Asc. Metropolitana MX Lección 10: Templanza en el crisol – Sábado 3 de Septiembre de 2022

Dios fue específico en sus instrucciones al profeta Ezequiel acerca de no lamentarse. Se lo dijo horas antes de la muerte de su esposa. Su reacción estoica e impasible tras su muerte debió de llamar la atención de sus amigos y espectadores. Se preguntaban por qué su reacción era tan diferente de las habituales expresiones públicas de dolor que esperaban tras una pérdida así.

Esta situación permitió a Ezequiel explicar una vez más la profecía sobre sus próximas pérdidas cuando su país fuera atacado por los enemigos. Se trataría de un duelo por sus hijos e hijas que serían arrebatados por ejércitos extranjeros. Fue entonces cuando recordaron la profecía de Dios, hablada a través de los profetas. Recordarían el sufrimiento que Ezequiel había padecido cuando perdió a su esposa, y cómo Dios le dijo que lo aceptara pacientemente sin mostrar signos de dolor.

Muchos de los seguidores de Dios en la Biblia pueden dar fe de que sufrieron pérdidas, y la mayoría lo hicieron con una paciencia increíble. Sus circunstancias vitales representaron los símbolos del pan partido y el vino derramado que Cristo utilizó en su última cena. Moisés y José, por ejemplo, nos vienen a la mente como personas que aceptaron sus vidas rotas con una humildad y una gracia inusuales.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.