Pr. Jonathan Márquez Lección 9 – ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! – Para el Sábado 2 de Marzo 2024


Los autores del Nuevo Testamento estaban cautivados con el Libro de los Salmos. Algunos estudiosos bíblicos afirman que probablemente era su libro favorito en las Escrituras. A menudo fue citado o aludido en sus propios escritos, proporcionándonos una comprensión única de la identidad de “Dios con nosotros”, Immanuel. Vemos a Cristo completamente en los Salmos y el Nuevo Testamento: es el hijo de David, el buen pastor, el Cordero de Dios, nuestro Rey Eterno y sumo sacerdote.

Encontramos una combinación única de Cristo como Rey y Sacerdote en el Salmo 110. Se le llama sacerdote eterno según el orden de Melquisedec (Salmo 110:4). Melquisedec no era de la tribu de Leví, como podríamos esperar. Y, sin embargo, sirvió como sacerdote y rey ​​de Salem (que más tarde se convirtió en Jerusalén), bendiciendo a Abraham y luego recibiendo el diezmo de él (Génesis 14:18-20).

Hebreos 7:20-28 nos aclara por qué el Mesías está vinculado a este antiguo rey y sacerdote Melquisedec. Incluso con esta conexión, sin embargo, se nos muestran diferencias. A diferencia de cualquier sacerdote terrenal, incluido Melquisedec, el Hijo de Dios nunca pecó, nunca cambia y aún vive para ser nuestro Sumo Sacerdote.

 

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.