Jonathan Gallagher Lección 1 “Rebelión en nuestro universo perfecto” 4to Trimestre del 2022

1. Rebelión en un universo perfecto (4T 2022—La vida eterna: Sobre la muerte, el estado de los muertos y la esperanza futura)

Textos bíblicos: 1 Juan 4:8, 16; 1 Juan 4:7–16; Ezequiel. 28:12–19; Isa. 14:12–15; Apocalipsis12.

Citas

  • ¿Por qué permite Dios el problema del mal? O, si Dios es omnipotente, en cuyo caso permiso y creación son lo mismo, ¿por qué lo creó Dios? Sir William Temple
  • El problema de la familia humana y la cuestión central de la teología del conflicto cósmico se centran en el carácter de Dios. SigveTonstad
  • La teología cristiana sólo puede entenderse si hemos incorporado una imagen más amplia de un conflicto celestial que se ha extendido al planeta tierra. Lo que descubriremos es que cuando incorporamos este conflicto cósmico como tema central, esto añade una profundidad de comprensión a todas las demás doctrinas cristianas, incluida la salvación personal. De hecho, la forma extrema y radical en que Dios ganó el conflicto universal con Satanás es la misma forma en que Dios proveyó nuestra salvación personal. Brad Cole
  • El sufrimiento como hecho esindudablemente el mayor desafío para la fe cristiana. JuanStott

 

Para debatir
¿De qué manera podría Dios defenderse de acusaciones que van contra su propia naturaleza y carácter? ¿Es el Gran Conflicto como una partida de ajedrez cósmica en la que hemos sido reclutados contra nuestra voluntad? ¿Qué cuestiones hay que resolver? ¿Cómo entendemos esta rebelión cósmica? ¿Cuáles son los verdaderos problemas aquí y cómo se resuelven?

 

Resumen bíblico
Los que no aman, no conocen a Dios… Dios es amor (1 Juan 4). En Ezequiel 28 el rey de Tiro es la etiqueta para describir a Satanás, que estaba “en el Edén”, “irreprochable hasta que se encontró en él la maldad”. En Isaías 14 el rey de Babilonia es la imagen, pero el uso de las palabras “estrella de la mañana” (14:12) se refiere al “portador de luz” Lucifer. Su deseo de ser como el Altísimo revela su concepto deformado de la verdadera naturaleza de Dios. Deseaba el poder, pero no el verdadero carácter de Dios. Su deseo era “ascender”, mientras que Dios, en su humildad, es el que desciende a todos. En Isaías 14:13, 14 la palabra “yo” aparece cinco veces, revelando la perspectiva egoísta de Lucifer. Apocalipsis 12:7-13 hace referencia a la guerra en el cielo.

 

Comentario
Isaías 14 y Ezequiel 28 nos dan una visión profética de la naturaleza de la rebelión y el desafío al gobierno de Dios que sólo podría ser respondido a travésde la demostración. Que esto conduzca a una guerra en el cielo es incomprensible para nosotros que pensamos que el cielo es un lugar de felicidad eterna. Sin embargo, este conflicto sobre el gobierno de Dios y el uso que hace de su poder es fundamental para comprender el mal en la buena creación de Dios, y para saber por qué seguimos aquí…

Dios está en su cielo y, sin embargo, todo está mal en el mundo. Entonces, si Dios es Dios, ¿por qué no interviene? O bien Dios no es todopoderoso y no puede detenerlo; o bien no es todopoderoso y no le importa lo que está pasando aquí. Ese es el argumento, y para muchos muy persuasivo. En una reciente recopilación de ideas sobre Dios, la mayoría mencionó el problema del sufrimiento como la principal razón para rechazar a Dios. O bien no existe, o bien, si existe, actúa como un tirano terriblemente cruel y, en consecuencia, no vale la pena conocerlo. Pero hay otra respuesta mucho más completa y válida, que hace justicia a la razón, y que pone a Dios bajo una buena luz. Considera esto: Tú eres Dios (¡difícil, pero inténtalo!) La rebelión ha estallado en tu Universo. El principal uno de tus seres creados ha decidido oponerse a ti. Podrías deshacerte fácilmente de este alborotador destruyéndolo. Ahora bien, si eres un tirano, que gobierna por la fuerza y la crueldad, un acto tan violento no sería un problema. Pero si eres como Dios dice que es – unDios de amor que quiere el amor fiel de sus hijos – entoncesnunca pensarías así. Porque, ¿cómo verán sus otros seres creados el hecho de que lo mate?

Especialmente si el Rebelde ha dicho claramente que eres un dictador vengativo y arbitrario al que le encantaría tener la oportunidad de empezar a lanzar rayos de muerte hacia sus hijos. ¿Cómo puedes hacer frente a esas acusaciones de ser poco cariñoso, despiadado y dictatorial y mostrarte como un Padre verdaderamente cariñoso? ¿Cómo puedes asegurarte de que tus hijos creados te adoren por amor y no por miedo? Sólo demostrando plenamente tu verdadero carácter, y permitiendo que el Rebelde quede expuesto como es realmente, y que vean a qué conduce su camino. El Diablo ha acusado a Dios de todo lo malo, queera duro y legalista, un Ser egoísta sin amor que gobernaba el Universo a través del miedo. Es decir, ¡el Diablo acusó a Dios de ser igual que el Diablo!

Entonces, “¿Por qué, Dios mío?” ¿Por qué hay tanto dolor y sufrimiento? Y Dios responde algo así: “No es porque no pueda ni porque no quiera evitarlo. No es porque no me importe, ni porque no me conmueva tanto dolor. Yo lloro con ustedes, y cada segundo que continúa este mundo malvado es una agonía para mí. Pero antes que destruirlo, prefiero esperar, por una razón sumamente importante. Espero a que todos puedan ver lo que significa realmente el pecado y hacia dónde conduce el egoísmo. Espero que todos puedan ver el verdadero carácter del Diablo. Espero a que todos los que quieran vengan a mí para buscar la salvaciónen los brazos de un Dios Padre que los ama con un amor imperecedero. Si quieres conocer mi respuesta a tu pregunta, “¿Por qué, Dios mío?”, mira a la cruz. Allí me verás como soy realmente, con los brazos extendidos y listos para salvar, sangrando y muriendo por todo el sufrimiento, la miseria y el dolor del mundo”. Al igual que Jesús, que lloró mientras estaba en esta tierra, Dios llora. No como un ser impotente, sino precisamente porque tiene el poder. Le duele el corazón para limpiar este mundo del pecado, para enjugar todas las lágrimas de todos los ojos, para estar con su pueblo y ser su Dios, cara a cara. (Ver Apocalipsis 21 y 22). Pero como es Dios, y quiere que todos lo entiendan y lo amen sin coacción, espera. “Él está siendo muy paciente con ustedes. No quiere que nadie se pierda, sino que todos vengan y se arrepientan”. (2 Pedro 3:9 VBL).

A decir verdad, todos nosotros habríamos perecido mucho antes si Dios no estuviera allí, “conteniendo las alas de la contienda”, refrenando el mal de su plena autodestrucción hasta que todos hayan tenido alguna oportunidad de responder al Dios del amor. ¿Cómo podemos decir que Dios es indiferente, que permite voluntariamente el pecado y el sufrimiento? ¡A menudo somos nosotros mismoso el Diablo quienescausamos el mal, y luego culpamos a Dios! ¡Qué locura!

Piensa por un momento. ¿Qué alternativa existe? ¿Que Dios intervenga en todas las situaciones? ¿Impedir que el coche se estrelle, evitar el terremoto, desactivar la bomba del terrorista? El resultado: un mundo en el que el mal nunca puede verse como lo que realmente es, pues nunca sufre sus diabólicas consecuencias. Un mundo en el que Dios, con su poder, se ocupa de todos los problemas, de todos los dolores y muertes posibles; un mundo de maldad eterna que no puede tener fin.
Sólo cuando el conflicto se resuelva mediante el desenmascaramiento del verdadero rostro del mal, sólo cuando se demuestre que Dios es el Ser amoroso y compasivo que dice ser, sólo cuando toda su creación esté de acuerdo con él en que siempre tuvo razón, sólo entonces podrá Dios poner fin a esta rebelión. A los que han elegido el camino del Diablo se les permitirá elegir la no existencia final en la destrucción del final de los tiempos. Entonces, y sólo entonces, Dios podrá crear un nuevo cielo y una nueva tierra, un lugar donde habite la justicia y reine la bondad de Dios (2 Pedro 3:13).

 

Comentarios de Elena de White
Presentemos con claridad los temas del gran conflicto. — Se nos ordena invitar a los hombres a que se preparen para los acontecimientos que los esperan. Debemos advertir a los que se hallan expuestos a una destrucción inminente. El pueblo de Dios debe desplegar todas sus fuerzas para combatir los errores de Satanás y derribar sus fortalezas. Debemos explicar en el mundo entero, a todo ser humano que quiera escucharnos, los principios que están en juego en esa gran lucha, principios de los cuales depende el destino eterno de las almas. {El Ministerio de la Publicaciones, p. 54} El acto de Cristo, de morir por la salvación del hombre, no sólo haría accesible el cielo para los hombres, sino que ante todo el universo justificaría a Dios y a su Hijo en su trato con la rebelión de Satanás.{PP 68-9}

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.