Jonathan Gallagher Lección 12: “De vuelta a Egipto” (4T 2015 Jeremias)

Lección 12. De regreso a Egipto (4T 2015—Jeremías)

Textos bíblicos: Jeremías 40:7–16, Jeremías 41–43, Éxodo 16:3, Números 16:13,
Jeremías 44.

Citas
• La diferencia entre perseverancia y obstinación es que una viene de una fuerte voluntad, y el otro de un fuerte no. Henry Ward Beecher
• Quiera Dios en su misericordia capacitarnos sin obstinación para percibir nuestros errores. Michael Servetus
• La obstinación siempre es más positiva cuando está equivocada. Suzanne Curchod Necker
• Pocos hombres son tan obstinados en su ateísmo que ni la presión de un peligro los conduciría al reconocimiento de un poder divino. Platón
• Un hombre obstinado no mantiene sus opiniones, sino que ellas lo sostienen a él. Samuel Butler
• No pelearemos. Estás equivocado. William Lever
• Jesús reconoció la necesidad de combinar opuestos. Sabía que sus discípulos se enfrentarían a un mundo difícil y hostil, donde iban a enfrentarse a la obstinación de las autoridades políticas y la intransigencia de los protectores del viejo orden.
Sabía que iban a conocer hombres fríos y arrogantes cuyos corazones se habían endurecido por el largo invierno de tradicionalismo… Y les dio una fórmula para la acción, “Sed, pues tan prudentes como las serpientes, y tan sencillos como
palomas…” Tenemos que combinar la dureza de la serpiente con la suavidad de la paloma, una mente fuerte y un corazón tierno. Martin Luther King Jr.

Para debatir
¿Cuál es la diferencia entre la obstinación y la persistencia? ¿Cómo podemos evitar ser como el pueblo de Jerusalén en esta parte de su historia? ¿Qué “recompensa” recibió Jeremías? Si Jeremías hubiera conocido el resultado final, ¿habrían sido diferentes sus acciones? ¿Cómo ilustra todo esto los problemas involucrados en el gran conflicto?

Resumen bíblico
Jeremías 40-44 es el epílogo que sigue a la caída de Jerusalén. Curiosamente Nabucodonosor llega a saber acerca de Jeremías, y le da instrucciones específicas al comandante de su ejército para que cuide de él (Jeremías 39: 11-14). Jeremías es
liberado, y un gobernador es nombrado por Nabucodonosor. Sin embargo algunos de los líderes israelitas organizaron un golpe de Estado, y un contra golpe. Al final decidieron, en contra del consejo de Jeremías, buscar la protección de Egipto, a pesar de que ya habían prometido hacer lo que él dijera (42: 5, 6). Acusaron a Jeremías de mentir (43: 2) y que su secretario Baruc, lo estaba engañando. Una vez escaparon a Egipto, y a pesar de todas las advertencias, ofrecieron ofrendas a la Reina pagana del cielo (44:25).

Comentario
El miedo a las amenazas en este mundo puede hacernos olvidar a Dios y su poder. Israel optó por huir a la “seguridad” en Egipto en vez de confiar en Dios, quien había prometido que iba a protegerlos del rey de Babilonia. Después de todo lo que Dios había
hecho en el pasado, debería haber sido fácil confiar en él. Pero el pueblo se vio abrumado por el miedo a causa del exilio anterior, y ante la idea de que el rey de Babilonia pudiera matarlos en venganza por la rebelión de Ismael. A pesar de las promesas dadas por Dios a través de Jeremías, el pueblo huyó a Egipto.
La obstinación. El pueblo todavía se niega a escuchar los consejos de Dios, atacando a Jeremías y su fiel secretario Baruc. Otra palabra: intransigencia. El pueblo no cambiaba de opinión a pesar de todas las evidencias, a pesar de su derrota a manos de los
babilonios. Ellos todavía buscan cierta solución estratégica: el poder de Egipto. Pero Dios había dejado claro que esto no funcionaría tampoco. ¡Qué claro ejemplo es este de nuestra forma de actuar a menudo! A pesar de todas las evidencias, seguimos nuestro propio camino, negándonos a cambiar de opinión y volver al Dios que nos ama. Como Dios honra nuestra libertad de elección, él no interviene, pero nosotros afrontaremos los resultados inevitables de nuestras decisiones.

El famoso predicador Charles Spurgeon se oponía a tal necedad. Como respuesta a un miembro de iglesia que le presentó un argumento indirecto a favor de lo que creía, Spurgeon dijo que lo que este hombre creía era “una fe muy necia”:
“Si usted busca aferrarse a la verdad, procure tener un entendimiento de ella. Un hombre no puede aferrarse a algo a menos que lo entienda bien. No quiero de ninguna manera que usted tenga la fe del minero al que se le preguntó en qué creía; dijo que creía en lo que creía la iglesia. ‘Pues bien, ¿en qué cree la iglesia?’ Él dijo que la iglesia creía lo que él creía, y él creía lo que la iglesia creía; y así sucesivamente. No queremos que ustedes tengan esa fe. Puede que sea una fe persistente, una fe muy obstinada, pero es una fe necia.”
Una fe muy necia. Sin embargo tal necedad a menudo es lo que llamamos fe verdadera. El peligro de valorar tal “fe” es que no hay manera de comparar sus afirmaciones, de establecer la verdad, o de compartir la fe, pues una “creencia” es de seguro tan buena como otra. Esta última “doctrina” se ejemplifica mejor si consideramos la fe como una cuestión de preferencia personal, “lo que más te convenga,” de modo que todos los tipos de “fe” son iguales y no hay “verdad” absoluta en la fe. ¡En este caso es
una negación a creer a pesar de la evidencia!

Comentarios de Elena de White
… pero el corazón del rey se había endurecido por la rebelión pertinaz… Todavía el rey se mantenía obstinado… Pero el corazón de Faraón seguía endureciéndose… No fue ejercido un poder sobrenatural para endurecer el corazón del rey. Dios dio a Faraón
las evidencias más notables de su divino poder; pero el monarca se negó obstinadamente a aceptar la luz. Toda manifestación del poder infinito que él rechazara le empecinó más en su rebelión. El principio de rebelión que el rey sembró cuando rechazó el primer milagro, produjo su cosecha. Al mantener su terquedad y aumentarla gradualmente, su corazón se endureció más y más, hasta que fue llamado a contemplar el rostro frío de su primogénito muerto. {Historia de los Patriarcas y Profetas, p. 272}
La terquedad es una barrera para el progreso. El obstinado no puede ser convencido de nada que él no vea con sus propios ojos. No entiende lo que significa caminar por fe. Se ciñe a sus propios planes y opiniones, sean estos correctos o no, porque ya ha adoptado una línea de pensamiento. Se le pueden presentar suficientes razones para demostrarle que está equivocado; sus hermanos alzar sus voces contra sus opiniones y métodos de lograr éxito en la obra; pero él ha levantado una barrera casi
inamovible contra toda convicción {Liderazgo Cristiano, p. 62}

 

Preparado el 28 de enero de 2015 © Jonathan Gallagher 2015
Traducción al español: Shelly Barrios De Ávila.

escuela sabatica jonathan gallagher

 

0 comments… add one

Leave a Comment