Lección 13 Edicion Adultos: “Exhortaciones desde el Santuario” Sabado 28 de diciembre

Sábado 21 de diciembre

Lee Para el Estudio de esta Semana: Hebreos 10:19-25; Hebreos 4:16; Éxodo 24:8; Santiago 4:7, 8; Juan 13:34; Hebreos 10:24, 25.

Para Memorizar: “Y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” (Heb. 10:21, 22).

A TRAVÉS DE TODO EL LIBRO de Hebreos, pasajes acerca de la fe cristiana alternan con pasajes acerca del vivir cristiano. En otras palabras, la teología tiene implicaciones prácticas. El “qué” de la fe conduce al “cómo” vivir esa fe. En Hebreos, después que el autor pintó el magnífico cuadro teológico de Cristo como nuestro Sacrificio y Sumo Sacerdote (Heb. 7:1-10:18), él anima y exhorta a los creyentes a vivir de acuerdo con las implicaciones de esas verdades. Estas exhortaciones se ven especialmente en Hebreos 10:19 al 25.

Este pasaje es una oración larga y compleja en el griego. Consiste en dos hechos básicos que conducen a tres exhortaciones, cada una de las cuales comienza con el verbo en subjuntivo, y que contienen el trío familiar de fe, esperanza y amor. También cada una de estas secciones conduce a otra faceta de la fe cristiana.

Esta semana estudiaremos Hebreos 10:19 al 25 y sus exhortaciones prácticas para la vida cristiana.

 

Domingo 22 de diciembre:

Acceso al santuario celestial

Lee Hebreos 4:16; 6:19 y 20; y 10:19 al 21. ¿A qué tienen acceso los creyentes, y qué significa esto para nosotros? ¿Qué esperanza se ofrece aquí, y aún más importante, qué impacto debería tener esta esperanza sobre nuestra vida y nuestra fe?

Los creyentes tienen acceso espiritual al Santuario celestial, al mismo trono de Dios. Podemos buscar la cercanía a Dios porque nuestra “entrada” ha sido hecha posible por la sangre de Cristo y por su representación a nuestro favor como Sumo Sacerdote nuestro. Los textos nos aseguran que nuestra alma tiene un ancla, Jesucristo, quien está en la misma presencia de Dios (Heb. 4:14-16; 6:19, 20). La seguridad para nosotros es que Cristo ganó acceso pleno a Dios después que fue investido como Sumo Sacerdote celestial (Heb. 6:20). En esa investidura, Cristo se sentó sobre el trono celestial, una imagen que demuestra su condición de rey (Apoc. 3:21).

Las buenas noticias para nosotros es que nuestro Representante está en la presencia del Padre. Sirve a nuestro favor, no siendo un sacerdote meramente terrenal pecador. Tenemos un Sacerdote mejor. Nada separa al Padre del Hijo. Siendo Cristo perfecto y sin pecado, no hay necesidad de tener un velo que proteja a Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, de la santidad de Dios (Heb. 10:20).

“¿Qué comprende la intercesión? Es la cadena áurea que une al hombre finito con el trono del Dios infinito. El ser humano, a quien Cristo ha salvado por su muerte, suplica ante el trono de Dios, y su petición es tomada por Jesús que lo ha comprado con su propia sangre. Nuestro gran Sumo Sacerdote coloca su justicia de parte del sincero suplicante, y la oración de Cristo se une con la del ser humano que ruega” (AFC 80).

¿Qué seguridad tenemos de que podemos tener una comunión estrecha con el Padre, por lo que Jesús ha hecho y está haciendo por nosotros?

Medita en lo que significa que Jesús intercede por ti en el cielo. ¿Por qué necesitas tanto esa intercesión?

 

Lunes 23 de diciembre:

Purificados y sinceros

Lee Hebreos 10:22. ¿Qué condiciones se establecen en este versículo para acercarse a Dios en el Santuario celestial?

De acuerdo con este versículo, los adoradores deben satisfacer cuatro condiciones cuando se acercan a Dios:

  1. Ir con corazón sincero. El corazón es nuestro ser interior, nuestros pensamientos, nuestras motivaciones, nuestras emociones, nuestra voluntad y nuestro carácter. Dios quiere que seamos sinceros, pero el corazón puede llegar a ser sincero solo si es purificado. Esto no significa que somos perfectos, solo que estamos esforzándonos por revelar el carácter de Cristo.
  2. Ir en plena certidumbre de fe. Como vimos ayer, no hay razón para dudar de que tendremos acceso a Dios.
  3. Ir con corazones purificados [siendo rociados] de mala conciencia. La aspersión del corazón es lenguaje del Santuario que se refiere a la sangre que se rociaba sobre la gente en el Tabernáculo (Éxo. 24:8; Lev. 8:23, 24), que los dejaba ritualmente limpios, pero que no podía limpiar su conciencia (Heb. 9:9, 13). La purificación en el verdadero Tabernáculo en el cielo, es una purificación de la conciencia, producida por la sangre de Cristo (Heb. 9:14). Esta purificación simboliza la justificación del pecador arrepentido. Podemos tener una conciencia limpia porque hemos sido perdonados.
  4. Ir con nuestros cuerpos lavados en agua pura. Esto suena como una alusión al bautismo cristiano, pero también podemos comprenderlo en un sentido más espiritual como el “lavamiento del agua por la palabra” (Efe. 5:26), leyendo la Biblia y aplicando sus principios a nuestras vidas.

En Santiago 4:7 y 8, el apóstol ve la actitud de “doble ánimo” de sus lectores. Parece que ellos perdieron su concentración en Dios. Realizaron componendas y están en peligro inmediato. Usa un lenguaje asociado con la pureza del Santuario. Es un concepto del Santuario que permite acercarse a Dios solo si se hizo la purificación.

Debe ser claro que solo Dios puede limpiar nuestros corazones. La pregunta es: ¿qué elecciones dolorosas hacemos para que tenga que hacer esta obra de gracia en nuestras vidas?

 

Martes 24 de diciembre:

“Fe: tener confianza”

Lee Hebreos 10:19 al 25 otra vez. Un tema que aparece una y otra vez, es el de la “confianza”. La palabra griega para “confianza” (Heb. 10:19) se refiere a osadía, valor, y coraje que en el Nuevo Testamento describe nuestra relación nueva con Dios.

Originalmente la palabra se refería a la libertad de palabra, que, en este contexto, podría significar específicamente que uno puede acercarse libremente a Dios en oración. Este tipo de apertura en nuestra relación con Dios produce una confianza gozosa. La razón y el objeto de nuestra confianza es que tenemos un Sumo Sacerdote en el cielo por medio del cual podemos tener acceso a la presencia de Dios. Este acceso es ilimitado y no está bloqueado por nada sino por nosotros mismos y nuestras elecciones equivocadas. Tenemos una invitación abierta a ir al Santuario celestial.

¿De dónde procede esta confianza? No es producida por nosotros mismos, sino por reconocer, otra vez, que la sangre de Jesús ha ganado el acceso a la presencia de Dios para nosotros.

Hay otros textos en Hebreos que hablan acerca de la confianza y la certeza: Heb. 3:6, 14; 4:16; 6:11; 11:1. ¿Qué clase de confianza describen estos textos?

La seguridad y la confianza no están basadas en nosotros mismos, sino solo en Cristo. Estas condiciones no dependen de quiénes somos sino de quién es nuestro Mediador. Es interesante que no se menciona que los creyentes tuvieran nada menos que “plena certidumbre” (Heb. 6:11; 10:22). Obviamente, el camino nuevo que ha sido abierto para siempre por medio de la muerte de Jesús nos conducirá sin falta a una plena confianza. No se espera nada menos que eso.

Hay dos maneras de obtener la confianza cristiana y mantenerla con fe. Una es por medio de la fe misma (Efe. 3:12); la otra es por medio de un fiel servicio cristiano a favor de otros (1 Tim. 3:13). Ambos aspectos son necesarios e importantes. También en Hebreos, la certidumbre de fe y la exhortación a probarse como cristiano van de la mano. La vida cristiana nunca está separada de la fe cristiana.

¿Qué cosas en la vida desafían tu confianza en Dios, o tu plena certidumbre de su buena voluntad hacia ti? ¿Qué puedes hacer para ayudar a protegerte de este peligro espiritual?

 

Miércoles 25 de diciembre:

“Esperanza: firmes sin fluctuar

¿Qué tienen en común los siguientes textos? ¿A qué deberían aferrarse los creyentes? Heb. 3:6; Heb. 3:14; Heb. 4:14; Heb. 6:18; Heb. 10:23.

Además de la certidumbre de la salvación, es importante perseverar y mantener la esperanza. En Hebreos, mantenerse firme es una apelación seria. Parece que algunos creyentes estaban resbalando de su fe y esperanza cristianas. El apóstol tenía que animarlos a no soltarse. El texto indica a qué aferrarse: esperanza, confianza, seguridad, confesión. Podemos hacerlo porque nuestra esperanza no está en nosotros sino en Jesús y lo que él ha hecho por nosotros. Cuando olvidemos esta verdad vital, perderemos la confianza.

Estos textos nos desafían a ser firmes desde el “principio” (Heb. 3:14) y hasta “el fin” (Heb. 3:6, 14; 6:11). Hacerlo “sin fluctuar” (Heb. 10:23) se refiere a una fe inmutable e inconmovible. Cualesquiera sean las circunstancias, nuestra esperanza será la misma, nuestro compromiso con Dios no cambiará, porque podemos confiar que él es fiel y hará lo que ha prometido.

No hay dudas de que Dios es fiel a su Palabra. Él cumplió la promesa que le dio a Abraham y Sara (ver también Rom. 4:19-21); cumplió la promesa de la primera venida de Cristo (Gál. 3:19); y cumplirá la promesa de su retorno (Heb. 12:26). La promesa máxima de Dios es la vida eterna, que él prometió desde el principio (Tito 1:2; 1 Juan 2:25).

La fidelidad de Dios es inmutable. Aún “si fuéramos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo” (2 Tim. 2:13). Nuestra incredulidad no cambiará la intención de Dios hacia nosotros. Sus promesas permanecen firmes a pesar de nuestras fallas morales. Las promesas están disponibles para nosotros por cuanto la fidelidad es parte de la naturaleza divina.

Es muy fácil desanimarse por causa de nuestros pecados. ¿Cómo podemos vencer esos pecados, y al mismo tiempo, no renunciar cuando fallamos? ¿Por qué debemos aferrarnos a esas promesas, especialmente cuando fallamos?

 

Jueves 26 de diciembre:

“Amor: animémonos unos a otros”

“Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras” (Heb. 10:24).

Mientras la exhortación en Hebreos 10:23 se centraba en la actitud individual, la siguiente en Hebreos 10:24 tiene en vista la comunidad de creyentes. No caminamos solos en nuestro sendero con Cristo. Deberíamos preocuparnos siempre los unos por los otros.

El desafío de amarse unos a otros es un componente de la conducta cristiana (Juan 13:34, 35; Gál. 5:13). Sin embargo, amarnos unos a otros no sucede naturalmente. La actividad de “considerarse” sugiere un pensamiento concentrado y cuidadoso. Se nos anima a observar a nuestros compañeros creyentes y ver cómo podemos animarlos a amar a otros y a hacer buenas obras. Pero es más fácil provocar o enemistar a otros que incitarlos al amor cristiano, ¿verdad?

Entonces, consolidemos nuestros esfuerzos en trabajar para la comunidad, de modo que, por nuestros esfuerzos en amar, otros puedan hacer lo mismo.

Lee Hebreos 10:24 y 25. ¿Qué tienen que ver el “amor” y las “buenas obras” con las “congregaciones”?

Un punto que enfatiza Hebreos es que podemos expresar amor los unos por los otros en las reuniones cristianas. Si alguien no viene al culto de adoración, ¿cómo podrá esa persona cumplir la ley de amor de Cristo? Algunas personas pueden pensar que tienen “buenas” razones para mantenerse fuera de las reuniones cristianas. Sin embargo, Hebreos menciona que podría ser su propia apatía la que los mantiene alejados. Si uno quiere, puede encontrar razones para evitar asistir a la iglesia u otras reuniones cristianas. No obstante, esas razones palidecen en contraste con la razón para asistir: ser una bendición para otros.

Pero esta conducta es mucho más apremiante a medida que el día de la venida de Cristo se acerca. Al comienzo de Hebreos 10:19 al 25, el autor amonestaba a los creyentes a acercarse a Dios en el Santuario celestial, y en su conclusión, les recuerda que el Día de Dios se acerca. El retorno de Cristo siempre debería ser un poderoso incentivo para la conducta cristiana.

¿A quién en tu iglesia deseas animar con tus palabras, acciones, o simplemente con tu presencia? Si has pensado en esto, puedes hacer una gran diferencia en las vidas de las personas y, a su vez, resultar bendecido tú mismo.

 

Viernes 27 de diciembre

Para Estudiar y Meditar:

“El Mediador, en su cargo y obra, excedería grandemente en dignidad y gloria el sacerdocio terrenal, típico […] Este Salvador había de ser un mediador, para ponerse entre el Altísimo y su pueblo. Por medio de esta previsión, se abrió un camino por el cual el pecador culpable pudiera encontrar acceso a Dios por obra de la mediación de otro. El pecador no podría ir personalmente, con su culpa sobre él, y sin mayor mérito que el que él posee en sí mismo Solo Cristo podía abrir el camino, al hacer una ofrenda igual a las demandas de la ley divina. Él fue perfecto y no contaminado por el pecado. No tenía mancha ni arruga. La extensión de las terribles consecuencias del pecado nunca se hubieran conocido, si no fuera porque el remedio provisto era de un valor infinito” (SP 2:11).

La fe en la expiación y la intercesión de Cristo nos mantendrá firmes e inconmovibles en medio de las tentaciones que abundan en la iglesia militante”.–Elena G. de White, Comentario bíblico adventista, 7A:482

Preguntas para Dialogar:

  1. Repasa brevemente el libro de Hebreos. ¿Cuáles son todas las ocasiones en el libro que se nos llama para actuar de ciertas maneras, maneras que resultan directamente de nuestra fe?
  2. Medita en la idea de que tenemos pleno acceso a Dios. ¿Qué significa esto? ¿Cómo debería influir esto sobre nuestras vidas, especialmente en tiempos de tentación o de desánimo sobre nuestra condición espiritual?
  3. ¿Cuál es la diferencia entre “plena certidumbre” de fe y una actitud presuntuosa?
  4. Medita en la siguiente línea tomada de la cita de Elena de White de la sección del viernes para estudiar: “La extensión de las terribles consecuencias del pecado nunca se hubieran conocido, si no fuera porque el remedio provisto era de valor infinito”. ¿Qué nos dice eso acerca de cuán malo es el pecado que costó algo de “valor infinito”, la vida de Jesús? ¿Cómo entendemos la idea de “valor infinito”? ¿Cómo nos ayuda a captar esta asombrosa verdad el hecho de que Jesús es el Creador? Sabiendo estas cosas, ¿cómo no serán transformadas nuestras vidas? ¿Cómo podemos saber estas cosas y no querer enseñarlas a otros?
  5. ¿Cómo podemos desarrollar amistades espirituales en las que nos animamos unos a otros a ser más amantes y a vivir una vida de buenas obras? ¿Qué beneficios espirituales obtienes de “congregarte” con otros? ¿Qué te perderías si no pudieras adorar con otros cristianos en la iglesia?
1 comment… add one
  • Gracias a mi Dios x ese grande amor q tiene para mi y para ti.

    Reply

Leave a Comment