Lección 3: Edicion Maestros “Un real sacerdocio” Para el 15 de abril de 2017

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2017

“Un real sacerdocio”

Lección 3:  Para el 15 de abril de 2017

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: 1 Pedro 2:4, 5, 9, 10.

 

Enseña a tu clase a:

Saber: Entender el llamamiento elevado que tenemos de pertenecer al pueblo del pacto de Dios.

Sentir: Apreciar el estatus especial al que Dios ha llamado a su comunidad del pacto: “Linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios” (1 Ped. 2:9).

Hacer: Elegir cumplir los propósitos para los cuales Dios ha llamado a su pueblo.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Real sacerdocio, nación santa.
    1. ¿Qué significa ser piedras vivas en una casa espiritual construida sobre una piedra angular escogida y preciosa, que es la Piedra viva?
    2. ¿Qué está implícito en la expresión “real sacerdocio, nación santa”? (1 Ped. 2:9).
  2. Sentir: Identificación con la comunidad de Cristo.
    1. ¿Cómo se siente ser cortados de la misma cantera (comparar con Isa. 51:1) y construidos en la misma casa que la Piedra angular?
    2. ¿Cómo nos comportamos al percatarnos de que fuimos cortados de la misma cantera?
  3. Hacer: Anunciar sus virtudes.
    1. ¿De qué manera describe Pedro los propósitos por los cuales Dios ha llamado a su pueblo del pacto?
    2. ¿De qué modo estamos cumpliendo los propósitos por los cuales Dios nos ha llamado para sí?

 

Resumen

Pedro cita varios pasajes del Antiguo Testamento para recordar a sus lectores de su estatus especial ante Dios como miembros de la nueva comunidad del pacto de Dios en continuidad con la comunidad del pacto del Antiguo Testamento y construida sobre el mismo fundamento: el Mesías.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Textos destacados: 1 Pedro 2:4, 5.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Obtenemos nuestra identidad espiritual de Cristo, la Piedra viva, una piedra angular escogida y preciosa. Como piedras vivas cortados de la misma cantera (Isa. 51:1), estamos siendo edificados en una casa espiritual con el propósito de ofrecer como sacerdocio santo sacrificios espirituales que son aceptables a Dios gracias a Jesús. Con misericordia, Dios nos escogió para sí como real sacerdocio y nación santa, a fin de que podamos proclamar las virtudes de Aquél que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable. Esta declaración de pacto nos recuerda Éxodo 19:5 y 6, creando una continuidad entre el pueblo del pacto de Dios del Antiguo Testamento y su pueblo del pacto del Nuevo Testamento.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Es muy importante prestar atención en esta sección a las citas de Pedro en alusión al Antiguo Testamento. Pedro extrae, respectivamente, de Isaías 28:16; Salmo 118:22; Isaías 8:14; y Éxodo 19:5 y 6. Estudia estos pasajes y el uso que Pedro hace de ellos a fin de enseñar verdades que sus lectores necesitan entender. ¿De qué manera usa Jesús los pasajes sobre la piedra para referirse a sí mismo como el Mesías rechazado? (Ver Mat. 21:42; Mar. 12:10 y Luc. 20:17.) ¿De qué manera usó Pedro la misma idea en Hechos 4:11? ¿Qué uso hizo Pablo de esta idea en Efesios 2:20? ¿Qué alusiones a Éxodo 19:5 y 6 aparecen en Apocalipsis 1:6, 5:10 y 20:6?

Actividad y diálogo inicial: Pide a la clase que lean juntos 1 Pedro 2:4 al 6 e Isaías 51:1. Comenten la relación implícita entre le Piedra viva, que es la piedra angular escogida y preciosa, y las piedras vivas que están construidas juntas en una casa espiritual, a fin de ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Considera la transición que ocurre entre los versículos 1 al 3 y los versículos 4 y 5 de 1 Pedro 2. Los versículos 1 al 3 concluyen la sección previa, que habla de un nuevo nacimiento “por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre” (1 Ped. 1:23). Los lectores de Pedro son instados, “como niños recién nacidos”, a desear “la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor” (1 Ped. 2:2, 3).

La metáfora cambia, sin embargo, al pasar Pedro a la siguiente sección, en 1 Pedro 2:4 y 5. De repente, los lectores de Pedro ya no son bebés sino piedras vivas siendo edificadas juntas en una casa espiritual. También son un sacerdocio santo que ofrece sacrificios espirituales a Dios. Esta última metáfora continúa en 1 Pedro 2:9, donde se describe a los creyentes como un “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios”, construyendo sobre el lenguaje del pacto del Antiguo Testamento.

Comentario de la Biblia

I. Bebés que desean la leche espiritual no adulterada

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 2:1-3.)

Pedro insta a aquellos que han renacido por la Palabra de Dios (1 Ped. 1:23), y que han probado que el Señor es bueno (1 Ped. 2:3), a desear, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada que producirá el crecimiento espiritual en ellos. Un paralelismo con 2 Pedro 3:18 puede sugerir que la leche espiritual pura es un conocimiento de Jesucristo como Señor y la recepción de su gracia. (La amonestación de Pedro aquí a desear leche espiritual no adulterada no debe verse como un conflicto con la crítica de Pablo en 1 Cor. 3:1, 2 y Heb. 5:12-14, de aquellos que fracasaron en pasar al alimento sólido al crecer. Pedro está hablando en el contexto del recién nacido.)

Considera: ¿Qué características de madurez espiritual identificadas por Pedro manifiesto en mi propia vida espiritual? ¿De qué manera puedo hacer una prioridad para mí el estudio de la Palabra de Dios?

II. Piedras vivas edificadas en una casa espiritual

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 2:4, 5.)

Pedro comienza esta sección con las palabras: “Acercándoos a él, piedra viva” (1 Ped. 2:4), refiriéndose al Señor, en el versículo 3. Esto forma el pretexto para decir que “vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual”. Uno no puede ser edificado en una casa espiritual sin venir al Señor Jesucristo. Así como él es la Piedra viva, hemos de ser “como piedras vivas” (1 Ped. 2:5), igual que él, como si fuéramos cortados de la misma cantera (Isa. 51:1). Él es la Piedra angular escogida y preciosa (1 Ped. 2:6) de la casa espiritual en la cual somos edificados. La Piedra angular es la piedra de la cual el resto del edificio es medido, plomado y puesto en escuadra. Los creyentes también han de ser un “sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Ped. 2:5). Con respecto a cuáles sacrificios espirituales son aceptables a Dios, ver Salmos 4:5; 51:17; 107:22; Romanos 12:1 y Hebreos 13:15 y 16.

Considera: ¿De qué maneras estoy siendo edificado en una casa espiritual para Dios? ¿Qué sacrificios espirituales estoy ofreciendo a Dios como uno que pertenece a un sacerdocio santo?

III. Pueblo escogido por y para Dios

(Repasa, con tu clase, 1 Ped. 2:9-12.)

En la Escritura, Dios escoge y llama; las personas responden. Aquellos que responden de manera positiva son llamados los elegidos o escogidos. Jesús dijo: “Muchos son llamados, y pocos escogidos” (Mat. 22:14). El hecho que Pedro llama a sus lectores “linaje escogido” (1 Ped. 2:9), sugiere que han respondido al llamado de Dios y han entrado a una relación de pacto con él.

“Real sacerdocio, nación santa”, se refiere a Éxodo 19:5 y 6, donde Dios dice a Israel que, si guardan su pacto, serán para él un “reino de sacerdotes, y gente santa”. Esta declaración no significa que todos serán sacerdotes, capaces de servir en la presencia de Dios en el templo. Significa que se esperará que su pueblo, un “sacerdocio santo” (1 Ped. 2:5), ofrezca sacrificios espirituales tales como alabanza, gozo, buenas obras y servicio a los demás (ver Heb. 13:15, 16).

Así, declara Pedro, los creyentes fueron escogidos a fin de que puedan anunciar “las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Ped. 2:9). La posibilidad de rendir esa clase de servicio es gracias a la gran misericordia y gracia de Dios al escogerlos (1 Ped. 2:10). El don de su gracia misericordiosa en el alma trae como resultado vivir vidas piadosas ante el mundo, para su gloria (1 Ped. 2:11, 12).

Preguntas para dialogar:

  1. ¿Qué pistas tenemos para saber cuánto deseamos o no la leche espiritual no adulterada?
  2. ¿Qué evidencia puede aducir que estamos siendo edificados como piedras vivas en la casa espiritual?
  3. ¿Qué sacrificios espirituales estamos ofreciendo a Dios día a día, como miembros de un sacerdocio santo? ¿De qué manera estamos glorificándolo a él, quien nos llamó de las tinieblas a la luz?

Considera: Aquí Pedro relaciona la iglesia con el antiguo Israel, el pueblo del pacto de Dios. ¿De qué maneras sentimos una conexión con el Israel histórico? ¿Y con nuestras propias raíces adventistas?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: En El Deseado de todas las gentes, págs. 548 y 549, Elena de White provee un contexto histórico importante sobre la imagen de la piedra angular. Un suceso real, en la historia de la construcción del templo de Salomón, se encuentra detrás de la profecía de Isaías. Una enorme piedra de tamaño inusual y forma peculiar había sido preparada para ser la piedra angular, pero cuando fue traída al sitio de la construcción, los obreros rechazaron esa piedra. Otras piedras fueron seleccionadas en su lugar, pero cada una de esas piedras no llegó a soportar las demandas y presiones del clima y el peso del edificio. Finalmente, la piedra rechazada fue traída nuevamente. Cumplía con todos los requisitos. Resultó encajar perfectamente y finalmente fue aceptada como la piedra angular del templo. “En visión profética, se le mostró a Isaías que esta piedra era un símbolo de Cristo” (p. 549).

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿De qué modo demuestro que soy una piedra viva edificada en una casa espiritual?
  2. ¿Qué significa para mí ser parte de un real sacerdocio y una nación santa?
  3. ¿Cómo puedo evitar tropezar sobre la Piedra viva, la preciosa piedra angular?

Actividad:

Dedica tiempo a que los miembros de la clase expresen alabanza a Dios por haberlos llamado de las tinieblas a su luz admirable.

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Puede ser de ayuda para la clase familiarizarse con las herramientas y los métodos de un picapedrero. La construcción con piedras siempre comienza con una esquina de la base. Es crítico que la primera piedra esté apropiadamente en escuadra, tanto horizontal como verticalmente, ya que todas las otras piedras toman su alineación de la piedra angular. Se colocan hilos verticalmente sobre el borde superior de la piedra angular, una vez que ha sido nivelada con un nivel. Una plomada en la esquina provee una línea vertical exacta. Una cinta de medir determina la distancia de las líneas horizontales y verticales. Originalmente, las piedras grandes, llamadas “sillares”, eran cortadas en la cantera y eran colocadas una sobre la otra sin mezcla. El tamaño y el peso las mantenía en su lugar. A veces, se colocaba plomo derretido en muescas adyacentes de la parte superior, para fijarlas en su lugar una vez encajadas.

Actividad:

Compara la metáfora para la iglesia como un edificio en construcción, en Efesios 5:19 al 22, con la metáfora para la iglesia como un cuerpo en crecimiento, en Efesios 4:12 al 16. Comenta cómo los miembros necesitan adaptarse a la estructura respectiva en cada metáfora para un crecimiento eficaz. ¿De qué manera se adaptan las piedras vivas?

0 comments… add one

Leave a Comment