Jonathan Gallagher – Leccion 4. Ser y hacer (4T 2014—Santiago) – para 18 de Octubre

Leccion 4. Ser y hacer (4T 2014—Santiago)

Textos bíblicos: Santiago 1:22-24; Mateo 19:16–22; Lucas 6:27–38; Romanos 8:2–4;
12:9–18; 2 Pedro 1:4.

Citas
• Hay que renunciar a la vida que hemos planeado para tener la vida que nos espera.
Joseph Campbell
• Haz lo que puedas con lo que tengas, donde estés. Theodore Roosevelt
• Cuánto dolor nos han costado los males que nunca han sucedido. Thomas
Jefferson
• Sé lo que eres. Ese es el primer paso para llegar a ser mejor de lo que eres. Julius
Hare
• Dondequiera que vayas, ve con todo tu corazón. Confucio
• No tenemos que ver la escalera completa. Simplemente tome el primer paso.
Martin Luther King, Jr.
• Puede ser difícil que un huevo se convierta en un pájaro: sería más difícil aun que
aprendiera a volar sin dejar de ser un huevo. Somos como los huevos hoy en día.
Y definitivamente no podemos continuar siendo apenas un huevo decente y
ordinario. Debemos ser incubados o podrirnos. C. S. Lewis

Para debatir
¿Realmente podemos separar lo que somos de lo que hacemos? ¿Qué tipo de
imagen tenemos de nosotros mismos? ¿Cuál es la base misma de lo que somos y, por lo
tanto, de nuestra forma de actuar? ¿Cómo podemos estar seguros de que nuestro amor es
verdadero? ¿Cuál es el conflicto fundamental que se revela en la historia del joven rico?
¿Qué quiere decir que vamos a participar de la naturaleza divina?

Resumen bíblico
Pero sean hacedores de la palabra y no solamente oidores, engañándose a ustedes
mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es
semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera
a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Santiago 1:22-24. ¡Este es un gran punto de
vista sobre lo que somos! La historia del joven rico en Mateo 19:16-22 revela la
diferencia entre ser y hacer, y las motivaciones de nuestra vida… Las razones más
profundas de lo que hacemos se detallan en Lucas 6:27-38. Jesús aclara: “Si ustedes
aman a quienes los aman, ¿por qué merecerían algún crédito por ello? Hasta los
pecadores aman a quienes los aman. 33Si ustedes hacen el bien a quienes les hacen el
bien, ¿Por qué merecerían algún crédito por eso también? Los pecadores también hacen
eso.” Lucas 6:32, 33 FBV. De modo que debemos amar a nuestros enemigos, ser
compasivos, y no lanzar juicios. “La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha
librado de la ley del pecado y de la muerte.” Romanos 8:2 FBV. En Romanos 12:9-18
Pablo nos presenta un gran resumen de lo que debemos ser. Las siguientes palabras son
de especial importancia: “El amor debe ser genuino. Odien el mal; aférrense firmemente
a lo que es bueno. Dedíquense completamente unos a otros con amor fraternal, valorando
a otros más que a ustedes mismos.” Romanos 12:9, 10 FBV. Como resultado de ello
seremos partícipes de la naturaleza divina (2 Pedro 1:4).

Comentario
La pregunta fundamental es quiénes somos y cómo actuamos. A menudo nos
definimos a nosotros mismos por lo que hacemos y no por lo que somos. Sin embargo,
como nos lo aclara Santiago, lo que somos se ve como resultado en lo que hacemos,
aunque lo que hacemos, sin duda es muy importante y refleja nuestros motivos y
prioridades.
Nuestra confianza en Dios tiene resultados. Hacemos algo. Nuestras creencias
tienen consecuencias, por ello estamos seguros de lo que creemos que es correcto es tan
importante. No se puede “simplemente creer” sin preguntarnos “¿creer en qué?” No nos
limitamos a escuchar y aceptar, sino que actuamos con base en lo que oímos, en que
ahora hemos llegado a ser hijos fieles de nuestro Padre celestial.
¡La gran buena noticia es que no se trata de nosotros! “No nos predicamos a
nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor. De hecho, nosotros no somos más que
servidores de ustedes por causa de Jesús. Porque el Dios que dijo: ‘resplandezca luz en
las tinieblas,’ hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de
Dios que resplandece en el rostro de Jesucristo. Pero tenemos este tesoro en vasijas de
barro, para demostrar que este poder supremo viene de Dios y no de nosotros” 2
Corintios 4:5-7 FBV.
¡Somos los vasos de barro que contienen el tesoro del evangelio! Es gracias a la
increíble condescendencia de Dios que se nos concede este inmenso privilegio, pero el
valor no está en las vasijas de barro… Somos simplemente los “recipientes” de la gracia
salvadora de Dios y él es el que se reivindica en su “ser y hacer.” ¡Que podamos
deleitarnos en ser parte de esta demostración que revela que Dios es completamente
honesto y verdadero, amoroso y compasivo, que ofrece sanidad, misericordia y
compasión a todos los que vienen a él!

Comentarios de Elena de White
Hoy en día se pronuncian desde los púlpitos las siguientes palabras: “Crean, tan
solo crean. Tengan fe en Cristo; no tienen nada que hacer con la antigua ley; tan solo
confíen en Cristo”. Cuán diferentes son estas palabras de las del apóstol que declara que
la fe sin obras es muerta. Él dice: “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente
oidores, engañándoos a vosotros mismos”. Santiago 1:22. Debemos poseer la fe que obra
por amor y purifica el alma. Muchos procuran sustituir una fe superficial con una vida
recta y piensan que por medio de esto obtendrán la salvación. {Fe y Obras, p. 92}
“Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante
al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley,
la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra,
éste será bienaventurado en lo que hace. Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no
refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana. La religión pura
y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus
tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo”.

Esta es la palabra del Dios vivo. La ley es el gran espejo moral de Dios. El
hombre ha de comparar sus palabras, su espíritu, sus actos con la Palabra de Dios. Si
decidimos que en estos últimos días no tenemos una obra asignada que escapa al
programa regular de las iglesias nominales, seremos grandemente chasqueados. El gran
asunto que ha de investigarse, pesarse y decidirse, es: ¿Qué puedo hacer para alcanzar a
las almas perdidas? Dios exige que los adventistas realicen una obra que no necesito
definir. A menos que la obra se efectúe en primer término en sus propios corazones, todas
las instrucciones específicas que puedan darse para señalar la conducta será trabajo vano.
{Testimonios para los Ministros, p. 125}

Jonathan Gallagher escuela sabaticaPreparado y escrito por:  © Jonathan Gallagher 2014
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

 

1 comment… add one
  • Le doy gracias a Dios….porque pone en el corazon de uds de compartir sus conocimientos con nosotros que tenemos cada dia ese deseo de aprender mas de nuestro Creador..que Dios los siga bendiciendo al Dr Jonathan Gallagher y a su traductora Shelly De Avila ….bendiciones y que Jehova haga resplandecer su rostro sobre cada uno de uds…su hermana en Cristo..!

    Reply

Leave a Comment