Bosquejo de la leccion 4 “La salvación y el tiempo del fin” Sabado 28 de abril 2018

Este lugar es considerado uno de los lugares más sagrados de Tierra Santa Es el huerto de los olivos, o también conocido como el Getsemaní. Aquí Jesús sufrió la más grande agonía que un ser humano pudo sufrir. Este era uno de los lugares favoritos de Jesús, aquí se retiraba para orar, para buscar el amparo y la fortaleza de su padre. En este lugar se decidió el futuro de la humanidad. Bienvenidos al bosquejo de la Escuela Sabática, estamos en la lección 4; y el título de la lección de esta semana es: Salvación y el tiempo del fin. Vamos a tratar solo tres asuntos: 1. Dios hecho hombre 2. La Salvación en el Antiguo y Nuevo Testamento 3. El Getsemaní. 1. Dios hecho hombre Cuando Dios se hizo hombre, se unieron dos naturalezas. La divinidad de Dios y la humanidad de la raza humana, Esto dio como resultado Un Dios – humano, Nunca, ni antes ni después, existirá alguien como Jesucristo. Único en su género. Unigénito. Aunque sin pecado, Cristo se hizo un ser humano, desarrolló un perfecto carácter humano y se ofreció como sacrificio perfecto. Su humanidad le permitió comprender la experiencia humana y empatizar con un mundo de sufrimiento (Heb. 4: 14-16; 5: 7-9). 2. La salvación en el Antiguo y el Nuevo Testamento El Dios de la ley en el Antiguo Testamento no es diferente al Dios de la gracia en el Nuevo Testamento, En Éxodo. 34: 6, 7; Sal. 86: 15; Joel 2: 13 El Dios del Antiguo Testamento es llamado: Dios de misericordia. También es conocido como «un Dios perdonador» (Sal. 99: 8; Jer. 50: 20; Eze. 18: 22). El plan de salvación es el mismo a lo largo de la historia, y saben porque? Porque Dios no cambia: Sal 90:2 dice: «Desde el principio y hasta el fin, tú eres Dios»; «Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos» 3. El Getsemaní Durante la mayor parte de su vida, Jesús supo que tenía que morir. «De un bautismo tengo que ser bautizado. ¡Y cómo me angustio hasta que se cumpla!» (Luc. 12: 50). Cuando estaba en el Getsemaní, Cristo sintió «que el pecado lo estaba separando de su Padre. Y él no debía ejercer su poder divino para escapar de esa agonía. Como hombre, debía sufrir las consecuencias del pecado del hombre. Como hombre, debía soportar la ira de Dios contra la transgresión». Jesús, realmente sufrió una «agonía sobrehumana […] estaba agotado […] “fue su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”».3 Estaba muy entristecido y angustiado, y exclamó: «Mi alma está muy triste, hasta la muerte». En esa hora le rogó a su Padre que, si era posible, lo liberara de su misión. Luego avanzó un poco y cayó a tierra, «Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú» (Mat. 26: 39, 42, 44) Luego, en la corte de Herodes, Jesús fue arrastrado de aquí para allá, y Herodes se unió al populacho en sus esfuerzos por humillar al Hijo de Dios. Si los soldados romanos no hubieran intervenido el Salvador habría sido despedazado en las manos de la turba enfurecida ». Finalmente, de regreso frente a Pilato, «Jesús fue tomado, estaba extenuado de cansancio y lleno’ de heridas, entonces fue azotado a la vista de la muchedumbre».9 Entonces, los soldados lo vistieron «de púrpura; y poniéndole una corona tejida de espinas, le saludaban diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!» (Mar. 15: 17, 18 Lo escupieron. Después de haber sido condenado a la crucifixión, Cristo fue clavado en una cruz que fue violentamente introducida en un agujero, y esto rasgo su carne y le produjo un dolor insoportable. Nunca los seres creados comprenderán la magnitud de la culpa que él llevó por nosotros. El que no conoció pecado, se convirtió en pecado por nosotros (2 Cor. 5: 21), Por eso es que Cristo exclamó: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?» (Mat. 27: 46). «Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo» (2 Cor. 5: 19). Luego, Cristo exclamó: «¡Consumado es!» (Juan 19: 30). ¡su misión había sido completada! ¡Cristo había vencido! Su victoria afectó a todos los seres creados en el universo: Pero la historia de la redención no termina con la muerte de Jesús. ¡Cristo resucitó de entre los muertos! Él había dicho: «Yo pongo mi vida para volverla a tomar. (Juan 10: 17, 18). Cristo prometió que luego de su ascensión, «otro Consolador» vendría para estar con los discípulos (Juan 14: 16). Este Consolador, también llamado «Abogado Defensor» (NTV) o «Consejero» (PDT), es el Espíritu Santo, que es más que una influencia. De hecho, es «la tercera persona de la Divinidad», así como Cristo es la segunda persona de la Deidad. Aplicación: Dos versículos en especial resumen su oferta de salvación. 1. (Mat. 11: 28-30). «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.» 2. El segundo versículo esta en (Juan 15: 4, 5): Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; […] separados de mí nada podéis hacer»

1 comment… add one
  • LECCION ESCUELA SABATICA PARA SABADO 28 DE ABRIL 2018
    PASTOR BULLON, REALMENTE LA SALVACION LA ENSEÑO Y EXPLICO JESUS CON SU FE Y TESTIMONIO DE VIDA: “YO NO HAGO MI VOLUNTAD, SINO QUE HAGO LA VOLUNTAD DE MI PADRE QUE ESTA EN LOS CIELOS”; “MI MADRE Y MIS HERMANOS SON TODOS AQUELLOS QUE HACEN LA VOLUNTAD DE MI PADRE QUE ESTA EN LOS CIELOS”; “NO TODO EL QUE ME DICE SEÑOR, SEÑOR ENTRARA EN EL REINO DE LOS CIELOS, SINO TODO AQUEL QUE HACE LA VOLUNTAD DE MI PADRE QUE ESTA EN LOS CIELOS”. EN APOCALIPSIS 19:10 EL ANGEL LE DICE A jUAN QUE: “LA FE Y EL TESTIMONIO DE JESUS ES EL ESPIRITU DE LA PROFECIA”. ES DECIR QUE, LA FE Y TESTIMONIO DE VIDA TERRENAL DE JESUS, ES EL ESPIRITU DE LA PROMESA DE VIDA ETERNA, JESUS TODO EL TIEMPO OBEDECIO A DIOS Y POR ENDE SU FE ES LA VERDADERA: “(LA FE ES POR EL OIR LA PALABRA DE DIOS)”; SU ORACION ES DEL AGRADO DE DIOS: (“EL QUE APARTA SU OIDO PARA NO OIR LA VOZ DE DIOS, SU ORACION LE ES ABOMINABLE”); Y FINALMENTE GOZARAN DEL ESPIRITU SANTO: (“SI ME AMAS Y GUARDAS MIS MANDAMIENTOS, VOY A MI PADRE Y TE ENVIO EL CONSOLADOR, EL ESPIRITU DE VERDAD, AL CUAL EL…..”); POR ELLO ES QUE DEBEMOS TOMAR NOTA QUE, NUESTRA SALVACION DEPENDE UNICA Y EXCLUSIVAMENTE DE NUESTRA OBEDIENCIA FIEL A DIOS, ES DECIR QUE, DEBEMOS DEJAR DE LADO NUESTRO EGO, MEDIANTE EL CUAL SATANAS NOS HA CONVERTIDO EN SUS TITERES Y ESCLAVOS: “SERAS COMO DIOS DISTINGUIENDO EL BIEN DEL MAL”, Y SI SEGUIMOS OBEDECIENDO A DIOS CON EL MARCO DEL EGO, NUNCA LE OBEDECEREMOS POR AMOR, PORQUE MEDIANTE EL EGO, SATANAS NOS APARTO DE DIOS, ELIMINO SU IMAGEN Y SEMEJANZA DIVINA, DANDONOS MAS BIEN SU IMAGEN SATANICA. AMEN.-…… HAY QUE SER RESTAURADO Y PERFECCIONADO EN EL AMOR DE DIOS PARA VOLVER A TENER SU IMAGEN Y SEMEJANZA DIVINA CON LA CUAL NOS CREO…… DIOS LO ILUMINE, GUIE, BENDIGA Y PROTEJA SIEMPRE PASTOR…..

    Reply

Leave a Comment