Aqui entre Nos. Lección 4 – Por las malas – Un Programa pensado en los Maestros de E.S.

El pueblo de Judá tenía mucho que temer en ese entonces. No importaba el camino que tomaran, había resultados amenazantes que considerar. Su comportamiento idólatra estaba dando frutos, y las consecuencias no serían agradables.

Las conspiraciones estaban en todas partes. Ya no sabían en quién o qué confiar. Sus vecinos se habían convertido en sus enemigos, incluyendo el vecino que creían más probable que los trajera a salvo, es decir, los asirios.

Mientras Dios les advertía de estos peligros, también les recordó que la única manera de superar sus miedos era centrar su confianza y lealtad en Él, nuestro verdadero refugio en tiempos de problemas (Salmo 91:2).

El mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6-12 (la última llamada de Dios a un mundo moribundo) nos dice que “temamos a Dios y le demos gloria”. Jesús dijo y demostró que temer a Dios significa amarlo. Ver Mateo 22:37.

El pueblo de Dios había perdido su primer amor cuando eligió adorar a otros dioses. Algo con lo que seguimos luchando. 1 Juan 2:15 dice: “No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él”.

Estos últimos versos de Isaías 8 sacan a relucir algunos temas importantes y consecuencias para Judá y el rey. Se nos dice en 2 Reyes 16 y 2 Crónicas 28 que el Rey Acaz estaba muy involucrado con las religiones paganas.

Cuando estos adoradores se sacrificaban a falsos dioses, era lo mismo que sacrificar a los demonios. Ver 1 Corintios 10:20. En otras palabras, se estaban alineando con lo oculto, con Satanás y los ángeles rebeldes que fueron arrojados del cielo (Apocalipsis 12:9).

Isaías se centró en la ley y el testimonio de Dios en este pasaje (Isaías 8:16, 20). Fue un esfuerzo para sacarlos de las peligrosas afiliaciones religiosas que los llevaron a adorar a Satanás, en lugar de a su Dios Creador.

También se predijo que la gente se volvería contra Acaz y lo maldeciría (Isaías 8:21). 2 Crónicas 28:27 nos dice que no lo enterraron con los reyes de Israel, una señal de la falta de respeto que tenían por este rey.

Todavía vemos muchas tendencias espiritistas en nuestro mundo hoy en día. La brujería/hechicería moderna y otras prácticas de la Nueva Era son el equivalente a lo que el profeta hablaba en Isaías 8:19, 20.

Radio Adventista
0 comments… add one

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.