Aqui entre Nos. Lección 6 – Jugar a ser Dios – Un Programa pensado en los Maestros de E.S.

Isaías se centró en Babilonia en estos capítulos. Su nombre significa “la puerta de dios(es)”. El término “Babilonia” aparece en otros lugares más adelante en las Escrituras.

Pedro llamó a Roma “Babilonia” en 1 Pedro 5:13. Por supuesto, fueron los romanos los que intentaron ejecutar a Jesús matando a todos los niños de Belén. Véase Mateo 2. Los judíos nunca olvidaron el largo exilio que sufrieron a manos de los babilonios. Y debieron tener sentimientos similares respecto a sus opresores romanos durante la época de Jesús.

La “Babilonia” que aparece en el libro del Apocalipsis también era una fuerza perseguidora (Apocalipsis 17:5, 6). Y hay otras similitudes entre estas tres potencias:

el Imperio Babilónico,
la antigua Roma, y la
Babilonia espiritual en el libro del Apocalipsis.

Su orgullo, sus acciones persecutorias contra el pueblo de Dios y la rapidez de su caída son características que conectan estos tres sistemas de poder.

La “puerta de dios(es)” tiene su rival. El nombre de Betel significa “puerta del cielo”, donde Jacob tuvo una visión de una escalera que conectaba el cielo y la tierra (Génesis 28:17). Esta escalera bajó del cielo y Dios habló a Jacob desde ella.

Por otro lado, la torre de Babel (de donde obtenemos el nombre de Babilonia) se basó en un esfuerzo humano para evitar otro diluvio destructivo. Esta torre se originó en la tierra y trató de alcanzar el cielo. Ver Génesis 11.

El simbolismo aquí es sorprendente. Podemos basar nuestra religión en el modelo humilde de Betel, que se basa en la gracia de Dios desde arriba, o en el modelo orgulloso de Babilonia, que se basa en nuestros propios esfuerzos humanos (Efesios 2:8, 9).

Tanto el legalismo como el humanismo secular son religiones falsas simplemente porque se basan en los esfuerzos humanos para mejorar nuestras vidas.
“El día del Señor” se menciona en Isaías 13:9, y entre otros lugares en las profecías de Isaías. Los capítulos 24-27 se centran en este juicio final y nos permiten percibir la urgencia y el significado de las naciones condenadas durante la época de Isaías. Apuntan a un juicio final y a una liberación eterna para el pueblo de Dios en los últimos días.

Después de un tiempo tumultuoso en la tierra antes de que ocurra este juicio final, la tierra será dejada desolada durante los mil años descritos en Apocalipsis 20:2, 3. Sólo Satanás queda para vagar por la destrucción vacía que queda.

Después del milenio (los mil años), habrá un castigo severo y final para Satanás y sus seguidores. Este es el acto extraño e inusual de Dios (Isaías 28:21): el castigo final de fuego eterno que llueve del cielo (Apocalipsis 20:9, 14).

Esto termina con la restauración de Israel y el establecimiento de la Nueva Jerusalén en este planeta (Apocalipsis 21:2). Véase Isaías 27. La alabanza parece ser una actividad continua en esta escena celestial. Todo el universo de Dios está eternamente agradecido por la victoria que asegura la paz del universo para todos los tiempos.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.