Jonathan Gallagher Lección 13 “Permanezca el amor fraternal” 1er Trimestre del 2022

13. Permanezca el amor fraternal (1T 2022—En estos postreros días: El mensaje de hebreos)

Textos bíblicos: Hebreos 13; Rom. 12:13; Efe. 5:3–5; 1 Pedro 5:1–4; Hebreos 2:9; Hebreos 4:16; Gal. 2:20.

Citas

  • Aunque ahora estoy lleno de esperanza, pero el final depende de Dios. Píndaro, C5 a.C.
  • Al principio esperamos demasiado, después no lo suficiente. Philibert Joseph Roux
  • La esperanza es un gran falsificador de la verdad. Gracian
  • La esperanza es sólo la fe en relación con el futuro. Ludwig Feuerbach
  • La esperanza es un buen desayuno, pero una mala cena. Francis Bacon
  • Los miserables no tienen otra medicina que la esperanza. William Shakespeare
  • En todas las cosas es mejor esperar que desesperar. Johann Wolfgang von Goethe
  • Las esperanzas extremas nacen de la miseria extrema. Bertrand Russell
  • El hombre está, propiamente hablando, basado en la esperanza; no tiene otra posesión que la esperanza; este mundo suyo es enfáticamente el lugar de la esperanza. Thomas Carlyle
  • La esperanza es como el sol, que, mientras viajamos hacia él, arroja la sombra de nuestra carga detrás de nosotros. Samuel Smiles
  • Dios en su propio ser es el futuro del mundo. Wolfhart Pannenberg

 

Para debatir
¿De qué manera es Jesús nuestro futuro? ¿Cómo equilibramos la perspectiva de futuro con las necesidades del presente? ¿Qué tiene que ver el futuro con lo que dice Hebreos? ¿Nos preocupamos por el futuro en detrimento de las exigencias urgentes del presente, o es al revés? ¿Cómo nos ocupamos “hasta que yo venga”? ¿Qué es lo que más esperamos? ¿La ciudad de las calles de oro?

Resumen bíblico
Las últimas palabras de Pablo a su audiencia en Hebreos 13 abarcan muchos temas, como el amor fraternal, el recuerdo de los que sufren, la fidelidad en el matrimonio, la confianza en Dios y no en el dinero, el compromiso con los líderes cristianos, el evitar la herejía, el aferrarse a la esperanza y una petición de oraciones personales para él. Rom. 12:13 nos dice que debemos cuidar de los necesitados. Ef. 5:3-5 advierte contra la inmoralidad sexual. 1 Pedro 5:1-4 anima a los ancianos a cuidar del rebaño de Dios. Jesús murió para que pudiéramos vivir (Hebreos 2:9). “Así que deberíamos acercarnos confiados a Dios, en su trono de gracia, para recibir misericordia, y descubrir la gracia que nos ayuda cuando realmente la necesitamos.”. Hebreos 4:16 VBL. “La vida que ahora vivo en este cuerpo, la vivo confiando en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó por mí”. Gal. 2:20 VBL.

 

Comentario
La esperanza es un aspecto esencial de Hebreos. Tendemos a considerar el tema principal como centrado en los sistemas ceremoniales del pasado, pero Pablo se empeña en subrayar la perspectiva de futuro. Habla con frecuencia de la esperanza, y es útil repasar lo que dice “Nos aferramos con confianza a la esperanza en la que nos jactamos de creer” (3:6). “Confiad en la esperanza de Dios hasta que se cumpla” (6:11). “Aferrados a la esperanza que Dios nos ha presentado. Esta esperanza es nuestro ancla espiritual” (6:18-19). “Una esperanza mejor por la que podemos acercarnos a Dios” (7:19). “Aferrémonos a la esperanza que les contamos a los demás” (10:23). “Nuestra confianza en Dios es la garantía de lo que esperamos, la evidencia de lo que no podemos ver” (11:1)
En el capítulo actual, escribe que “buscamos el hogar que aún está por llegar” (13:14). El aspecto esencial de nuestra relación continua con nuestro amado Señor es que no llegará a su fin, ni siquiera con la muerte. La garantía -la promesa- es que tenemos una eternidad que esperar, una eternidad que no se verá empañada por el pecado y la rebelión, sino por una comprensión cada vez mayor de la verdad y un amor cada vez más profundo. Porque, ¿qué sería la vida si sólo fuera esto? Nuestra esperanza está en Dios mismo, y en su deseo de restaurar la armonía y la paz en todo su universo. “Nada que valga la pena se completa en nuestra vida; por lo tanto, debemos ser salvados por la esperanza. Nada verdadero, bello o bueno tiene un sentido completo en cualquier contexto inmediato de la historia; por lo tanto, debemos ser salvados por la fe. Nada de lo que hagamos, por muy virtuoso que sea, puede realizarse por sí solo; por tanto, nos salva el amor”. Reinhold Niebuhr.

La verdad es que la vida eterna está asegurada, si permitimos que Dios nos ponga a bien con él a través de su gracia. Esta transformación se logrará finalmente en la segunda venida, ese día que todos esperamos. Porque, en contraste con todas las esperanzas del mundo, ésta es la única esperanza. Esta es la esperanza, porque Dios es nuestra esperanza, y nosotros nos salvamos por la esperanza (véase Romanos 8:24).
Mientras que las esperanzas de este mundo se consideran vanas y deficientes, Pablo identifica la perspectiva cristiana como la esperanza bendita (Tito 2:13), una esperanza segura y cierta (Hebreos 6:19). La certeza se basa en las promesas de Dios mismo, y porque él es digno de confianza, y porque ya lo conocemos y confiamos en él. Nuestra esperanza se centra en la persona que creemos que es Dios.
Por eso, aunque Pablo incluye en este último capítulo muchos consejos sobre la forma de vivir el presente, nos pide que recordemos que tenemos un futuro con Dios. Que realmente queramos tener esta esperanza, que deseemos estar con nuestro Dios bondadoso por toda la eternidad, y que nos aferremos a esta esperanza viva hasta el final. Nuestra responsabilidad es conocer a Dios ahora, entrar en una confianza amorosa como su verdadero amigo, y planificar nuestro futuro con nuestro amoroso Señor. Porque al final, “el futuro pertenece a los que son de Dios. Esto es la esperanza”. W.T. Purkiser. O para usar las palabras de Corrie Ten Boom, “Nunca tengas miedo de confiar un futuro desconocido en manos de un Dios conocido”. “¡Que el Dios de esperanza los llene por completo de todo gozo y paz, como sus creyentes, a fin de que puedan rebosar de esperanza por el poder del Espíritu Santo!”(Romanos 15:13 VBL).

 

Comentarios de Elena de White
El cielo, anhelo el cielo; Cristo es el centro de atracción. Nuestro estado futuro es una continuación de nuestro trabajo de acercamiento a Dios en el tiempo de prueba. El cielo es el cercamiento incesante a Dios por medio de Jesucristo. Cuanto más tiempo estemos en el cielo de la bienaventuranza, más y más gloria se nos abrirá; y cuanto más conozcamos a Dios, más intensa será nuestra felicidad–Ms 14, 1895, pp. 1, 2. (Sin título, 10 de agosto de 1895.) {Traducción libre de Manuscript Releases, 4.1} Cristo ha sido para estos fieles seguidores un compañero de cada día, un amigo familiar.
Han vivido en una estrecha y constante comunión con Dios. Sobre ellos apareció la gloria del Señor. En ellos se ha reflejado la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo. Ahora se gozan en los no empañados rayos del resplandor de la gloria del Rey en su majestad. Están preparados para la comunión del cielo, porque tienen el cielo en sus corazones. Un poco más, y veremos al Rey en su hermosura. Un poco más, y él enjugará toda lágrima de nuestros ojos… Entonces innumerables voces entonarán el himno: “He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios”. Apocalipsis 21:3” {La Maravillosa Gracia de Dios, p. 358.5}

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.