Aqui entre Nos. Lección 6 – La simiente de Abraham – Un Programa pensado en los Maestros de E.S.

Aunque el plan de Dios para el antiguo Israel se estropeó por la desobediencia, nunca se frustró del todo. Entre la cizaña, todavía crecían algunas flores. Muchos de los profetas del Antiguo Testamento hablan de este remanente fiel, que Dios reuniría para sí como un hermoso ramo.

El propósito de Dios al crear y preservar un remanente fiel era el mismo que había tenido para todo Israel: utilizarlo como su instrumento divinamente designado para declarar “mi gloria entre las naciones” (Isaías 66:19). De este modo, otros se unirían a los fieles para “adorar al Rey, al Señor de los ejércitos” (Zacarías 14:16, RSV). Así pues, por muy mala que fuera la situación, Dios siempre tiene algunos fieles que, a pesar de la apostasía dentro de las filas del pueblo elegido por Dios, mantuvieron su propia vocación y elección seguras (2 Pe. 1:10). En resumen, sean cuales sean los fallos de la nación en su conjunto, aún hubo quienes intentaron cumplir, lo mejor que pudieron, su parte del pacto (véase, por ejemplo, 1 Reyes 19:14-18). Y aunque, tal vez, sufrieron con el conjunto de la nación (como el exilio de la tierra), la promesa final y definitiva del pacto será la suya, la de la vida eterna.

Lee Juan 10:27-28. ¿Qué dice Jesús allí? Aplica sus palabras, y las promesas que contiene, a la situación de la apostasía en el antiguo Israel. ¿Cómo ayudan estas palabras a explicar la existencia de un remanente fiel?

Hace unos años, una joven abandonó por completo su fe cristiana, sobre todo porque estaba desanimada por el pecado, la apostasía y la hipocresía que veía en su iglesia local. “Esas personas no eran realmente cristianas”, dijo, usando eso como excusa para dejar todo. Base su respuesta en los principios del estudio de hoy. ¿Por qué no es válida su excusa?
Independientemente de los errores y fallos del antiguo Israel, el Señor no había terminado con el plan de crear un pueblo fiel para servirle. De hecho, el Antiguo Testamento esperaba un tiempo en el que el Señor crearía un Israel espiritual, un cuerpo fiel de creyentes, judíos y gentiles, que llevarían a cabo la obra de predicar el evangelio al mundo. Bienvenido a la iglesia primitiva.

Lea Gálatas 3:26-29.

  1. De qué promesa habla Pablo en el versículo 29?
  2. ¿Cuál es el elemento clave que hace que una persona sea heredera de estas promesas? (Gálatas 3:26)
  3. Por qué Pablo está rompiendo las distinciones de género, nacionalidad y estatus social?
  4. Qué significa ser “uno en Cristo”?
  5. Lee Romanos 4:16-17. ¿Cómo nos ayudan estos versículos a entender lo que Pablo dice en Gálatas 3:26-29?

Como hijo de Abraham, Cristo se convirtió, en un sentido especial, en heredero de las promesas del pacto. Por el bautismo adquirimos el parentesco con Cristo y, a través de él, el derecho a participar en las promesas hechas a Abraham. Así, todo lo que Dios prometió a Abrahán se encuentra en Cristo, y las promesas se convierten en nuestras, no a causa de la nacionalidad, la raza o el sexo, sino por la gracia, que Dios nos otorga por medio de la fe.

“El don a Abraham y a su descendencia incluía no sólo la tierra de Canaán, sino toda la tierra. Así dice el apóstol: “La promesa de que sería heredero del mundo no fue hecha a Abraham, ni a su descendencia, por la ley, sino por la justicia de la fe”. Romanos 4:13. Y la Biblia enseña claramente que las promesas hechas a Abraham han de cumplirse por medio de Cristo. … [Los creyentes se convierten] en herederos de ‘una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible’ [1 Pedro 1:4] – la tierra liberada de la maldición del pecado”. – Ellen G. White, Patriarcas y Profetas, p. 170. Esta promesa se cumplirá literalmente cuando los santos vivan en la tierra nueva por siempre y para siempre con Cristo (Dan. 7:27).

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.