Asc. Metropolitana MX Lección 4: “Del horno ardiente al palacio” Sabado 25 de Enero de 2020

Los jóvenes judíos estaban en Babilonia. No fueron allí de buena gana. Fueron forzados por un poder opresivo. Babilonia es el imperio de Satanás. Allí deberían lavarse las mentes (lavarse el cerebro) para cambiar sus comportamientos, así como sus valores y principios espirituales. Pero dentro del imperio enemigo, aunque bastante desafiante, permanecieron fieles.

Antes del horno y ante el rey enojado hasta el punto de alterar su semblante, sintiendo el calor del fuego, esta vez ni siquiera se les pasó por la cabeza ceder, solo una vez como muchos dicen.

Había dos caminos. Ceder y todo estaba bien después, tendrían el favor del rey, la vida normal, el prestigio en Babilonia, etc.

La otra forma era no rendirse. Se arriesgaban a morir porque no querían desobedecer a DIOS. El resultado fue una muestra de humillación para el rey y su gran pueblo, para Babilonia, para Satanás y para todas las personas que se habían arrodillado ante la estatua. Todos se avergonzaron de haber cedido, dejando solo a los tres en pie. Todos temían al rey y al horno. Si DIOS colocó a estos jóvenes dentro de Babilonia, el reino del enemigo de DIOS y su pueblo, allí los honró en todo momento necesario. Nadie lo sabía, pero DIOS tenía en sus planes hacer que el significado de esa estatua fuera nulo porque Nabucodonosor no era DIOS y él tenía poder porque el DIOS de los judíos le había dado.

Radio Adventista
1 comment… add one
  • Estudiando la palabra de Dios, estoy cambiando mi sentido de caracter.

    Reply

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.