Jonathan Gallagher Lección 13. “¿Cómo esperaremos?” (3T 2016—La Iglesia en la Comunidad)

¿Cómo esperaremos? (3T 2016—La Iglesia en la Comunidad)

Textos bíblicos: Mateo 24:35–25:46, 2 Pedro 3, Santiago 2:14–26, Juan 4:35–38, 1
Corintos 3:6–8, Apocalipsis 21:1–4; Romanos 12:11-13.

Citas
• Tener esperanza es haber disciplinado la espera. E. Hoffmann
• Cuánto de la vida humana se pierde en la espera. Ralph Waldo Emerson
• Es extraño… que los años nos enseñen paciencia, que cuanto más corto es nuestro tiempo, tanto más grande es nuestra capacidad para esperar. Elizabeth Taylor
• Debemos estar dispuestos a abandonar la vida que hemos planeado para tener la vida que nos espera. E M Forster
• Dios nos asegura un futuro que es mejor que todo nuestro pasado. J. Charles Stern
• Mi futuro es tan brillante como las promesas de Dios. Adoniram Judson

Para debatir
¿Por qué es importante esperar en Dios? ¿Cómo esperamos? ¿Qué significa esperar en la práctica? ¿De qué manera una actitud de paciencia se relaciona con los temas de la gran controversia? ¿Por qué es tan difícil ser paciente a veces? ¿A dónde nos puede conducir la impaciencia? ¿De qué manera la falta de paciencia se traduce en una actitud de desconfianza en Dios, y hacer las cosas a nuestro modo?

Resumen bíblico
Mateo 24: 35-25: 46 nos da la promesa de la venida de Jesús y las parábolas que hablan sobre la espera. 2 Pedro 3 habla de la venida del Señor y la necesidad de tener paciencia. La forma en la que esperamos se muestra en Santiago 2: 14-26, demostrando que nuestra confianza se debe demostrar en lo que hacemos y cómo nos ocupamos hasta
que Jesús venga. Jesús explica la cosecha (Juan 4: 35-38), y nos dice que tenemos que trabajar juntos, segando donde no hemos sembrado etc. (Similar a 1 Cor. 3: 6-8). El objetivo de la gloria de un nuevo cielo y una nueva tierra se detalla en Apocalipsis 21: 1- 4. La manera como hemos de esperar se explica así: No sean perezosos para el trabajo arduo; sirvan al Señor con un espíritu entusiasta. 12Permanezcan alegres en la esperanza que tienen, soporten las pruebas que se presenten, y no dejen de orar. 13Participen en la provisión para las necesidades del pueblo de Dios, y reciban con hospitalidad a los extranjeros.” Romanos 12: 11- 13 FBV.

Comentario
Vivimos en un “tiempo intermedio.” Vivimos entre la resurrección de Jesús y su glorioso retorno. Y no nos gusta esperar, ¿verdad? Al comentar sobre el tiempo de espera, James White, comentó: “La posición de suspenso no es la más feliz.” James White, Life Incidents, Vol. 1, (Battle Creek, MI: Steam Press of the Seventh-day Adventist Pub. Assn., 1868), p.337. El “tiempo de espera” es un tiempo de tensión. Vivimos entre el “ya” y el “todavía no.” Aunque sabemos que el Señor no tarda en cumplir su promesa, y seguimos viviendo en la esperanza, es difícil esperar.
Pero eso es lo que se nos dice que hagamos. Sin embargo esto no es ociosidad, sino más bien una participación activa en este mundo, mientras esperamos el cumplimiento final de las promesas de Dios. Por lo general la espera sugiere la idea de inactividad, pero no para el cristiano. Como Jesús dijo a sus oyentes, “entre tanto que vengo.” Esperar se asocia normalmente con retrasos y con una mala planificación por parte de alguien, pero aquí esperar es la oportunidad de Dios para trabajar, sobre todo para los demás y para el cumplimiento del plan de salvación. Como aclara Pedro: “El Señor no tarda en cumplir su promesa, según algunos la tienen por tardanza. Él es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3: 9. NVI).
Nuestra espera no es tiempo perdido. Es tiempo lleno de expectativa, y de acción. Es hora de prepararnos, y lo más importante, tiempo de poder compartir la verdad con otros para que ellos también pueden llegar a ser amigos de Dios. Si Dios es tan paciente con nosotros, ¿no podemos ser pacientes con los que nos rodean, animándoles a descubrir la alegría de una relación de por vida con nuestro Dios digno de confianza? En lugar de esperar en Dios, ¡cuántas veces nos apresuramos a la acción, o a huir! Esperar no siempre puede ser lo más cómodo, pero en nuestra relación con Dios, es esencial. Porque en la misma forma Dios tiene que esperar y dar tiempo para que la verdad se demuestre, por lo que nosotros también tenemos que esperar pacientemente a que la eventual reivindicación de la verdad y la razón. Porque aunque puede ser difícil esperar en el “tiempo intermedio,” la historia de las diez vírgenes deja claro que tenemos que estar listos y preparados, y no perder la esperanza. Estamos en el tiempo de espera, y
la esperanza es lo que nos mantiene vivos hasta la venida del Esposo. “¿Cuánto tiempo tenemos que esperar?” es el grito silencioso. ¿Podemos continuar predicando la pronta segunda venida después de tantos años? ¿No somos como
el niño que seguía gritando “¡El Lobo!”? ¿Hasta cuándo, Señor? Pregunta Daniel. También lo hizo Habacuc. Y Zacarías. Job también. David en los Salmos. Los santos mártires en Apocalipsis le hacen la misma pregunta a Dios. Todos queremos saber, “¿Hasta cuándo?” Debo admitir que no me gusta esperar. Yo soy parte de la “generación de ahora.” ¡Lo quiero todo y lo quiero ahora! De pie en la fila, esperando a que me atiendan, ser paciente, que no lo soy. Puedo sentir los segundos, minutos, horas de mi vida que se desperdician como gotas de agua preciosa en las arenas de desierto resecos. Mientras que otros pueden estar contentos de estar en sus líneas precisas, cada vez más cerca de su objetivo, yo quiero inmediatez. Estoy siempre mirando el reloj preguntándome cuánto tiempo se va a tomar todo esto. Me rasco la cabeza preguntándome por qué las cosas tienen que tomar tanto tiempo. Pienso que de todo lo que tengo que hacer, todo lo que preferiría estar haciendo. “No tengo tiempo para esperar,” me digo a mí mismo.
Simplemente no soy una clase de persona que espera, y cuando algún sabelotodo me cita a Milton: “Los que simplemente permanecen y esperan también sirven.” Debo decir que tengo un problema con eso. Lo admito. Mi actitud muestra varias deficiencias personales. En consecuencia me esfuerzo para mantener mis sentimientos bajo control.
¡Pero la verdad es que odio que esperar! Luego leo versos como: (Lam. 3:25) “El Señor es bueno con los que esperan en él,” o “Bendito el que espera.” (Daniel 12:12.), o “Espera en el Señor; sé fuerte y valiente y esperar al Señor.” (Salmo 27:14 NVI). ¿Entonces qué? Si es tan bueno esperar, ¿cómo puedo esperar? ¿Cómo espero? Toda esta charla acerca de espera me hace pensar en el tiempo, y lo que le hacemos a él! Pasamos tiempo, matamos el tiempo, marcamos el tiempo, dedicamos el tiempo, tomamos tiempo, perdemos el tiempo. La mayor parte de estas ideas sugieren que el tiempo es algo que debe ser utilizado, gastado, antes de conseguir lo que realmente queremos. En otras palabras, nuestra espera es la parte aburrida que tenemos que soportar antes de que consigamos lo que estamos esperando. La espera es inactividad, la espera es aburrida, la espera es fastidiosa. La espera es una experiencia negativa, se concluye.
Ojalá no tuviéramos que perder el tiempo esperando… Pero esperar con Dios, esperar a Dios, es una experiencia totalmente diferente. Cuando David escribe: “Que todo lo que soy espere en silencio delante de Dios, porque mi esperanza está en él.” (Salmo 62: 5 NVI), debe haber querido decir algo más que sentarse con los pies alzados. La idea de que deberíamos estar esperando en Dios no nos da una excusa para la inacción y la ociosidad, como si fuera un trancón bajo inspiración divina. De hecho es todo lo contrario: en la historia que Jesús contó sobre los dos
hombres que esperaban a que su señor regresara, su espera fue una hora muy ocupada. Y en esto consiste estar a la espera del Señor: estar listo, ocupados hasta que él venga. (Lucas 19:13, véase también 1 Cor. 1: 7). Eso está bien para mí, porque significa que no tengo que sentarme por ahí a dar patadas, y puedo planificar de antemano mi futuro y
convertir la espera en expectativa y anticipación.
Tampoco e supone que debemos sentarnos a esperar a que el Señor actúe. Esperar en Dios realmente significa poner nuestra confianza en él, sabiendo que él también está ocupado con los preparativos que nos incluyen a nosotros. Decimos como dijo David cuando habló a Dios: “Mi esperanza está en ti.” (Salmo 39: 7). Imagine que ha estado esperando años y años en la “sala de espera.” Ya usted está aburrido, enloqueciendo a causa de la frustración. Incluso ya ha contado todas las baldosas del suelo y el número de nudos en los paneles de madera. El tiempo de espera
parece que nunca va a terminar. Luego viene un amigo, e inmediatamente usted se olvida de su espera. Hablan juntos. Usted está inmerso en la compañía del otro. Y antes de darse cuenta, ya está en la parte delantera de la fila, y así la larga espera ha terminado. De hecho, apenas parecía una espera en presencia de su amigo. “Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas. Se elevarán alta en las alas como águilas. Correrán y no se cansarán. Caminarán y no se fatigarán.” (Isaías 40:31 NVI). Todavía detesto esperar. Pero sé que un día habrá fin a mi espera, y al filo de la eternidad podré decir: “Mire, este es mi Dios. Lo he esperado y él me salvará.” (Ver Isaías 25:9). Así que esperaré…

Comentarios de Elena de White
Muchas luces arden tenuemente, y algunas se apagan. Entre los que profesan estar esperando al Señor, muchos son como las vírgenes necias; no tienen el aceite en el vaso con sus lámparas. Cuando se escuche el grito, “¡He aquí viene el esposo; salid a su encuentro!” ¿Quiénes de nosotros tendremos nuestras lámparas preparadas y encendidas,
e iremos con él a la boda? {The Review and Herald, 19 de Enero de 1897} Estamos en el tiempo de espera; estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas, esperando que cuando el Señor vuelva de la boda, para que cuando llegue y llame vosotros podáis abrirle inmediatamente. Vigilad la primera atenuación vuestra la luz, el primer descuido de la oración, el primer síntoma de sueño espiritual. El que persevere hasta el fin, éste será salvo. Es por el ejercicio constante de la fe y el amor que los creyentes podrán para brillar como luces en el mundo. Vosotros no estáis más que haciendo una mala preparación para la venida del Maestro, y, cuando se manifieste, debéis presentarle los talentos que habéis enterrado en la tierra, – talentos abandonados, maltratados, mal usados, un amor dividido, sirviendo a las riquezas, mientras que profesáis servir a Dios. {The Review and Herald, 9 de Enero de 1883}
No dependemos de Dios tanto como debiéramos. Dejemos sin pronunciar toda palabra de queja. Hablemos de fe y de ánimo mientras esperamos a Dios… {En Lugares Celestiales, p. 76} Velen, oren, trabajen. Velar, trabajar y esperar en el Señor: Esta es la actitud apropiada. {1NL 93}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2016
Traducción: Shelly Barrios De Ávila.

escuela sabatica jonathan gallagher

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.