Bosquejo de la leccion 7 “El primer viaje misionero de Pablo” Sabado 18 de Agosto 2018

El libro de Hechos registra tres viajes misioneros de Pablo a los gentiles. El primer viaje está registrado en los capítulos 13 y 14 del libro de hechos. Fue el más breve, tanto en tiempo como en distancia. EL PRIMER VIAJE MISIONERO DE PABLO Estudiaremos tres cuestiones:
1. El evangelio en Antioquia
2. El primer viaje misionero
3. Pablo y la sinagoga

I. EL EVANGELIO EN ANTIOQUÍA La misión de Pablo a los gentiles está indisolublemente vinculada con la iglesia de Antioquía de Siria, el primer centro cristiano y el más importante fuera de Jerusalén. Antioquía era la capital de Siria y la tercera ciudad en tamaño en el imperio romano, después de Roma y Alejandría. Su población, de ochocientos mil habitantes, era mixta, e incluía un gran número de judíos que gozaban de todos los derechos. La iglesia fue establecida allí como resultado de la persecución que siguió a la muerte de Esteban. Con los apóstoles todavía ubicados en Jerusalén, la Antioquía de Siria finalmente ocupó un lugar de honor en la historia de la iglesia, siendo reconocida como lugar de nacimiento de las misiones cristianas.

II. Primer viaje misionero. Después de un año completo de evangelización local, el equipo de Bernabé y Pablo, fue enviado por la iglesia en un viaje misionero por tierras extranjeras. En la primera parte del viaje fueron acompañados por Juan Marcos, primo de Bernabé. Esta es la primera empresa misionera en Hechos que es intencional y cuidadosamente concebida; pero una cosa es clara en los escritos de Lucas: Fue Dios quien tomó la iniciativa (Hech. 13:2). Su primer destino fue la isla de Chipre, una provincia romana que esta en el rincón noreste del Mar Mediterráneo y no muy lejos de Antioquía. Chipre pareció un lugar natural para comenzar porque no solamente Bernabé era natural de allí, sino también la población judía era lo suficientemente grande como para sostener varias sinagogas. De Chipre, Bernabé y Pablo navegaron hacia el noroeste a Perge, ubicada en Panfilia, en la costa sur central del Asia Menor (hoy Turquía). De allí siguieron, por tierra, a Antioquía de Pisidia, ciudad principal en Frigia, Luego a Iconio, todavía en Frigia (Hech. 13:51), Y finalmente a Listra y Derbe, en Licaonia (Hech. 14:6). Todo el viaje parece haber durado un poco más de dos años, pero realizaron mucho a pesar de haber recorrido unos dos mil kilómetros (1.200 millas) Al regresar a Antioquía de Siria, Pablo y Bernabé “reunieron a la iglesia y les contaron cuán grandes cosas había hecho Dios con ellos y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles” (Hechos 14:27). Puerta que nunca se cerraría.

III. PABLO Y LA SINAGOGA El cristianismo organizado todavía no existía como entidad separada, por lo que, para la mayoría de los judíos, los seguidores de Jesús eran simplemente otro movimiento sectario radical (Hech. 9:1, 2). Para la mayoría de los observadores externos, incluyendo las autoridades romanas, las diferencias entre los cristianos y los judíos eran un asunto judío interno (Hech. 18:12-16). Este escenario solo cambiaría después del gran incendio de Roma en el año 64 d.C. En cuanto a los primeros cristianos, ellos creían que eran los verdaderos preservadores de la fe judía (Hech. 2:22-24). En relación a Pablo y su adhesión a la sinagoga, no era solo por razones logísticas y pragmáticas. Permanecía como fiel judío, y dondequiera que hubiese una comunidad judía, él estaba convencido del principio bíblico de: “[al] judío primeramente y también [al] griego” (Rom. 1:16) etc.

Aplicaciones
Desde el comienzo, enormes dificultades y fuerzas sobrenaturales trabajaban contra Pablo y Bernabé. 1. Ellos se encontraron en Pafos con Elimas, que era un judío hechicero y falso profeta (Hech. 13:6-12; cf. vers. 10). 2. Juan Marcos los abandonó y regresó a Jerusalén (vers. 13). 3. Algunos judíos difamadores lo expulsaron de Antioquía de Pisidia (vers. 45, 50). 4. Fue apedreado, arrastrado fuera de Listra y dejado por muerto (Hech. 14:19). En cada viaje arriesgaba su vida por causa del evangelio (15:26). Dios nunca nos prometió un sendero fácil, apenas prometió estar con nosotros todos los días, mientras llevamos la preciosa semilla del evangelio. Dios te bendiga en el cumplimiento de la misión.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment