Jonathan Gallagher Leccion 1. La venida de Jesús (2T 2015 – El libro de Lucas)

Leccion 1. La venida de Jesús (2T 2015 – El libro de Lucas)

Textos bíblicos: Lucas 1:2, 3; 2 Timoteo 3:16; Lucas 1:5–22; Deuteronomio 18:15;
Lucas 2:9–12, 25–32.

Citas
• Cristo se convirtió en lo que somos para poder transformarnos en lo que él es.
Athanasius of Alexandria (298-372)
• El Señor no vino a exhibirse. Vino a sanar y a enseñar a los hombres que sufren.
Porque quien hubiera querido exhibirse solo necesitaba aparecer y deslumbrar a
los espectadores. Pero para él, que vino a sanar y a enseñar el camino, no se
trataba solamente de venir a vivir aquí, sino de ponerse a disposición de aquellos
que lo necesitaban, conforme a la capacidad que ellos tenían para soportarlo, sin
viciar el valor de la apariencia divina y no excediendo así su capacidad para
recibirlo. Athanasius of Alexandria (298-372)
• Alégrense de que el Dios inmortal haya nacido para que los hombres mortales
puedan vivir por la eternidad. Juan Hus
• El Todopoderoso se apareció en la tierra como un bebé humano indefenso,
incapaz de hacer algo más que estar ahí acostado, observar, retorcerse y hacer
ruidos, con la necesidad de ser alimentado, cambiado y enseñado como cualquier
otro niño… Cuanto más uno piensa en ello, tanto más asombroso es. J.I. Packer
• La bisagra de la historia está en la puerta de un establo de Belén. Ralph W.
Sockman
• Jesucristo no solo es verdaderamente Dios, él es humano como cada uno de
nosotros. Es un ser humano sin limitación alguna. No solo es similar a nosotros,
sino que es como nosotros. Karl Barth

Para debatir
¿Cuál es el centro del mensaje de Lucas? ¿Por qué la venida de Jesús no tuvo una
mejor acogida? ¿Por qué fue este el método escogido por Dios para venir a la tierra?
¿Qué debemos aprender de esto? ¿De qué manera Lucas enfatiza la humanidad de Jesús y
al tiempo identifica su divinidad? Siendo la respuesta elegida por Dios en la gran
controversia, ¿de qué manera Jesús refuta las acusaciones de Satanás?

Resumen bíblico
Lucas expone su objetivo en el preámbulo de su evangelio (Lucas 1:1-4). Esta
introducción se presenta en un griego excelente y con el estilo literario de la época. Lucas
desea establecer un relato preciso y fiable. Usa los términos exactos para hacer referencia
a los personajes involucrados a medida que informa lo que sucedió. Por ser un historiador
tan cuidadoso, su relato del nacimiento de Jesús tiene una gran credibilidad. Lucas 1 nos
cuenta la historia del nacimiento de Juan el Bautista, cuyos padres eran Isabel y Zacarías,
y el anuncio de Gabriel a María, junto con la respuesta de ella. Esto prepara el escenario
para la venida de Jesús en Lucas 2. Todos estamos familiarizados con este relato, pero
vale la pena volver a leerlo. La naturaleza humilde de la escena se acentúa con María y
José ocupando algún establo, ya que no había más habitaciones en la posada. Jesús tiene
un comedero de animales como cuna. Y así fue el comienzo de la vida terrenal del Hijo
de Dios.

Aunque sólo unos pocos pastores fueron testigos del evento, todo el ejército
celestial termina dando la bienvenida a Jesús en la tierra, cantando sobre Belén. Jesús
viene a los suyos, y en general, los suyos no lo reciben, salvo algunas excepciones
señaladas: Simeón y Ana la profetisa. Lucas 2 también registra a Jesús enseñando en el
Templo, cuando tenía doce años, y su reconocimiento, incluso, de su relación con su
padre. Como nota interesante, Lucas registra que “su madre guardaba un cuidadoso
registro de todo lo que sucedía.” Lucas 2:51 FBV. Algunos han especulado que este
registro era una de las fuentes de Lucas sobre la vida y la obra de Cristo. Sea como fuere,
el mensaje esencial que Lucas quiere compartir es la llegada de la divinidad a este refugio
de animales de granja en Belén, cómo Dios descendió para habitar en medio de nosotros,
para vivir como uno de nosotros.
2 Timoteo 3:16 FBV nos recuerda que “Toda la Escritura inspirada por Dios es
útil para enseñar, para confrontar el mal, para justificarnos, y para decirnos lo que es
correcto.” La línea de profetas – aquellos que comparten el mensaje de Dios con su
pueblo – se hace menciona en Deuteronomio 18:15.

Comentario
Dios vino “a su debido tiempo.” Esta es la venida de Jesús, esta irrupción de Dios
en la existencia humana, que es la esencia de la redención. Sin la intervención directa de
Dios, estamos condenados a morir. Si Cristo no ha venido, entonces estaríamos sin
esperanza. Este es el significado de la encarnación. “Dios no envió a su Hijo al mundo
para condenar al mundo, sino para salvarlo a través de él.” (Juan 3:17 FBV). Este es el
significado de “Emmanuel:” Dios con nosotros. Este título profético de Isaías 7:14 se
refiere a este advenimiento para encontrarse con nosotros, para salvarnos, para revelarnos
a Dios.
Sin embargo, el mismo Jesús no se asignaba un título divino. Más bien, él se refiere
a sí mismo como uno de nosotros: el Hijo del hombre. Y vemos que una y otra vez Jesús usa
esta imagen, que habla tan claramente de su humanidad (la encarnación) y sin embargo,
también proféticamente (ver Daniel 7:13). “El Hijo del hombre vino a buscar y salvar a los
que están perdidos,” (Lucas 19:10 FBV), y debido a esto él sufrirá, incluso hasta la muerte,
(ver Marcos 8:31). Ese es el sentido de su venida: “El Hijo del hombre no vino para ser
servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” (Marcos 10:35 FBV).
Para recuperar lo que le había sido robado por un enemigo, Satanás.
¿Para qué vino Jesús? Aquí hay algunas de las muchas respuestas: Para sanarnos del
pecado. Para responder a las acusaciones del diablo. Para demostrar la verdad y la justicia de
Dios. Para cumplir su promesa. Para demostrar la validez de la ley. Para mostrarnos cómo es
Dios realmente. Para probarse a sí mismo ante el Universo. Para desenmascarar el mal y
para revelar la pecaminosidad del pecado.
Usando las palabras de Tito 2:1, aquí se revela la gracia de Dios. Sin su venida
personal a nuestro pequeño mundo, nunca podríamos haber tenido una comprensión de la
verdad de Dios en contraste con las mentiras del diablo, y no hubiéramos sido testigos de su
amorosa salvación. El Hijo descendió del cielo, de arriba (Juan 6:38, 8:23), fue un hombre
entre los hombres, “comió y bebió” (Mateo 11:19). Aquí se revela la gracia de Dios.

Comentarios de Elena de White
Cristo se hizo carne con nosotros, a fin de que pudiésemos ser espíritu con él. En
virtud de esta unión hemos de salir de la tumba, no simplemente como manifestación del
poder de Cristo, sino porque, por la fe, su vida ha llegado a ser nuestra. Los que ven a Cristo
en su verdadero carácter, y le reciben en el corazón, tienen vida eterna. Por el Espíritu es
como Cristo mora en nosotros; y el Espíritu de Dios, recibido en el corazón por la fe, es el
principio de la vida eterna. {El Deseado de Todas las Gentes, p. 352}
Solo tenemos una fotografía perfecta de Dios, y es Jesucristo. {Comentario
Bíblico Adventista (en inglés), p. 906}

escuela sabatica jonathan gallagherPreparado y escrito por © Jonathan Gallagher 2015
Traducido por: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment