Leccion 2 Jonathan Gallagher. “Causas de la desunión” (4T 2018—Unidad en Cristo)

Leccion 2. Causas de la desunión (4T 2018—Unidad en Cristo)

Textos bíblicos: Deut. 28:1–14, Jer. 3:14–18, Jue. 17:6, 1 Rey. 12:1–16, 1 Cor. 1:10–17,
Hechos 20:25–31; Prov. 9:10.

Citas
• La desunión llegará a la iglesia cuando la mayoría trate de imponer sobre la minoría convicciones que no están dentro de las 28 Doctrinas Fundamentales… La desunión vendrá como resultado cuando todos sean llamados a llegar a un acuerdo sobre temas sobre los cuales no hemos logrado un consenso. Gordon Bietz
• Si somos un cuerpo, somos un cuerpo afectado con una enfermedad autoinmune. Christena Cleveland, sobre la Desunión en Cristo
• Los desacuerdos no causan desunión, pero la falta de perdón sí. Loren Cunningham
• La diferencia de opiniones y el debate honesto no son desunión. Son el proceso vital de la política de los hombres libres. Herbert Hoover
• Optar por la paz no implica una aceptación pasiva del mal o arriesgar los principios. La paz requiere una lucha activa contra el odio, la opresión y la desunión, pero sin métodos violentos. Construir la paz exige un curso de acción creativo y valiente. Papa Juan Pablo II
• La única separación que la Biblia conoce es aquella entre los creyentes por un lado y los no creyentes por el otro. Cualquier otro tipo de separación, división o desunión viene del diablo. Es producto del mal y es pecado. Desmond Tutu
• Siempre argumentamos que la unidad es necesaria porque la desunión va a favor de los Estados Unidos, quien es nuestro enemigo; y todo lo que vaya a favor de nuestro enemigo debe ser eliminado. Por ello estamos a favor de la unidad. Che Guevara

Para debatir
¿Cuáles podríamos decir que son las causas de la desunión? ¿Qué riesgos corremos al enfocarnos en el problema? Atacar el mal de la desunión es fácil, pero ¿cuál sería la mejor manera de resolver la desunión? ¿Se pueden usar algunas normas acordadas y la disciplina de la iglesia para garantizar la unidad? ¿Por qué sí o por qué no? ¿De qué maneras la “desunión” puede llegar a ser usada como un pretexto para imponer normas?

Resumen bíblico de la lección
• Deut. 28: 1-14 enumera las bendiciones que Israel recibirá si obedece los mandamientos del Señor.
• En Jer. 3: 14-18 el Señor llama a su pueblo infiel a que vuelva con él porque él es su esposo.
• Jueces 17:6 dice que el problema está en que todos hacen lo que creen que es correcto
• 1 Reyes 12: 1-16 narra el relato de la rebelión de Israel contra las imposiciones del rey Roboam.
• Pablo escribe a los Corintios en 1 Cor. 1: 10-17 preguntando “¿Está Cristo dividido?” Debido a sus facciones enfrentadas, y también advierte contra los lobos salvajes que destruyen el rebaño (Hechos 20: 25-31).
• Conocer a Dios es la fuente de verdadera sabiduría (Proverbios 9:10).

Comentario
La lección hace énfasis en la desobediencia y descuido como causas de la desunión. Pero el problema es mucho más profundo en realidad. Es una actitud de rebelión y desconfianza que causa sospecha y negación para cooperar. En palabras de Elena de White: “El hombre que trata de guardar los mandamientos de Dios solamente por un sentido de obligación—porque se le exige que lo haga—nunca entrará en el gozo de la obediencia. Él no obedece.” Palabras de Vida del Gran Maestro, p, 58.
Podemos literalmente obedecer y aun así no ser obedientes.
La verdadera obediencia nace de la aceptación de los principios sobre los cuales se basa la ley. Necesitamos reconocer que tales principios son verdaderos y buenos. De hecho, son principios que seguiríamos sin que fuesen un requisito, solo porque reconocemos que son inherentemente buenos.
La desunión surge cuando una o ambas partes actúan por intereses menos que altruistas. El uso de la fuerza aquí no tiene cabida; no obstante, a menudo se usa la coacción en la religión. Ambas partes necesitan creer que el otro actúa con buenas intenciones; de lo contrario, el resultado es la desunión y la desconfianza.
Sin embargo, con frecuencia se usa la desunión como un argumento para exigir el cumplimiento de normas. Al exigir total conformidad con cierta política o práctica bajo la amenaza de que al no hacerlo se está causando desunión y división, los gobernantes o incluso líderes de iglesia, han tratado de imponer su voluntad y su autoridad.
Sin duda este no es el método de Cristo. Él instó una actitud de respeto entre los unos y los otros, e incluso sugería una disposición para poner la otra mejilla e ir una milla más allá por los demás. Cristo nunca aprobó el uso de la fuerza o la imposición de la obediencia. Aunque conocemos muchos aspectos que pueden ser causales de desunión, las actitudes autoritarias y el uso del poder son seguramente los peores. Porque podemos estar o no de acuerdo respecto a muchas cosas, pero si el amor abnegado es reemplazado por el deber eclesial, no hay esperanza para alcanzar una verdadera unidad.

Comentarios de Elena de White
La iglesia puede aprobar una resolución tras otra para poner fin a todo desacuerdo de opiniones, pero no podemos forzar la mente y la voluntad para eliminar el desacuerdo. Estas resoluciones pueden ocultar la discordia, pero no pueden apagarla y establecer un acuerdo perfecto. Nada puede perfeccionar la unidad en la iglesia sino el espíritu de la paciencia de Cristo. Satanás puede sembrar discordia, pero solo Cristo puede armonizar los elementos de desacuerdo. Entonces permitamos que cada alma se siente en la escuela de Cristo y aprenda de él, quien se declara manso y humilde de corazón. Cristo dice que si aprendemos de él, se acabarán nuestras preocupaciones y hallaremos descanso para nuestras almas. {Manuscript Releases, Tomo 11, pág. 266} [Traducido]

Lo que causa división y discordia en las familias y en la iglesia es la separación de Cristo. Acercarse a Cristo es acercarse unos a otros. El secreto de la verdadera unidad en la iglesia y en la familia no estriba en la diplomacia ni en la administración, ni en un esfuerzo sobrehumano para vencer las dificultades—aunque habrá que hacer mucho de esto—sino en la unión con Cristo. {El Hogar Cristiano, p. 158} ¿Está Cristo dividido contra sí mismo? ¿Dará el éxito a sus hijos antes que hayan
apartado de su medio toda discordia y toda crítica, antes que los obreros, en una perfecta unidad de intención, hayan consagrado sus corazones, sus pensamientos y sus fuerzas a una obra tan santa a la vista de Dios? La unión hace la fuerza. La desunión causa debilidad. Trabajando juntos y con armonía para la salvación de los hombres, debemos ser en verdad “[coadjutores]… de Dios”. Los que se niegan a trabajar en armonía con los demás deshonran a Dios. El enemigo de las almas se regocija cuando ve a ciertos hermanos contrariándose unos a otros en su trabajo. Los tales necesitan cultivar el amor fraternal y ternura en su corazón. Si pudiesen apartar el velo que cubre el porvenir y percibir las consecuencias de su desunión, ciertamente se arrepentirían. {Consejos para la Iglesia, p. 75}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2018
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment