Jonathan Gallagher – Leccion 12. Muerte y resurrección (3T 2014—Enseñanzas de Jesús)

Leccion 12. La muerte y la resurrección (3T 2014—Enseñanzas de Jesús)

Textos bíblicos Juan 11:11, 25; Juan 1:1–4; Lucas 8:54, 55; Juan 5:28, 29; Mateo 5:22,
29; Juan 11:38–44.

Citas
• La muerte y lo que está más allá demostrará quién es sabio y quién es tonto.
William S. Plumer
• Si se elimina el hecho de la resurrección, también se elimina la Cruz, pues ambos
se erigen y caen juntos, y tendríamos que buscar un nuevo centro para que el
mensaje del evangelio. Hans Urs von Balthasar
• La resurrección completa la inauguración del reino de Dios… Es el
acontecimiento decisivo que demuestra que el reino de Dios realmente ha iniciado
en la tierra así como en el cielo. N.T. Wright
• Si Jesús resucitó de entre los muertos, entonces tenemos que aceptar todo lo que
dijo; y si no se levantó de entre los muertos, entonces ¿por qué preocuparse por lo
que dijo? El asunto no depende de si nos gustan o no sus enseñanzas, sino si él se
levantó o no de entre los muertos. Timoteo Keller
• Para mí la demanda más radical de la fe cristiana se encuentra en tener el coraje
de decir sí a la presente resurrección de Jesucristo. Brennan Manning

Para debatir
¿Por qué es tan importante la muerte y la resurrección de Jesús? ¿No era
suficiente su enseñanza? ¿Por qué Jesús explicaba a sus discípulos lo que se avecinaba?
¿Qué significa la resurrección de Jesús para nosotros? ¿Cómo podemos explicar el
significado de la muerte y resurrección de Jesús? ¿Cómo serían los evangelios sin estos
últimos capítulos?

Resumen bíblico
En Juan 11:11 Jesús explica a sus discípulos que Lázaro ha muerto pero que irá a
resucitarlo. Más adelante, en el mismo capítulo, Jesús le dice a Marta: “Yo soy la
resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá aunque muera.” Juan 11:25 FBV. El
verbo, como Creador se afirma en Juan 1:1-4. En Lucas 8:54, 55Jesús trae a una niña de
vuelta a la vida. Jesús dice que todos serán resucitados (Juan 5:28, 29), unos para vida
eterna y otros para condenación. Finalmente, en Mateo 5:22, 29 Jesús habla de un futuro
juicio. La resurrección de Lázaro se registra en Juan 11:38-44.

Comentario
Jesús habló a menudo de la muerte y resurrección para preparar a sus discípulos
para lo que venía, y para revelar el plan de Dios para todos los que confían en Él, la
salvación en el presente, y la vida más allá de la tumba. La Cruz es la más completa
demostración de cuán lejos estuvo Dios dispuesto a ir para rescatarnos y atraernos de
nuevo a sí mismo.
En la Galería Nacional de Londres se pueden encontrar muchas representaciones
de Cristo en la Cruz. Retablos, miniaturas, grandes panoramas: todos representando este
acontecimiento central del cristianismo. Mientras consideraba una imagen
particularmente sentimental, escuché a un espectador que hacía este comentario a su
amigo:
“Todo esto es muy emocionante, pero ¿por qué lo hizo? ¿Por qué murió Cristo?
¿Para qué lo hizo?” A lo que le siguió una respuesta rápida: “¡Oh!, es como los
sacrificios paganos. Este fue el pago con sangre por la culpa, para apaciguar a un dios
enojado.”
Superando mi reserva propia de los británicos, me aventuré a sugerir que, por el
contrario, ese era Dios muriendo allí en la cruz, y que al hacer esto Dios como Jesús era
la Respuesta.
Ante esto, recibí la respuesta desdeñosa: “Si Jesús es la Respuesta, no entiendo la
Pregunta,” mientras se alejaban ambos, riendo.
Es triste. Pero la gente todavía no lo ve. Miran a la cruz con admiración por
muchas razones: como si fuera una fórmula mágica para ganar crédito con Dios, como si
fuera un talismán para alejar los malos espíritus, o incluso como si fuera un amuleto de la
suerte que se lleva alrededor del cuello. Pasan por alto el punto principal, ¡y hasta los
cristianos tienen la respuesta equivocada! En nuestras explicaciones sobre la Expiación
tenemos que asegurarnos de que no tergiversemos la más maravillosa demostración del
amor de Dios.
Cuando hablamos de la resurrección, para algunos siempre ha sido difícil aceptar
la verdad de semejante proposición. No es difícil creer en la muerte de Jesús, ya que la
muerte es el fin último de todos nosotros. Pero el mensaje del evangelio predicado por los
apóstoles fue la noticia sorprendente de que Jesús había resucitado de entre los muertos.
Sin la resurrección, como dice Pablo, nuestra fe es vana. La resurrección es la prueba
suprema de que Jesús es verdaderamente Dios, y que él ha ganado la victoria sobre la
muerte y el sepulcro. La gran buena noticia es que Jesús vive, y que él puede salvar, sanar
y resucitar a todos los que confían en él.

Comentario 2
A menos que entendamos lo que Dios nos estaba mostrando en la cruz, nunca
vamos a entenderlo a él ni tampoco su verdadera naturaleza. La cruz es la respuesta
divina a todas las críticas, los cargos y las tergiversaciones que han sido lanzados contra
Dios a través de las edades. La verdad de Dios está ahí. Él, la vida de todos, nuestro
Señor y Salvador, no arregló la manera en que iba a morir por temor a que fuera de otro
modo. No. Él aceptó y en la cruz soportó una muerte infligida por otros – otros que eran
sus enemigos especiales- una muerte que para ellos era sumamente terrible y de ninguna
manera habrían afrontado, y aun así él lo hizo a fin de que mediante la destrucción de esta
muerte, pudiéramos creer que él mismo es la Vida, y que se reconozca que el poder de la
muerte ha sido finalmente anulado. Por lo tanto, se ha producido una paradoja
maravillosa y poderosa, pues la muerte que creyeron infligirle como deshonra y desgracia
se ha convertido en el monumento glorioso a la derrota de la muerte. San Atanasio de
Alejandría c.296-373.

Comentarios de Elena de White
En el evangelio de la muerte y la resurrección de Cristo, así como la resurrección
de los muertos, la vida y la inmortalidad son traídas a la luz, y el reino de los cielos se
abre a todos los creyentes. {The Spirit of Prophecy, Vol. 3, p. 74}
Si por su muerte y resurrección él no hubiese abierto para nosotros la puerta de la
esperanza, no habríamos conocido más que los horrores de las tinieblas y las miserias de
la desesperación. En nuestro estado actual, favorecidos y bendecidos como nos vemos, no
podemos darnos cuenta de qué profundidades hemos sido rescatados. {Testimonios para
la Iglesia, Tomo 5, p. 296}
Ellos [los discípulos] razonaban a la luz de las Escrituras, como lo había hecho
Jesús cuando estaba con ellos, mostrando cómo cada especificación de la profecía
relativa a la primera venida de Cristo se había cumplido en la vida, muerte y resurrección
de Jesús. {The Spirit of Prophecy, p. 234}

Jonathan Gallagher escuela sabaticaPreparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2014
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment