Jonathan Gallagher Leccion 1. Pablo: Apóstol a los gentiles (3T 2017) Sabado 1 de Julio

Leccion 1. Pablo: Apóstol a los gentiles (3T 2017—Gálatas)

Textos bíblicos: Hechos 6:9–15, 9:1–9, 1 Samuel 16:7, Mateo 7:1, Hechos 11:19–21,
15:1–5.

Citas
• Cristo había dado a los apóstoles una misión mundial que abarcaría a todas las
naciones; pero intelectualmente no entendieron lo que Él les quiso decir. Ellos
fueron descubriéndolo a medida que eran guiados por el impulso del Espíritu.
Roland Allen
• Si ustedes son apóstoles en todo el sentido de la palabra, ustedes no son apóstoles
de los hombres ni por los hombres. Su suficiencia proviene de Dios. Joseph
Barber Lightfoot
• Sea Cristo en el corazón de cada hombre que piense en mí, Cristo en la boca de
toda persona que hable de mi, Cristo en todos los ojos que me ven, Cristo en todos
los oídos que me escuchan. San Patricio.

Para debatir
¿Por qué es tan importante en trabajo de Pablo por los gentiles? ¿De qué modo
aprendemos lecciones para nosotros hoy? ¿De qué manera, comprender la misión de
Pablo por los gentiles, nos ayuda a entender los asuntos que tienen que ver con el Gran
Conflicto y la manera como Dios está trabajando respecto a los mismos a través de su
eventual conclusión? ¿Qué parte jugamos nosotros?

Resumen bíblico
Hechos 6:9–15 nos explica en detalle el trasfondo y la esencia de las acusaciones
que se hicieron en contra de Esteban. Luego habla de su respuesta y su martirio. Se
registra que Pablo estuvo de acuerdo con su ejecución (Hechos 8:1). En el Capítulo 9:1–9
leemos la conversión de Pablo y las dudas que tenía la comunidad cristiana respecto a la
experiencia de Pablo. Sin embargo, 1 Samuel 16:7 nos recuerda que Dios mira el
corazón, y Mateo 7:1 nos presenta las enseñanzas de Jesús respecto a juzgar a los demás.
Hechos 11:19–21 revela los comienzos del ministerio de Pablo (Cuando se encuentra con
Bernabé en Tarsis donde había sido enviado por los creyentes de Jerusalén [Hechos
9:30]). El tema de los gentiles conversos se había iniciado en Antioquía, donde Pablo
estaba trabajando con Bernabé y viajaron a Jerusalén para hablar del tema (Hechos 15:1-
5). Durante mucho tiempo, la Iglesia primitiva estuvo plagada de asuntos que tenían que
ver con gentiles convertidos y los requisitos que debían exigírseles. Este es el contexto de
muchas de las cosas que Pablo escribió.

Comentario
A primera vista, la misión de Pablo de trabajar por los Gentiles es sorprendente. Él
mismo admite ser un “fariseo hijo de fariseo” con todo lo que ello implica. De modo que
debió haber sido muy difícil para él aceptar, siendo un estricto Judío guardador de la ley,
que el mensaje del evangelio fuese también para los gentiles…
Cuando el Saulo -que más tarde se convirtió en Pablo- se encontró con Jesús en el
camino a Damasco, tenía muchas decisiones que tomar, muchas ideas que cambiar, y mucho que aprender. (Esa es la razón por la que estuvo un tiempo en Arabia, lejos de Jerusalén). Él necesitaba aceptar primeramente las implicaciones que traería este ‘cambio de paradigma.’ Ante todo, este era un cambio radical de la imagen que él tenía de Dios.
En lugar de ver a un Dios que se deleitaba en que él persiguiera a los cristianos, Pablo
llegó a conocer al verdadero Dios, tal como lo había revelado Jesús.
Pero así como para muchos de nosotros, Pablo tuvo que pasar mucho tiempo
reflexionando en esto—y desaprendiendo muchas ideas acerca de Dios que había
aprendido. Solo entonces podría ser un verdadero embajador de Cristo.’ Porque aunque él
había estado antes muy “lleno de celo por Dios’ (Hechos 22:3), estaba lleno de celo por
el ‘dios’ que el Adversario había representado. Esta es una nota de advertencia para todos
nosotros: Es posible que tengamos una mentalidad misionera, así como la tenía Saulo
antes de su conversión, ¡pero el celo y el entusiasmo no siempre están ligados a la
verdad!

Cuando pensamos en la experiencia de Pablo y en la hostilidad de sus compañeros
judíos, posiblemente no sea tan sorprendente que para Pablo haya quedado más que claro
el hecho de que el evangelio debía ser predicado también a los gentiles. Este fue un
cambio de perspectiva sísmico, ¡mucho más para un “fariseo hijo de fariseo!’ Pero al
final él concluye: “Por tanto, quiero que sepan que esta salvación de Dios se ha enviado a
los gentiles, y ellos sí escucharán” Hechos 28:28 NVI.
Es interesante que las personas que vivían en Galacia no eran griegos sino celtas, de
modo que para muchos -quizás para la mayoría- la epístola de Pablo habría sido traducida.
Su idioma estaba ligado al galo, el idioma que se hablaba en Galia antes de ser conquistada
por Roma. Habría tenido ciertas similitudes con las lenguas celtas como irlandés, galés y
gaélico.

A menudo pensamos en el mundo en el que comenzó la iglesia primitiva como si
este hubiera estado conformado principalmente por romanos, griegos y judíos. Esta epístola
nos recuerda que había pueblos muy diferentes con una cultura muy diferente, y que la
iglesia primitiva tuvo que manejar esta situación. La religión de los celtas no era la misma
de los griegos y los romanos. De hecho, Patricio tuvo que tratar con lo que seguramente
debió haber sido una cultura religiosa similar cuando trabajaba en favor de los pueblos celtas
de Irlanda. Tener esto en mente puede ayudarnos a comprender mejor el mensaje de la
epístola a los Gálatas y su importancia hoy para nosotros.
Pablo como apóstol a los gentiles necesitaba entender la variedad de los pueblos
gentiles a los cuales quería alcanzar, y asegurarse de que el mensaje fuese relevante para
ellos y fácil de entender. Este enfoque nos revela los aspectos fundamentales de la
testificación: las enseñanzas básicas no cambian, pero la forma como se expresan están
determinadas por el idioma y la cultura a fin de que las buenas nuevas puedan ser aceptadas
por las distintas personas con sus diferentes antecedentes culturales. Esta es la razón por la
que el libro de Gálatas es un libro tan útil para nosotros hoy al compartir las buenas nuevas
de Dios con tantas personas como nos sea posible.

Comentarios de Elena de White
Pablo habla de las riquezas de la gloria del misterio que se dio a conocer a los
gentiles. Hay muchos misterios en la palabra de Dios que no comprendemos, y muchos
de nosotros estamos satisfechos y dejamos de investigar cuando apenas hemos
comenzado a recibir un poco de conocimiento acerca de Cristo. Cuando comienzan a
desplegarse un poco ante la mente los propósitos divinos y comenzamos a obtener un
leve conocimiento del carácter de Dios, quedamos satisfechos y pensamos que hemos
recibido aproximadamente toda la luz que hay para nosotros en la palabra de Dios. Pero
la verdad de Dios es infinita. Hemos de trabajar cuidadosamente en las minas de la
verdad, descubriendo las joyas preciosas que se encuentran ocultas. Es el privilegio del
trabajador tener un suministro constante de la verdad pura para el pueblo. Este debería
estar en una posición tal que pueda llevar al tesoro de la casa de Dios, no la misma cosa
una y otra vez, sino nuevas bellezas y nuevas verdades. {Obreros Evangélicos 1992, p.
389-90}
La vida de Cristo es una perfecta revelación del carácter de Dios. ¿Cuál es
entonces nuestro deber? Pablo nos dice. Cristo se reveló a sí mismo a Pablo cuando
perseguía a los cristianos, y el apóstol declara. “no fui desobediente a esa visión
celestial.” A partir de ese momento su único deseo era predicar a Cristo crucificado.
{Central Advance, Abril 8 de 1903}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2017
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment