Aqui entre Nos. Lección 7 – La victoria de Cristo sobre la muerte – Un Programa pensado en los Maestros de E.S.

Para obtener el informe más completo sobre cuántos testigos hubo de Cristo resucitado, vamos a Juan 20:11-29 y a 1 Corintios 15:5-8.

Jesús se apareció a las mujeres en la tumba, a los discípulos en el aposento alto, y a muchos más en los cuarenta días que estuvo en la tierra hasta su partida final al cielo. Pablo declara que fue visto por más de quinientos discípulos a la vez, lo cual puede haber sido en Su ascensión.

Pero no olvidemos a los dos viajeros en el camino de Emaús que le vieron y escucharon, sin saberlo al principio (Lucas 24:13-35). Los grupos grandes o pequeños, estén donde estén, no importan con Dios (Mateo 18:20). Su deseo es llegar a todos.

Su presencia nos pide que le prestemos atención y le sigamos allá donde nos guíe. Estos numerosos testigos de primera mano de un Mesías resucitado no guardaron silencio sobre las cosas que vieron y oyeron. Nosotros también debemos estar atentos para compartir lo que sabemos sobre el feliz acontecimiento de la resurrección de Cristo

El apóstol Pablo se refirió a Cristo como las “primicias de los muertos [o dormidos]” (1 Corintios 15:20). Sin embargo, hay una razón para utilizar el término “primicias” más allá de la habitual metáfora agrícola que sugiere.

El significado religioso también se indica cuando consideramos la ofrenda de los primeros frutos de la cosecha que formaba parte de sus servicios de culto judíos. Era su deber sagrado reconocer a Dios como el Proveedor de los productos de la tierra que les había dado Dios. Véase Deuteronomio 26:1-11.

Al llamar a Cristo las primicias, no sólo lo reconocemos como el mejor fruto de la cosecha, sino que se nos muestra cómo serán nuestros cuerpos resucitados cuando se declare la cosecha final de Dios. Al igual que Jesús, seremos resucitados de entre los muertos en cuerpos humanos glorificados e inmortales, y entonces seremos llevados a su presencia en los atrios celestiales.

Sólo Él llevará las cicatrices de su cruel muerte. Las huellas de los clavos siempre estarán ahí para recordarnos su amoroso sacrificio.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.