Bosquejo de la leccion 6 “El pueblo de Dios es sellado” Sabado 9 de Febrero de 2019

Apocalipsis 7 está insertado como un paréntesis entre el sexto y el séptimo sello; no obstante, está bien ubicado en la secuencia de los sellos. La apertura del sexto sello nos lleva a la segunda venida de Cristo, y Apocalipsis 7 responde la pregunta llena de pánico de los impíos: “¿Quién podrá sostenerse en pie?” (Apoc. 6:17) La respuesta es clara: El pueblo sellado de Dios. Sean todos

Bienvenidos al bosquejo de la lección de la Escuela Sabática. Estamos en la lección 6, que tiene como titulo: El sellamiento del pueblo de Dios. Veremos en la lección de esta semana dos asuntos: Los vientos y el sellamiento del pueblo de Dios. Los 144.000 sellados y la gran multitud. Los vientos y el sellamiento del pueblo de Dios. Apocalipsis 7 comienza con cuatro ángeles en “los cuatro ángulos de la tierra”, deteniendo “los cuatro vientos” para que no destruyan la tierra, el mar y los árboles. (Apocalipsis 7:1) “Los cuatro vientos” es un concepto bien conocido en el Antiguo Testamento (Jer. 49:36). En Jeremías 23:19,20 los vientos simbolizan las fuerzas destructivas que Dios usa para ejecutar juicios sobre los impíos. Los vientos fuertes son otra manera de describir las siete últimas plagas. (Apoc. 15:1). En el versículo 2 Juan ve otro ángel que ordena a los cuatro ángeles no soltar los vientos hasta que se haya completado el sellamiento del pueblo de Dios. (Apocalipsis 7:2) En el Nuevo Testamento, el sello sobre un objeto designaba propiedad. Tener el sello con el nombre de Dios significa que los salvos son su propiedad (Apoc. 14:1). Dios reconoce a los que le pertenecen y los sella con el Espíritu Santo. (2 Cor. 1:21, 22) Por eso la declaración de Pablo en Efesios 4:30 donde dice: “Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” El sellamiento descrito en Apocalipsis 7 es la ratificación final de quienes pertenecen a Dios. Estos son los que podrán estar en pie en el gran día de la ira (Apoc. 7:3). Los 144.000 sellados y la gran multitud Apocalipsis 7:4 dice que Juan escucha el número de los que han sido sellados: como “ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel” ¿Quienes son los 144.000? El contexto muestra que son el pueblo de Dios que vive justo antes del fin. Siendo que Apocalipsis es un libro simbólico, 144.000 no debe ser tomado como un número literal. El número 144.000 está formado por 12; multiplicado por 12, da 144, y luego es multiplicado por 1.000. El número 12 en la Biblia, simboliza a la iglesia. (Efe. 2:20) En el Antiguo Testamento, 12 es el número de las tribus de Israel. Al describir al pueblo de Dios del tiempo del fin, parado en el umbral de la gran tribulación, el Apocalipsis usa el lenguaje de guerra. Se describe a los 144.000 como un ejercito, siguiendo el modelo del antiguo Israel yendo a la guerra. En las escenas bélicas del Antiguo Testamento, 1.000 es una unidad militar básica (Núm. 31:3-6) En resumen, los 144 mil, es la descripción del pueblo de Dios en el tiempo del fin, y que va pasar por la gran tribulación. Ahora hablaremos de la gran multitud La gran multitud, descrita en Apocalipsis 7:9-17; está representada como la iglesia triunfante, saliendo de esa guerra y celebrando la victoria. En otras palabras la gran multitud es un retrato del pueblo de Dios ya en el cielo. La guerra ha terminado, y ya no están organizados en divisiones militares. Le parecen a Juan como una multitud imposible de contar. La razón de que no se los puede contar no es por causa de su gran número, sino porque le parecen a Juan una muchedumbre imposible de contar en contraste con los 144.000, que fácilmente se podían enumerar. En ninguna parte de la Biblia dice que en el tiempo del fin Dios tendrá una generación final de santos que alcancen un nivel de santidad inalcanzable para los que vivieron antes de ellos. Los 144.000 no son un grupo selecto, separado del resto del pueblo de Dios, y a quienes se otorgan privilegios no disponibles para el resto de los redimidos. Los 144.000 no son los únicos que fueron perseguidos ni son los primeros que fueron sellados. Además, ellos no son los únicos redimidos ni los primeros encontrados sin mancha delante del Trono. Una cosa importante y que esta registrado en Apocalipsis 3:4,5, es que en el Reino de Dios, las ropas blancas son prometidas a todo su pueblo, sin distinciones. Esto hace que todos sean iguales ante Dios, sin rangos o privilegios.

Radio Adventista
1 comment… add one
  • amen

    Reply

Leave a Comment

Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.