Leccion 11 Edicion para Maestros – Visiones de esperanza (Zacarías) – Sabado 15 de Junio

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2013

Visiones de esperanza (Zacarías)

 

Lección 11: Para el 15 de junio de 2013

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Zacarías 3:10.

 

Enseña a tu clase a:

Saber con certeza que, si Dios puede controlar naciones, también puede controlar la vida de sus hijos. Recordar siempre que Dios conoce el futuro.

Sentir confianza en que Dios nos perdona y nos restaura a una nueva vida. Él concentra su atención especial en los líderes espirituales, a fin de prepararlos para el ministerio.

Hacer: Aceptar que no podemos realizar solos cosas con poder y fortaleza. El Espíritu de Dios puede cambiar y realizar cosas que ningún otro puede hacer.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Poder visionario
    1. ¿De qué manera las vislumbres de Dios con respecto al futuro pueden ayudarnos a orientarnos en el tiempo y en nuestra vida personal?
    2. ¿Por qué las acciones pasadas de Dios son relevantes para nosotros hoy?
    3. ¿De qué forma entiendes el poder que viene junto con tener una visión correcta de la vida?
  2. Sentir: El poder purificador de Dios
    1. ¿Por qué aun los líderes de la iglesia necesitan ser purificados?
    2. ¿Por qué solo Dios puede quitarnos nuestros pecados?
    3. ¿De qué modo podemos estar seguros que Dios nos perdonó? ¿Cómo y cuándo puedes tener la seguridad del perdón?
  3. Hacer: Vivir con poder espiritual
    1. ¿Por qué tan a menudo nos sentimos débiles?
    2. ¿Qué diferencia marca el Espíritu de Dios en nuestra vida, nuestra iglesia y nuestra comunidad?
    3. ¿Cómo podemos ponernos a disposición del Espíritu de modo que pueda usarnos para realizar sus propósitos?

 

Resumen

La Palabra de Dios, el perdón y la presencia del Espíritu de Dios son elementos vitales en nuestra existencia. Esta combinación trae vida verdadera. Dios quiere ayudar a su pueblo en sus luchas, y darles la victoria sobre las tentaciones y el pecado.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Dios está en el control de la historia y de las vidas individuales. Él justifica, santifica, y dirige a las personas a una vida obediente, alegre y ética. Nos anima a buscarlo a fin de tener el poder de hacer su voluntad.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Texto destacado: Zacarías 4:6.

Diálogo inicial: Un profeta es un vocero de Dios con gran autoridad. Pero ¿sobre qué hecho se basa esa autoridad? ¿Por qué es importante tomar en serio el mensaje del profeta?

Preguntas para dialogar:

  1. A pesar de todas las promesas de Dios de ayudar y guiar, ¿por qué seguimos siendo espiritualmente impotentes y, a menudo, caemos presa de nuestras propias debilidades? ¿De qué forma podemos cambiar eso?
  2. Dios dice que su obra no puede ser realizada “con ejército, ni con fuerza”, sino “con mi Espíritu” (Zac. 4:6). ¿Qué realza esto acerca de la naturaleza del Espíritu de Jehová?

 

PASO 2: ¡Explora!

 

Comentario de la Biblia

El nombre Zacarías significa “Jehová recuerda”. Dios recuerda sus promesas, y las cumplirá. Recuerda a su pueblo y sabe de sus sufrimientos, pero también conoce sus pecados y quiere liberarlos del poder del mal. Recuerda su compromiso de enviar la Simiente prometida, que derrotará a Satanás (Gén. 3:15). Recuerda su promesa de establecer su Reino eterno basado en el amor, la justicia, la verdad y la libertad.

I. Ocho visiones en la noche

(Repasa, con tu clase, Zac. 3:1-10.)

El mensaje de los primeros seis capítulos de Zacarías es bastante sencillo: es tiempo de reconstruir el templo. Esta apelación fue la comunicación principal detrás de una serie de ocho visiones breves que Dios le dio a Zacarías a fin de ayudarle a entender, desde una perspectiva más amplia, la situación contemporánea del pueblo de Dios. Cada visión comprometió al profeta en un razonamiento que profundizó su comprensión del mensaje. Fueron escritas en un orden quiástico (una estructura de espejo), que significa que la primera visión se corresponde con la última, la octava; la segunda con la séptima; la tercera con la sexta; y finalmente, en el clímax está la cuarta, acompañada por la quinta. Estos pares también tratan de temas relacionados, que están ordenados cronológicamente en un orden invertido. Para resumir el mensaje de cada visión, podemos decir lo siguiente:

  1. La primera visión, acerca del hombre entre los árboles de mirto y cuatro caballos con sus jinetes (Zac. 1:7-11), trasmite la idea de que estos caballos recorrieron toda la tierra, y sus jinetes declararon que la tierra estaba en paz (vers. 11). Entonces, ese era el momento apropiado para trabajar en el proyecto de Dios; es decir, en edificar su casa, pues nadie tenía el poder de detenerla. Dios había establecido la paz.
  2. La segunda visión, acerca de “cuatro cuernos”(Zac. 1:18-21), describe cómo los artesanos los quebraron. Dios reveló el fin de la causa política para el exilio. Estos poderes fueron derribados porque eran estorbos para la construcción del Templo.
  3. La tercera visión, acerca del “hombre con un cordel de medir”(Zac. 2:1-5), señala la abundante bendición de Dios: “Yo seré para ella […] muro de fuego alrededor [de Jerusalén]”, “y para gloria estaré en medio de ella” (vers. 5).
  4. La cuarta visión, acerca del perdón de Dios dado a Josué (Zac. 3:1-10), está en el centro de las ocho visiones. Satanás acusó a Josué, el sumo sacerdote, cuyo manto sacerdotal estaba sucio y representaba la inmundicia del pecado. Pero, el “Ángel de Jehová”, que sin duda es Jesucristo antes de la encarnación, ordenó que se le quitaran las vestimentas sucias, y le aseguró a Josué: “Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala” (Zac. 3:4). Dios entonces volvió a comisionar a Josué para que ministrara en el templo y anunciara una magnífica profecía acerca del Mesías. Josué es gratuitamente perdonado y proclamado justo, porque Dios así lo declaró. Sobre esta base, él experimenta la seguridad del perdón y el gozo de la salvación.
  5. La quinta visión, acerca de que Dios le dio poder a Zorobabel (Zac. 4:1-14), también se encuentra en el centro del mensaje de Zacarías, junto con la cuarta visión. Dios le da su Espíritu a Zorobabel para edificar el templo; así, lo fortalece para realizar la voluntad de Dios. Esta visión acerca del candelabro de oro y el aceite pone el énfasis en la obra del Espíritu de Dios, que santifica. Solo el Espíritu Santo puede cambiar y mover la obra de Dios de una manera eficiente.
  6. La sexta visión, acerca del “rollo que volaba”(Zac. 5:1-4), muestra que la maldición fue medida y que Dios mismo castiga la iniquidad.
  7. La séptima visión, acerca de “una mujer sentada en medio de aquel efa [canasta]”(Zac. 5:5-11), explica la razón espiritual para el exilio. Dios reveló la impiedad del pueblo que los condujo a la cautividad babilónica.
  8. La octava visión, acerca de “cuatro carros”(Zac. 6:1-8), proclama lo opuesto de la primera visión. El último mensaje es acerca de guerra y agitación en el mundo; pero Dios intervendría y su Espíritu traería paz.

Para comprender bien el mensaje de estas visiones, necesitamos darnos cuenta de que las primeras cuatro visiones muestran el efecto y que las cuatro últimas describen las condiciones que llevaron a esos resultados. Así, las visiones deberían estudiarse en una secuencia invertida. Uno debe comenzar con la última visión e ir a la primera (de la guerra a la paz), continuar con la séptima y luego examinar la segunda (de la causa religiosa para el exilio a la razón política), luego investigar la sexta visión y seguir con la tercera (moverse de las maldiciones y el castigo a la inmensa bendición de Dios). Y en el centro de estas visiones están la cuarta y quinta. Dios primero capacita a Zorobabel para edificar el templo, y luego limpia al sumo sacerdote Josué para servir en ese Santuario. De la primera a la última, y de la última a la primera, Dios está en acción. Se revelan y vindican su amor, su gracia y su justicia.

Fuera de esta situación histórica, en nuestra vida personal primero necesitamos experimentar el amor de Dios que toca nuestro corazón. Luego, vivenciar su perdón y purificación. Y finalmente, recibimos su capacitación por medio del Espíritu Santo, a fin de ser santificados y, gradualmente, transformados a su imagen. Así, podremos obedecerlo y seguir su Ley, testificar de él, y servir a otros generosamente.

Considera: ¿Por qué Dios comunica su mensaje a los profetas por medio de visiones y sueños, y no hablándoles directamente? Analiza si crees que es un nivel más elevado y preferible de comunicación o no, y por qué.

Pregunta para dialogar: Dios se identifica con su pueblo tan estrechamente que declara: “El que os toca, toca a la niña de su ojo [de Dios]” (Zac. 2:8). ¿Qué otros ejemplos en las Escrituras puedes encontrar de esta unidad íntima entre Dios/Cristo y sus seguidores? Considera, por ejemplo, los siguientes textos: Mateo 25:40 y 45; y Hechos 9:4 y 5.

II. Dios estimula el hacer el bien

(Repasa, con tu clase, Zac. 7:9, 10.)
En vista de la ayuda e intervención de Dios en favor de su pueblo, los creyentes están bien motivados y capacitados para hacer el bien.

De acuerdo con los capítulos 7 y 8, Dios llama a su pueblo a vivir vidas morales: “Así habló Jehová de los ejércitos, diciendo: Juzgad conforme a la verdad, y haced misericordia y piedad cada cual con su hermano; no oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano” (Zac. 7:9, 10). En el capítulo 8, Zacarías acentúa el discurso de Dios: “Hablad verdad cada cual con su prójimo; juzgad según la verdad y lo conducente a la paz en vuestras puertas; y ninguno de vosotros piense mal en su corazón contra su prójimo, ni améis el juramento falso; porque todas estas son cosas que aborrezco, dice Jehová” (Zac. 8:16-18).

El principio de la vida cristiana siempre es el mismo. Una vez que somos salvos, queremos obedecer a Dios y vivir en armonía con su Ley. Los mandatos de Dios llegan a ser una parte integral de los redimidos.

Pregunta para dialogar: De acuerdo con Zacarías 8:20 al 22, muchas personas y naciones poderosas buscarán a Jehová de los ejércitos. En este pasaje hay una declaración notable, hecha en el contexto de tomar la decisión de ir a Jerusalén para buscar a Jehová: “Yo también iré” (Zac. 8:21). ¿En qué forma el ejemplo personal influye sobre otros para seguir a Dios?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: En última instancia, el Espíritu Santo es el autor de los libros bíblicos (2 Tim. 3:16, 17; 2 Ped. 1:20, 21). ¿De qué modo podemos estar en armonía con él a fin de comprender correctamente la Palabra de Dios?

Aplicación para la vida:

Estudia con diligencia, y descubre similitudes y diferencias entre la justificación y la santificación, ambas por la gracia de Dios por medio de la fe. ¿Por qué necesitamos ambas cosas: el manto blanco de la justicia de Cristo y el aceite del Espíritu Santo?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Haz preguntas a tu clase para descubrir de qué maneras estudian las Sagradas Escrituras a fin de escuchar la voz de Dios para sí mismos. Proporciona unos pocos principios sencillos de interpretación con respecto a la forma de leer la Biblia y descubrir su significado.

Actividad:

El libro de Zacarías ha traído consuelo, ánimo y paz a muchos estudiantes de la Biblia. leccion-maestros¿Qué pasajes de este libro te hablan con mayor fuerza a ti? ¿Qué soluciones personales te ha dado la Biblia para los problemas en tu vida? Comparte tu experiencia con los demás.

1 comment… add one
  • Dios siempre nos recuerda y siempre nos va ah recordar a sus hijos aun siendo pecadores en esta vida que va por delante y nos perdona también nos llena de amor.

    Reply

Leave a Comment