperanza.
Anónimo.

Para debatir
¿Cuál cree usted que fue la razón por la que Jesús pidió ser bautizado? ¿Qué nos enseña esto? ¿Qué nos revelan las distintas tentaciones sobre Jesús? ¿De qué manera este conflicto en el desierto refleja el Gran Conflicto? ¿Será que el Diablo habría tratado de tentar a Jesús si no hubiese existido la posibilidad de que Jesús fallara? ¿Qué aprendemos de esto?

Resumen bíblico
Mateo  nos proporciona detalles sobre el ministerio de Juan el Bautista y sobre el bautismo de Jesús. El capítulo siguiente ofrece una perspectiva de las tentaciones que enfrentó Jesús. Mateo a menudo se refiere a las profecías del Antiguo Testamento y explica cómo Jesús las cumple. 2 Pedro 1:19 nos muestra la participación de Pedro respecto a la importancia del mensaje profético. Isaías 9:1, 2 ofrece ánimo para los que están fuera de Israel, señalando que los gentiles deben ser incluidos. La actitud que mostró Jesús debería ser imitada por todos nosotros: “La actitud que deberían tener es la misma de Cristo Jesús. Aunque en su naturaleza él siempre fue Dios, no le preocupó mantener su igualdad con Dios. Más bien se despojó a sí mismo, tomando la naturaleza de un siervo, volviéndose un ser humano. Y al venir en forma humana, humillándose a sí mismo, se sometió a la muerte, incluso a la muerte en una cruz.” Filipenses 2:5–8 FBV.

Comentario
El “despojamiento” de Jesús (ver Filipenses 2) no se trata de un despojamiento en que Jesús renuncia a la divinidad, sino una negativa de usar el poder divino y su posición para lograr un beneficio personal. En las tentaciones vemos a Jesús respondiendo como un ser divino, pues las tentaciones no estaban dirigidas a un ser con capacidades humanas solamente. La pregunta real es: ¿qué percibimos nosotros respecto a la clase de persona que Dios es en la forma de Jesús? Lo cierto es que Dios vivió en forma humana entre nosotros, participó de nuestras experiencias y nosotros lo matamos. Él vivió en un mundo de pecado y aun así no puso en juego sus principios, revelándonos así de la manera más práctica cómo obra Dios, cómo es su verdadera naturaleza, y su deseo de restaurar la armonía en todo el universo.
Es notable que las experiencias del bautismo de Jesús y sus tentaciones estén tan cercanas la una a la otra. Como señal visible de nuestra elección de comprometernos con Dios, el bautismo es una demostración pública de “en qué lado estamos.” La vida de
Jesús había estado oculta hasta ese momento, y el diablo estaba dispuesto a dejar que siguiera siendo así. Pero el ministerio público de Jesús no podía estar libre de ataques.
Mateoseñala el bautismo de Jesús para mostrar su divinidad y el respaldo de su Padre. ¿Por qué aceptó Jesús el bautismo? Está claro que Jesús no tenía pecados de los cuales arrepentirse. Pero, ¿acaso el bautismo de Jesús no habría hecho que algunos de lo presentes percibieran a Jesús como un pecador igual a ellos? En el relato de Mateo, Jesús simplemente dice que lo correcto es hacer lo que Dios manda, aunque Juan dice que debería ser Jesús quien lo bautizara a él (Mateo 3:14). Justo después del bautismo, la voz del cielo y la venida del Espíritu Santo dan su aprobación sobre Jesús y pronuncian la bendición divina sobre él. Allí Jesús queda explícitamente identificado como el Hijo. En lo que tiene que ver con las tentaciones, hay mucho que aprender.  mucha relación con situaciones humanas (hambre, orgullo, presunción) están dirigidas a la divinidad de Jesús, a que haga un mal uso de su poder. Los humanos no somos tentados a convertir piedras en pan, por ejemplo, pero Jesús sí podía hacerlo. La tentación estaba en hacer mal uso de su poder divino para satisfacer su hambre humana. De la misma manera ocurre con la invitación que el Diablo le hace para que lo adore. Aunque algunos vean esto como algo absurdo, (porque cuando adoramos, otorgamos poder y autoridad), era una manera de Jesús encontrar un “atajo” para su misión de reclamar el mundo como suyo. Así como en la tentación de convertir las piedras en pan, era una acción que se podía racionalizar, ¿qué habría tenido de malo acceder a alguna de estas sugerencias si con eso lograba su objetivo al fin y al cabo? Morir de hambre habría
anulado su misión, así que era “lógico” satisfacer sus necesidades humanas de esta manera. Reconocer a Satanás como gobernante no era gran cosa, lógicamente. Después de todo él mismo se presentó como “príncipe de este mundo.” Finalmente, la tentación de usar el poder divino para evitar la autodestrucción al menos habría demostrado el apoyo
de Dios, era una demostración del cuidado del Padre, si lo vemos desde un punto de vista racional. Pero en todos los ejemplos, Jesús vio las estratagemas del Diablo, y se negó a hacer mal uso de su poder o de poner a su Padre en una situación imposible. No entró en discusiones, sino que respondió con la Escritura. Y al final, cuando el Diablo también cita la Escritura, (o la cita erróneamente), Jesús se rehúsa a “probar a Dios” de esta manera tan presuntuosa y provocativa.
Aunque estos ejemplos de tentaciones y cómo enfrentarnos a ellas no son  exhaustivos, nos dan una base muy útil de principios. El más importante de todos es nodejarnos desviar de nuestra misión, seguir los valores y los métodos de Dios, y nunca tratar de usar la bendición de Dios para la satisfacción personal.

Comentarios de Elena de White
Imagina que estás en lugar de Cristo en el desierto. No escuchas ninguna voz humana, sino que te encuentras rodeado por demonios bajo la falsa representación de ángeles del cielo, quienes te plantean del modo más seductor y atractivo una serie de arteras insinuaciones en contra del Señor, como lo hizo antes con nuestros primeros padres. El poder de su sofistería es más engañoso y artero al socavar tu confianza en Dios y destruir tu fe. Mantiene tu mente en constante tensión con el propósito de conseguir una pista de la que pueda sacar ventaja con el fin de atraerte a una controversia, como si leyera tus pensamientos no expresados, así como hizo con Eva. {El Cristo Triunfante, p. 215} Sería sabio de nuestra parte que estudiáramos las tentaciones de Cristo en el desierto, y con corazones contritos y humillados, tratemos de entender su importancias y aprender su significado para nosotros como individuos. {Review and Herald, 9 de Octubre de 1894} Cuando nos asalten las tentaciones y las pruebas, acudamos a Dios para luchar con él en oración. No dejará que volvamos vacíos, sino que nos dará fortaleza y gracia
para vencer y quebrantar el poderío del enemigo. {Primeros Escritos, p. 45}

Preparado el 21 de Agosto de 2015 © Jonathan Gallagher 2015
Traducción: Shelly Barrios De Ávila.

escuela sabatica jonathan gallagher

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment