Jonathan Gallagher Lección 8. Misión en favor de los necesitados (4T 2023 – Misión de Dios – Mi misión)

Leccion 8. Misión en favor de los necesitados (4T 2023—La misión de Dios – Mi misión)

Textos bíblicos:Lucas 5:17–26, Juan 5:1–9, Deut. 10:19, Lev. 23:22, Mateo 25:34–40, Juan
15:13.

Citas
• El juicio es la objetivación prohibida de la otra persona que destruye el amor incondicional. No me está prohibido tener mis propios pensamientos sobre la otra persona, darme cuenta de sus defectos, sino sólo en la medida en que me ofrezca una ocasión para el perdón y el amor incondicional, como me demuestra Jesús. Dietrich Bonhoeffer
• Todo el mundo se siente marginado porque el mundo es tan grande y cada huella dactilar es tan inmensamente diferente de las demás, y sin embargo tenemos estas normas y creencias, y sistemas dogmáticos de juicio y clasificación, en casi todas las sociedades del mundo. Ezra Miller
• En un universo en expansión, el tiempo está del lado de los marginados. Los que una vez habitaron los suburbios del desprecio humano descubren que, sin cambiar de dirección, acaban viviendo en la metrópolis. Quentin Crisp
• No hay necesidad de maldecir a Dios si eres un patito feo. Él elige a los que son lo bastante fuertes para soportarlo, para que puedan guiar a otros que han sentido lo mismo. Criss Jami
• Jesús… se relacionaba con los marginados; hablaba con ellos, los tocaba, comía con ellos, los amaba. John Ortberg

Para debatir
¿Por qué preocuparnos por los pobres y los necesitados? ¿En qué nos ayuda la forma en que Jesús trataba a los que le rodeaban? ¿Cómo decidimos quién es importante y quién no?
¿Vemos realmente a todos como nuestros semejantes? ¿Cómo nos vemos a nosotros mismos: a veces no encajamos y podemos entender algo de lo que es ser pobre?

Resumen bíblico
Lucas 5:17-26 es la historia de los hombres que rasgaron el tejado para poder llevar a su amigo enfermo ante Jesús para que lo curara. Jesús cura al paralítico en sábado en Juan 5:1-9. Dios dice a los israelitas: “Vosotros también debéis amar al extranjero, porque vosotros mismos fuisteis extranjeros en Egipto” Deuteronomio 10:19. Deben dejar las sobras de la cosecha para los pobres y los extranjeros (Levítico 23:22). Jesús explica que las “ovejas” son alabadas por lo que han hecho por los pobres y los necesitados (Mateo 25:34-40). “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos” Juan 15:13.

Comentario
Todos tenemos tendencias discriminatorias y reflejamos las ideas de nuestras propias sociedades. Sin embargo, la Biblia nos dice que no hay judío ni griego. Tampoco debemos despreciar a nadie, sea cual sea su situación en la vida, especialmente si tiene menos bienes de este mundo que nosotros.
En el contexto de la gran controversia vemos que la discriminación no es más que otra de las mentiras de los Engañadores, otra forma de sembrar cizaña entre el trigo y crear conflicto y caos. Nuestro papel es demostrar estas verdades fundamentales que se elevan por encima de tales distracciones, y revelar al Dios que es el creador de todo, y padre de toda nación, tribu, lengua y pueblo. Sólo en la medida en que prevalezca la verdad de Dios podremos tener verdadera unidad y armonía, sólo por este amor que Dios nos da los unos a los otros sabrán todas las personas que realmente somos discípulos de Dios.
Es fascinante ver con qué gracia trataba Jesús a los que su sociedad consideraba marginados: leprosos, recaudadores de impuestos, prostitutas, extranjeros… En su trato con los leprosos, Jesús no los trata como los demás. Incluso los toca, mostrando su cuidado y preocupación por un grupo de marginados que eran a la vez maltratados y temidos.
Jesús dejó claro que maltratar a los pobres era una ofensa para Dios. Y al final, Jesús tuvo que decir a los suyos, que no le habían recibido, que su casa les quedaba “desolada”. ¡Qué tragedia para quienes se suponía que debían representar verdaderamente a Dios ante el resto del mundo! La visión de Pedro de la sábana con bestias inmundas muestra que Dios no tiene favoritos, y que desea invitar a todos a recibir la salvación sanadora.
Necesitamos preguntarnos Para debatir como: Cuando se trata de representar la verdad sobre Dios y su carácter, ¿parece que algunos grupos son más tolerantes? ¿Existen rasgos específicos que conducen a actitudes y decisiones generales? Si es así, ¿cómo combatimos esos “rasgos” para que cada uno pueda tomar una decisión informada sobre Dios? ¿Cómo representamos mejor a Dios ante todo el mundo que nos rodea? ¿De qué manera estoy contribuyendo al bienestar de los necesitados? (y no estamos hablando sólo de dinero). ¿Cuándo fue la última vez que realmente ayudé a alguien a tener una vida más abundante en Jesús? Esa es una pregunta que realmente nos molesta a todos. Porque se mete bajo la piel de nuestra comodidad, invade nuestra zona de confort, y nos hace enfrentar la realidad de este mundo y lo que Dios quiere hacer a través de nosotros. Jesús nos dice que demos nuestro abrigo, y también nuestra camisa. Da tu dinero a los pobres. Son invitaciones al servicio en la comunión de la amistad: porque Jesús ya no nos llama siervos, sino amigos. Hemos de ser amigos en la difusión de su evangelio de buenas noticias a los necesitados.
Demasiado y con demasiada frecuencia la historia gira en torno a nosotros. Ni siquiera contamos la historia correcta. Es hora de renunciar a nosotros mismos y devolvérselo a Dios. Devolver lo que más valoramos: todas las tonterías del mundo que han invadido nuestras vidas y cambiarlas por el tesoro que no se oxida ni se pudre. A pesar de todas nuestras técnicas y programas, necesitamos volver a la verdad sobre Dios, tal como es en Jesús.

Comentarios de Elena de White
Cristo vino a predicar el Evangelio a los pobres. Llegó a la gente allí donde estaba. Llevó la verdad simple y sencilla a su comprensión. ¡Qué sencillo era su lenguaje! Hasta los más pobres, los ignorantes y los indoctos podían entenderle. Nadie necesitaba acudir a un diccionario para obtener el significado de los títulos o palabras altisonantes que salían de los labios del Maestro más grande que el mundo haya conocido. Mientras los sacerdotes, los gobernantes y los expositores de la ley se consideraban a sí mismos como los únicos maestros del pueblo, él les dijo a estos rabinos eruditos que eran ignorantes de las Escrituras y del poder de Dios. {RH, 19 de julio de 1887.}
A través de Jesús los hombres pueden poseer un espíritu de tierna piedad hacia los necesitados y angustiados… Descendió a la más baja humillación y fue obediente hasta la muerte, y muerte de cruz, para exaltarnos a ser coherederos suyos. El mundo entero tenía necesidad de lo que sólo Cristo podía darle. No se apartó de los que le pedían ayuda. No hizo lo que muchos hacen ahora, decir: “Quisiera que no me molestaran con sus asuntos. Quiero atesorar mis medios,
invertirlos en casas y tierras”. Jesús, la Majestad del cielo, se apartó del esplendor de Su hogar celestial, y en el bondadoso propósito de Su corazón demostró el carácter de Dios a los hombres de todo el mundo. {MyLifeToday, p. 244.2} ¿Aprenderá alguna vez el mundo cristiano que el alma debe ser refinada de la escoria del egoísmo antes de que Cristo pueda ser representado en su carácter? ¿Pueden retener algo aquellos que conocen la bendición de dar? ¿Se dirá de los profesos creyentes en Jesucristo que se avergüenza de llamarlos hermanos? El egoísmo, la codicia, el orgullo y la vanidad desfiguran a Cristo ante el mundo. El nombre de cristiano es aplicado por el mundo a hombres y mujeres que no son nombrados así en los libros del cielo. En el registro de arriba está escrito de ellos:
“Pesados en la balanza del santuario, y hallados faltos”. El espíritu mundano que lleva al profeso pueblo de Dios a apropiarse indebidamente de los bienes de su Señor hace que traigan reproche sobre el nombre de Aquel que ha ejercido ilimitada beneficencia hacia los hijos de los hombres. El carácter de Dios es falsificado ante el mundo por aquellos que retienen los medios confiados
por su Señor para fines benévolos; porque no representan a aquel que “tanto amó al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.”{MM, 1 de noviembre de 1894}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2023
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.