Lección 5: Edicion Maestros “Vivir para Dios” Para el 29 de abril de 2017

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2017

“Vivir para Dios”

Lección 5:  Para el 29 de abril de 2017

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: 1 Pedro 3:8, 9; 4:7, 8.

 

Enseña a tu clase a:

Saber: Entender que vivir una vida de amor, armonía, humildad y compasión es la primera prioridad de todo creyente.

Sentir: Sentir una responsabilidad de emular el ejemplo de Jesús de vivir para otros.

Hacer: Elegir aceptar el llamado de Cristo de vivir los principios del gobierno de Dios, en donde el amor es el principio primario y fundamental.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Vivir y amar.
    1. ¿Qué cinco imperativos presenta “finalmente” Pedro en 1 Pedro 3:8?
    2. ¿Qué tres imperativos añade Pedro en 1 Pedro 4:7 y 8, en vista del hecho que el fin de todas las cosas se acerca? ¿Cuál está “ante todo”?
  2. Sentir: Experimentar la compasión de Cristo.
    1. ¿Qué es necesario a fin de experimentar simpatía, amor y compasión por los demás (1 Ped. 3:8)?
    2. ¿Qué implica amarse “los unos a los otros profundamente” (1 Ped. 4:8, NVI)?
  3. Hacer: Aceptar el llamado de Dios.
    1. ¿A qué dice Pedro que somos llamados (en 1 Ped. 3:9), a fin de que podamos heredar una bendición?
    2. ¿En qué contexto insta Pedro a sus lectores a ser sobrios y velar, para poder orar (1 Ped. 4:7)?

 

Resumen

Pedro apela a sus lectores, en el contexto de la inminencia del juicio, a vivir vidas que estén a la altura de la vida de Cristo, ejemplificando amor, simpatía, humildad, armonía y compasión, entre otras cualidades de carácter que recomienda a sus lectores. Pedro ve que el llamado de Dios incluye modelar estas cualidades en la vida del cristiano, lo cual resultará en la bendición de Dios.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Textos destacados: 1 Pedro 4:1, 2.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Jesús es nuestro ejemplo en todas las cosas. Los sufrimientos que experimentó lo habilitaron para vencer el pecado (compara con Heb. 2:10; 5:8, 9). Nuestro sufrimiento por él nos habilitará para vencer, también, si aprendemos y crecemos de nuestras experiencias. Pedro afirma: “Quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado” (1 Ped. 4:1). Esta experiencia de crecimiento está claramente en el contexto de hacer lo que es correcto (1 Ped. 2:20, 21; 3:14, 17). No sufrimos por hacer lo que es bueno mientras al mismo tiempo atesoramos hábitos pecaminosos. Solamente la persona que está entregada a deshacerse del pecado en su vida está dispuesta a sufrir por hacer lo que es recto. Este recordatorio debería servir como motivación para aquellos de los lectores de Pedro que están experimentando sufrimiento por ser fieles a sus convicciones.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Se ha librado un debate considerable sobre el contexto del sufrimiento al que Pedro se refiere. ¿Era meramente violencia verbal, murmuración y calumnia? ¿O incluía también violencia física? El énfasis de Pedro no está en el tipo de persecución sino en el motivo de esa persecución. Karen Jobes señala que, para Pedro, “el destino de Cristo es el destino del cristiano”. Con respecto al motivo de la persecución, ella observa: “El apóstol delimita cuidadosamente el tipo de sufrimiento en vista al que es causado por persecución nada más que por llevar el nombre de Cristo (4:14-16)”.—1 Peter, Baker Exegetical Commentary on the New Testament, p. 45.

Actividad y diálogo inicial: Pide a la clase que lea 1 Pedro 3:13 al 17 juntos. Comenta lo que espera Pedro de sus lectores en cuanto a su conducta como testigos a los incrédulos. La clave para ellos era “santificad a Dios el Señor en vuestros corazones” (1 Ped. 3:15) y mantener “buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo” (1 Ped. 3:16).

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: En el capítulo 3, versículos 8 y 9, de su primera epístola, Pedro concluye su argumentación acerca de cómo vivir en el mundo, que comienza en el capítulo 2 versículo 11. Al cerrar con la expresión to de telos (que significa “por último”, “en conclusión”, o “en síntesis”), Pedro apela a todos a vivir vidas en armonía, simpatía, amor, compasión y humildad. Los creyentes no han de devolver mal por mal ni insulto por insulto. Más bien, han de devolver una bendición, pues fueron llamados a este modo de vida para que puedan heredar una bendición. Todo lo que sigue, hasta el “amén” al final de 1 Pedro 4:11, está en este contexto.

Comentario de la Biblia

I. Heredando una bendición

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 3:8-12.)

Después de exhortar a sus lectores a vivir vidas semejantes a la de Cristo, Pedro cita del Salmo 34:12 al 16 para explicar cómo uno puede heredar una bendición, aún frente a la oposición de aquellos que son malos. El secreto es doble: primero, debemos evitar hablar y hacer el mal y, más bien, debemos hacer el bien, buscando la paz (1 Ped. 3:10, 11). Segundo, debemos confiar en que el Señor oirá las oraciones de los justos y los defenderá contra aquellos que hacen el mal (1 Ped. 3:12). David, que escribió el Salmo 34 mientras huía de aquellos que deseaban destruirlo, aprendió cómo confiar en Dios y devolver bien por mal. Lee el Salmo entero y recuerda el buen trato de David para con su enemigo, el rey Saúl, y la bendición que heredó David.

Considera: ¿Qué estoy haciendo en mis relaciones que me llevará a heredar una bendición?

II. Bautismo: muerte en el cuerpo, vida en el Espíritu

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 3:18-22.)

Este pasaje difícil requiere que no perdamos de vista el punto principal debido a temas tangenciales que introduce Pedro. Cristo murió por nuestros pecados a fin de llevarnos a Dios; y el bautismo representa nuestra muerte al pecado a fin de llevarnos a una nueva vida en el Espíritu. Por medio del bautismo, participamos simbólicamente en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo a una nueva vida (compara con Rom. 6:3, 4). El bautismo nos salva, no por un proceso externo de lavar la suciedad del cuerpo, sino por la resurrección de Cristo y nuestro compromiso a tener una conciencia limpia a la vista de Dios (1 Ped. 3:21, 22).
La parte difícil de este pasaje, en los versículos 19 y 20, introduce la historia del gran diluvio a fin de establecer la idea del arca de Noé como símbolo del bautismo (1 Ped. 3:21). Los “espíritus encarcelados” se refiere a los antediluvianos, “que en los tiempos antiguos, en los días de Noé, desobedecieron, cuando Dios esperaba con paciencia mientras se construía el arca” (1 Ped. 3:20, NVI). Cristo predicó el evangelio en el Espíritu “a los muertos”, por medio de la predicación de Noé, para que hubiera un fundamento sobre el cual juzgarlos (1 Ped. 4:6). Pedro se refiere a ellos como “espíritus encarcelados”, porque metafóricamente están presos o reservados para el juicio en el día postrero (comparar con 2 Ped. 2:4, 9; Jud. 1:6; Apoc. 20:1-3).

Considera: ¿De qué manera he respondido a la predicación de Cristo en el Espíritu por medio de sus agentes? ¿Qué puedo hacer para cooperar con Dios a fin de asegurar que mi respuesta resulte en salvación, en contraposición a ser reservado para el juicio?

III. Vivir en vista el juicio

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 4:7-11.)

Pedro ahora cierra su sección sobre cómo vivir como extranjeros y peregrinos en el mundo. Llama a sus lectores a una concientización escatológica de la inminencia del juicio: “El fin de todas las cosas se acerca” (1 Ped. 4:7). En vista de este juicio, Pedro insta a mantener la claridad mental necesaria para la oración efectiva y, sobre todo, a tener profundo amor mutuo. Extrae de Proverbios 10:12, declarando que el amor cubre multitud de pecados (comparar con Sant. 5:20), lo cual quiere decir que no toma en cuenta ni presta atención al mal o agravio que se le ha hecho (ver 1 Cor. 13:5). Dios trata al creyente con ese tipo de amor. Nuestra responsabilidad, por lo tanto, es: “Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas” (1 Ped. 4:10, NVI). Este servicio ha de rendirse “conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo” (1 Ped. 4:11).

Considera: ¿Qué evidencias en nuestra vida indican que estamos viviendo con un sentido de inminencia del juicio? ¿Cómo viviríamos si creyéramos que cada día fuera el último?

Preguntas para dialogar:

  1. ¿Qué bendiciones hemos recibido porque hemos hecho lo correcto y confiado en Dios en cuanto a los resultados?
  2. Según 1 Pedro 3:12 y 4:7, ¿qué papel juega la oración en la necesidad de los creyentes de vivir con una concientización de la inminencia del juicio?

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Los cristianos a menudo fueron malentendidos por sus vecinos y en sus comunidades. Sus reuniones a menudo fueron consideradas ritos secretos, porque se reunían en hogares privados y adoraban de maneras poco comunes. Dado que comían el “cuerpo” y bebían la “sangre” de Aquel a quien adoraban, en la celebración de la Cena del Señor, se los acusó de canibalismo. Dado que se llamaban unos a otros “hermano” y “hermana”, celebraban “fiestas ágape”, y se besaban como miembros de una familia con un “ósculo de amor” (1 Ped. 5:14), también se los acusó de practicar incesto y otros vicios inmorales. En vista de estos prejuicios, Pedro desea que los creyentes representen correctamente el cristianismo ante sus vecinos para que no haya malentendidos ni base para falsas acusaciones. Sin embargo, Cristo fue muerto, aunque era inocente de todo mal; los creyentes no deberían esperar un trato mejor que ese.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿Cómo podemos esclarecer las falsas acusaciones sobre nuestra conducta o creencias?
  2. ¿De qué manera vivimos al ser conscientes de la brevedad de la vida y la inminencia del juicio?

Actividad:

Pide a la clase que dialogue sobre la percepción de la comunidad de los Adventistas del Séptimo Día y posibles conceptos erróneos de los creyentes adventistas. ¿Qué pasos proactivos pueden tomarse para evitar o corregir esos prejuicios? ¿De qué manera podemos representar a Cristo y a su iglesia de manera más efectiva ante la comunidad?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Muchos que están luchando con ser aceptados en sus comunidades o que están enfrentando adversidad en su contexto social se encuentran lidiando con problemas de autoestima e, incluso, depresión. Aquellos que se especializan en psicología han observados que una de las mejores maneras de lidiar con estos problemas es alcanzar a otros para servirlos. El gozo y la satisfacción de servir a otros que pueden estar peor que nosotros provee un estímulo de químicos cerebrales (tales como endorfinas, dopamina y oxitocina) que aumentan el sentimiento de placer, felicidad y contentamiento, y ayudan a reducir el dolor y el estrés. Los beneficios para la autoestima ocurren cuando aquellos a quienes uno ha servido expresan su apreciación. El consejo de Pedro de amarnos los unos a los otros, ofrecer hospitalidad sin quejarnos, y usar cualquiera de los dones que hemos recibido para servir a otros se asemeja mucho con estos medios de lograr las bendiciones prometidas.

Actividad: Insta a los miembros de tu clase a armar una lista de imperativos y órdenes en 1 Pedro 3:8 al 4:11, junto con otra lista de los beneficios y bendiciones que uno puede esperar recibir como resultado de implementar esas directivas. Comenten una o dos acciones que la clase puede tomar a fin de implementar los consejos que se hallan en esta lección.

1 comment… add one
  • ESTA LECCION COMO TODAS EN GENERAL NOS LLEVAN A QUE DEBEMOS CONOCER VERIDICAMENTE LO QUE ES EL AMOR DE DIOS, EL CUAL JESUS TODO EL TIEMPO LO DETENTO Y COMPARTIO CON TODOS EN SU MINISTERIO TERRENAL Y PERMANENTEMENTE SIN HACER ACEPCION DE PERSONA ALGUNA Y SIN VARIACION NI EN TIEMPO NI EN ESPACIO. EN EL AMOR DE DIOS SE AMA A TODOS POR IGUAL Y PERMANENTEMENTE. LECCION QUE NOS LLEVA A REFLEXIONAR SOBRE EL ERROR QUE POSEEMOS TODOS SOBRE LO QUE ES EL UNICO Y VERDADERO AMOR, Y QUE CREEMOS POSEERLO AL PENSAR QUE TODOS POSEEMOS AMOR Y FE Y QUE CON ESE NUESTRO AMOR YA PODEMOS AMAR A DIOS Y A NUESTRO PROJIMO, LO CUAL NO ES ASI. PORQUE MEDIANTE EL PECADO EN EL EDEN, EL AMOR DE DIOS QUE NOS HIZO SU IMAGEN Y SEMEJANZA DIVINA, FUE MUY HABIL Y ASTUTAMENTE TRASTROCADA EN NOSOTROS, REEMPLAZANDO ESE AMOR DIVINO CON UN SENTIMIENTO PASIONAL (ego) QUE LLENO DE TODOS LOS MALES QUE POSEEMOS EN LA HUMANIDAD, LO CONFUNDIMOS CON AMOR DEL CUAL PROVIENE NUESTRA FE (humana), MAS NO, LA FE VERDADERA QUE ES POR EL OIR (obedecer fielmente) LA PALABRA DE DIOS. JESUS NOS LO ENSEÑA TODO EL TIEMPO PORQUE GRACIAS A SU FIDELIDAD ESTABA DOTADO DE LA VERDADERA FE Y PODER DE DIOS: “YO NO HAGO MI VOLUNTAD, SINO LA DEL QUE ME ENVIO”, “MI VOLUNTAD ES QUE YO HAGA LA DE MI PADRE QUE ESTA EN LOS CIELOS”, “MI ALIMENTO ES QUE YO HAGA SU VOLUNTAD Y NO LA MIA”, MI MADRE Y MIS HERMANOS SON TODOS AQUELLOS QUE HACEN LA VOLUNTAD DE MI PADRE QUE ESTA EN LOS CIELOS, “NO TODO EL QUE DICE SEÑOR, SEÑOR ENTRARA EN EL CIELO, SINO TODO AQUEL QUE HACE LA VOLUNTAD DE MI PADRE QUE ESTA EN LOS CIELOS”… ETC. SI HACEMOS LA VOLUNTAD DE DIOS FIELMENTE, GOZAREMOS DE LA RESTAURACION Y PERFECCION EN SU AMOR DIVINO HASTA ALCANZAR NUEVAMENTE SU IMAGEN Y SEMEJANZA DIVINA EN NOSOTROS Y POR ENDE VOLVER A GOZAR DE LA VIDA ETERNA EN SUS BRAZOS DE AMOR, PORQUE GOZAREMOS DE LA PRESENCIA DE SU ESPIRITU SANTO QUE NOS DOTA DE LA VERDADERA FE Y PODER DIVINO, AMEN…..

    Reply

Leave a Comment