Escuela Sabática Texas USA Lección 5: Noble Príncipe de Paz – Sábado 30 de Enero de 2021

Dios siguió señalando los pecados de su pueblo y advirtiéndoles de las consecuencias de sus elecciones egoístas. Su orgullo y arrogancia (mencionados en Isaías 9:9), que llevaron a muchas injusticias en la tierra, fueron señalados por Dios. Las viudas y los huérfanos debían ser especialmente vulnerables en su cultura, ya que se les mencionaba a menudo como personas que sufrían abusos y abandono en su sociedad.

Dios llegó a decir: “Porque todos son hipócritas y malhechores” (Isaías 9:17). Sus fechorías debieron llegar a un punto de ebullición, lo que provocó la serie de dificultades que empezaban a experimentar. Cada rechazo a su Dios hizo que se retirara su protección. Llegó por etapas, pero estaba destinado a suceder, debido a su obstinada negativa a volver a su relación de pacto con Dios.

Dios les advirtió misericordiosamente de las terribles pruebas que les aguardaban. Les pintó su futuro dolor y sufrimiento sin Él, con la esperanza de que pudieran tomar mejores decisiones y evitar que estas cosas sucedieran.

Isaías 11 contiene una hermosa descripción del Reino de Dios. “También el lobo habitará con el cordero” es una de sus entrañables expresiones (Isaías 11:6).

Pero el protagonista de este capítulo es el Mesías, llamado “Vara del tronco de Jesé” (Isaías 11:1).

Se sabe que Jesé, el padre del rey David, era un antepasado de Jesús de Nazaret. Pero Jesús era más que eso. En realidad, Jesé procedía de Adán, que a su vez procedía de Dios. Por lo tanto, podemos decir con confianza que Jesús no sólo era un descendiente de Jesé. También era el antepasado de Jesé y David.

Simbólicamente entonces, podemos ver por qué Jesús es llamado la Raíz (ancestro) y la Rama (descendencia) de David en Apocalipsis 22:16. (Véase también Zacarías 3:8 y 6:12, donde se le llama el Renuevo).

Vemos en esta profecía una mezcla de la primera y segunda venida de Cristo. También terminaba con otra predicción relativa a su enemigo actual, Asiria. Estos mensajes duales no son raros en la palabra de Dios. Algunas de las predicciones que Jesús dio a sus discípulos cuando le preguntaron sobre Jerusalén y el fin del mundo (Mateo 24) se cumplieron en el año 70 d.C., cuando el ejército romano atacó Jerusalén. Pero, por supuesto, otras señales en ese capítulo se referían a las condiciones de los últimos días.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.