Lección 4 Edicion Maestros: “La clave de la unidad” Para el 27 de octubre de 2018

Edición para maestros. Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2018

“La clave de la unidad”

Lección 4: – Para el 27 de octubre de 2018

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Efesios 2:9, 10.

 

Enseña a tu clase a:

Saber: Reconocer que la vida y muerte de Cristo es primordial para el cumplimiento del propósito final de Dios de brindar armonía y unidad a toda la creación.

Sentir: Fomentar actitudes que ayuden a conservar la unidad en Cristo.

Hacer: Tratar de permanecer conectados a Cristo para poder experimentar la plenitud de las bendiciones que él ofrece.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Cumplir el propósito de Dios
    1. ¿Cuál es el propósito de Dios para su creación?
    2. ¿Qué ha hecho la muerte de Cristo por nosotros? Haz una lista con la mayor cantidad posible de consecuencias.
    3. A menudo limitamos nuestro análisis sobre lo que Cristo logró solo al tema teológico de la salvación. La vida y la muerte de Jesús ¿de qué maneras específicas afectan las relaciones y la unidad?
  2. Sentir: La humildad y la sumisión
    1. ¿Qué actitudes considera Pablo que son necesarias para mantener la unidad que a Cristo le costó tanto conseguir?
    2. ¿Cómo podemos cultivar estas actitudes esenciales para que se conviertan en respuestas naturales en nuestra vida?
    3. ¿Qué significa someterse unos a otros en términos prácticos?
  3. Hacer: Permanecer conectado
    1. ¿Cuáles son las ventajas de Cristo?
    2. ¿De qué formas podemos mantener una conexión continua y diaria con Cristo?

 

Resumen

Dios nos ha dado toda bendición espiritual en Cristo. Esta asombrosa verdad redunda en nuestra adopción, perdón y redención, pero también en la recuperación de nuestras relaciones. A medida que permanecemos conectados a Cristo, experimentamos una transformación de nuestras actitudes y acciones que promueve la unidad.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Texto destacado: Efesios 2:19-22.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Para experimentar la unidad que Dios espera de su iglesia, debemos estar continuamente conectados con Cristo, la Fuente de la unidad.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: El Nuevo Testamento indudablemente coloca a Jesús en el centro de la vida cristiana. Es su muerte y resurrección lo que proporciona la salvación, la esperanza y la concepción de cómo es posible la unidad entre los cristianos. Mientras analizan la lección, enfatiza de qué manera la vida y la muerte de Jesús brindan la clave para alcanzar la unidad de los cristianos.

Diálogo inicial: Entrega a la clase un mensaje codificado relacionado con el tema de la lección, pero no les des la clave para resolverlo. Elige un código complejo que los miembros de la clase probablemente no puedan resolver por sí mismos. Dales tiempo para que traten de resolver el mensaje. Después de unos cinco minutos, dales una pista sobre la clave, sin muchos detalles. Dales unos minutos más para que le encuentren sentido a la pista. Si aún necesitan ayuda, ofréceles la clave completa para resolver el mensaje. Dedica unos minutos a considerar la idea central del mensaje que recibieron antes de analizar las siguientes preguntas.

Preguntas para dialogar: ¿Por qué era importante una clave para resolver el mensaje? Conservar la unidad interna de la iglesia parece ser un rompecabezas para muchas iglesias. ¿Por qué crees que existe esta dificultad? ¿De qué manera el hecho de saber que Cristo es la clave de la unidad ayuda a resolver los problemas de la iglesia local?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: El libro de Efesios resume las buenas nuevas del evangelio y describe la visión de Dios para una iglesia que actúa con amor y unidad para cumplir su propósito. Al explorar varios pasajes de Efesios, enfatiza que la iglesia y su unidad dependen de Cristo y de nuestra relación continua con él.

Comentario de la Biblia

La discusión sobre la desunión a menudo se centra en la doctrina o la verdad. Los cristianos se lamentan de que si al menos pudiéramos ponernos de acuerdo en lo que creemos sobre un tema, la desunión acabaría. Si bien la unidad doctrinal desempeña un papel importante en la unidad de la iglesia, la unidad doctrinal no es la clave principal para entender la unidad y la desunión. La clave de la unidad se encuentra en Jesucristo.

I. La fuente de la unidad

(Repasa, con tu clase, Efe. 1:3-14.)

No puede haber debate sobre la unidad de la iglesia sin el reconocimiento de que Jesucristo crea la unidad primordialmente a través de su muerte y resurrección. Son estos acontecimientos los que dan lugar a la declaración de alabanza al comienzo de Efesios.

Aunque los versículos se ajustan al estilo judío de alabanza, se caracterizan por la repetida referencia al hecho de que todo lo que Dios hizo por nosotros es “en Cristo” o “en él”. La extensa lista de bendiciones disponibles para los creyentes “en él” incluye ser escogidos, predestinados y adoptados, así como recibir la gracia, la redención, el perdón y un sello que garantiza nuestra herencia. De hecho, parece que en Cristo no se nos ha negado ninguna bendición espiritual (Efe. 1:3). Pero observen también la forma en que la relación y la unidad fundamentan la mayor parte del pasaje antes de enfocarse directamente en el versículo 10: fuimos escogidos para ser santos e irreprensibles. Dios quería que fuéramos como él y tuviésemos comunión con él. Fuimos reconectados con Dios mediante la adopción, y nuestras relaciones rotas se restablecieron mediante la redención y el perdón. Pablo resume el efecto acumulativo de estas bendiciones en Efesios 1:9 y 10. Estas bendiciones fueron dispuestas para que Dios pudiera brindar unidad a su creación en Cristo.

El énfasis en Cristo como la clave para la unidad continúa en Efesios 2:11 al 22, donde Jesús es retratado como el que quita las barreras para que todos puedan tener igual acceso a Dios. El pasaje alude a la pared divisoria en el Templo judío que restringía a los que no eran judíos del Templo propiamente dicho y, por lo tanto, del acceso a Dios. La muerte de Cristo ha derribado figurativamente este muro para que judíos y gentiles puedan reconciliarse con Dios.

Pero no fueron solo los judíos y los gentiles los que pudieron reconciliarse. Pablo entendía que Cristo había derribado todas las barreras, ya fueran raciales, de clase o de género. Ahora todos tenían igual acceso a Dios y a su gran salvación.

Considera: ¿Qué significa tener todas las bendiciones espirituales en Cristo? ¿Cuál es la relevancia de las bendiciones en los lugares celestiales para la vida en este momento? ¿Qué pistas proporciona Pablo en Efesios 1 para ayudarnos a comprender la motivación y el propósito de Dios para bendecirnos? ¿Cuál es la relación de este propósito con la unidad?

II. Permanecer conectados a la fuente

(Repasa, con tu clase, Efe. 4:1-6.)

Como resultado de lo que Dios ha hecho en Cristo, somos un solo cuerpo, habitado por un solo Espíritu, que vive con una sola esperanza (Efe. 4:4). Tenemos un Señor y una fe en común, de los que dimos testimonio mediante el mismo tipo de bautismo (vers. 5). Debido a que Dios ha llegado tan lejos para unir todas las cosas, aquellos que se dicen cristianos son llamados a vivir de una manera que conserve esa unidad. Los capítulos 4 al 6 de Efesios describen las actitudes y acciones que ayudan a mantener esta unidad. Algunas de las actitudes clave incluyen la humildad, la mansedumbre y la paciencia (Efe. 4:2); la veracidad (vers. 25); el amor (Efe. 5:1); la sumisión (vers. 22, 23); y la obediencia (Efe. 6).

Sin embargo, no podemos experimentar la unidad a menos que estemos conectados a Cristo. Pablo alude a esta verdad en Efesios cuando analiza todas las bendiciones que tenemos y que están “en él” (Efe. 1:4, 7, 9, 10, 13). Juan es más explícito al ilustrar la necesidad de estar conectados con Cristo al usar la imagen de una viña (Juan 15:1-17). Una rama vive y prospera solo cuando está conectada a la fuente de la vida. Cuando depositamos nuestra fe en el acto redentor de Cristo y nos bautizamos en su muerte y resurrección, estamos conectados a la Fuente de vida, poder y unidad. No obstante, la acción singular del bautismo no garantiza la conexión continua con la fuente de la vida. Continuamente debemos desear permanecer conectados a Cristo para dar fruto, como las actitudes transformadas que son el fundamento de nuestra capacidad de amar y de someternos unos a otros. Por lo tanto, el hecho de permanecer conectados a Cristo proporciona la base para la unidad mutua. Cuanto más cerca estemos de Cristo, más estrecha será nuestra relación con quienes nos rodean.

Considera: ¿En qué sentido estamos “en Cristo”? ¿Cómo podemos permanecer conectados a Cristo para experimentar la fecundidad y la transformación que Dios desea para nosotros?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Mientras que Cristo es la Fuente de la unidad de la iglesia, cada miembro es llamado a mantener la unidad de la iglesia. Ayuda a los alumnos a comprender la necesidad de permanecer conectados con la Fuente de vida y unidad a fin de cumplir la voluntad de Dios para la iglesia.

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Por qué todas las bendiciones que se enumeran al comienzo de Efesios se centran en la unidad de la creación de Dios?
  2. Si Cristo es la clave de la unidad y toda la unidad cristiana depende de él, ¿qué papel desempeña cada miembro individual en la unidad de la iglesia?
  3. Analiza la siguiente cita de Elena de White:“Aunque el injerto esté unido exteriormente a la vid, puede faltar la conexión vital. Entonces no habrá crecimiento ni frutos. De modo que puede haber una conexión aparente con Cristo sin una verdadera unión con él por medio de la fe. Una profesión de religión coloca a los hombres en la iglesia, pero el carácter y la conducta demuestran si están conectados con Cristo” (DTG 630, 631).
  4. ¿Cuál de las actitudes descritas en Efesios crees que es la más importante para mantener la unidad y la armonía de la iglesia? ¿Sobre qué evidencia basas tu respuesta?

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: La idea de que Cristo es la clave de la unidad y la armonía puede parecer muy teórica. Es importante que tu clase comprenda que el papel de Cristo es muy práctico.

Actividades:

  1. Dibuja un diagrama tratando de conectar las ideas de la lección de una manera significativa. Recuerda mostrar cómo Cristo es la clave de la unidad.
  2. Haz una llave grande de cualquier material que tengas disponible. Distribuye tarjetas en forma de llave a cada miembro de la clase y pídeles que completen con oración una de las siguientes frases de la tarjeta:
    1. Cristo es la clave para mejorar mi relación con…
    2. Cristo me ha perdonado; por lo tanto, necesito perdonar a…
    3. Cristo es la clave para eliminar las barreras entre mí y…
    4. Cristo me ha ofrecido gracia; por lo tanto, necesito…
    5. Cristo es la clave para revelar el propósito de Dios para mi vida con respecto a…

Una vez que todos hayan terminado de escribir, use alfileres para colgar las tarjetas en la llave.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.