Escuela Sabática Texas USA Lección 5: “Del orgullo a la humildad” Sabado 1 de Febrero de 2020

Después de siete años, el rey se despertó de su vida animal, y al mismo tiempo llegó la inteligencia, el honor y la soberanía, la capacidad de gobernar, y también, hubo un cambio, de la arrogancia a la humildad. Nosotros, para cultivar la humildad, ciertamente no necesitamos pastar, tenemos un ritual que se llama ‘lavado de pies’, que JESÚS dejó con esta intención. Entonces Nabucodonosor, restaurado al trono por la voluntad de DIOS, declaró solemnemente: “Pero al final de esos días, Nabucodonosor, levanté mis ojos al cielo, y el entendimiento llegó nuevamente, y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es un dominio eterno y cuyo reino es de generación en generación. Y todos los habitantes de la Tierra tienen fama de no ser nada, y de acuerdo con Su voluntad, Él trabaja con el ejército del Cielo y los habitantes de la Tierra; no hay quien pueda obstaculizar su mano y decirle: ¿qué estás haciendo? Al mismo tiempo, mi comprensión volvió a mí y, por la dignidad de mi reino, mi majestad y mi resplandor volvieron a aparecer; y mis consejeros y mis señores me buscaron; y fui restaurado a mi reino, y mi gloria aumentó. Ahora, por lo tanto, yo, Nabucodonosor, alabo, exalto y glorifico al Rey del Cielo; porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos son juicio, y puede humillar a los que caminan con orgullo ”(Daniel 4: 34-37).

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.