Lección 10 Edicion Maestros: “Hijos de la promesa” Para el 9 de diciembre de 2017

Edición para maestros. Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2017

“Hijos de la promesa”

Lección 10: – Para el 9 de diciembre de 2017

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Romanos 9.

 

Enseña a tu clase a:

Saber: Captar la realidad de que Dios no ha abandonado a Israel y que quiere salvar a todos, tanto a judíos como a gentiles.

Sentir: Desarrollar un sentido convincente de que si bien Dios desea salvar a todos, solo él escoge a quienes realizan misiones especiales en su Reino.

Hacer: Tratar de aclarar la diferencia entre aquellos a quienes Dios salva y quienes designa como sus agentes salvíficos.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Cómo redime Dios a los perdidos
    1. ¿Por qué Israel había malinterpretado de manera tan obvia su destino divino?
    2. ¿Por qué Dios nunca hizo un pacto incondicional para salvar a ningún pueblo o grupo religioso?
  2. Sentir: Percibir la paciencia de Dios con los fracasos de Israel
    1. El rechazo y crucifixión de Cristo por parte de los judíos podría haber conllevado el rechazo de Dios, pero ¿por qué Dios no ha rechazado completamente a Israel?
    2. ¿Alguna vez has desaprovechado una importante oportunidad de trabajo, pero tuviste una segunda oportunidad? Por favor, comparte tu reacción a esta bendición especial.
  3. Hacer: Rendirse a la voluntad de Dios
    1. ¿Por qué alguien podría estar celoso del ministerio de otro?
    2. El hecho de que Dios determine quién recibe qué cosa cuando de “dones espirituales” se trata, ¿qué nos dice de los llamados a servir de parte de Dios?

 

Resumen

Es importante tratar de entender la voluntad de Dios para salvar a judíos y gentiles y para aclarar cómo escoge a quienes él quiere para alcanzar a los perdidos.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Es sumamente importante entender que Dios no predetermina la salvación eterna de nadie. Pero sí determina quién cumplirá sus órdenes cuando se trata de llamados misioneros y de dones espirituales. En esa vida de testificación y servicio cristianos, hay una gran bendición al ser parte de los propósitos redentores de Dios.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Dios no predetermina la salvación personal de nadie. Pero ha sido plenamente soberano en cuanto al destino de Israel como testigos misioneros escogidos para la raza humana perdida. Por lo tanto, la pregunta clave de esta semana es: ¿Cómo se relaciona Dios con los fracasos de su pueblo del Antiguo Testamento en el contexto de su deseo de salvar tanto a los judíos como a los gentiles?

Diálogo inicial: Trata de recordar cuál fue la primera vez que leíste Romanos 9. ¿Qué preguntas te vienen a la mente respecto de la aparentemente inalterable predestinación de Dios, en especial en lo relacionado con las cuestiones que abordan la salvación personal del pecado y la muerte eterna?

Preguntas para analizar:

  1. ¿Qué tiene la naturaleza de Dios que nos garantiza que él no es un ser que predispone de un modo inamovible el destino eterno de todos?
  2. ¿Por qué Pablo parece tan abrumado en cuanto a la salvación de los judíos?
  3. Evalúa la obvia preocupación de Pablo por lo que se ha dado en llamar “el caso judío” de Romanos 9. ¿Qué contribuyó a la angustiosa inquietud de Pablo por el hecho de que los judíos resistían el evangelio, mientras que una gran cantidad de gentiles entraba alegremente a las iglesias y lo abrazaban libremente?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Si bien trataremos de justificar el deseo de Dios de salvar a todos los seres humanos pecaminosos, la pregunta clave que aborda Romanos 9 es: ¿Cómo piensa Dios redimir al pueblo israelita (judío) en última instancia, a pesar de sus fracasos pasados? Por lo tanto, debemos seguir cuidadosamente el argumento de Pablo que tratará de justificar las providencias redentoras de Dios para salvar a todos, judíos y gentiles.

Comentario de la Biblia

I. Responsabilidad y propósito de Pablo para con judíos y gentiles

(Repasa, con tu clase, Rom. 9:1-13.)

En estos versículos, Pablo trata de demostrar que el plan de Dios de utilizar a Israel no ha fracasado totalmente, y que este todavía está produciendo un “remanente” de la simiente de Abraham. Por lo tanto, aunque Dios haya sido selectivo, su voluntad de salvar a los perdidos se lleva a cabo en forma lenta pero segura. Por ejemplo, Abraham, el padre de la nación judía, fue escogido, y él (por la fe en las promesas y el poder de Dios) engendró a un hijo llamado Isaac; e Isaac por la fe engendró a Jacob, el progenitor directo de las tribus de Israel. Por lo tanto, aunque Dios ha sufrido contratiempos, está produciendo una “simiente” fiel, o hijos redimidos, en forma constante, persistente y providencial. Y estos hijos milagrosos se están convirtiendo en los progenitores de Israel y en agentes de salvación en un mundo atormentado por el pecado y la desesperanza.

Considera: Aunque Dios ha sido selectivo al escoger a sus siervos especiales, ¿qué evidencia tenemos de que Dios ha sido arbitrario, o no, en cuanto a quiénes salva?

II. Los mensajeros escogidos de Dios para el mundo

(Repasa, con tu clase, Rom. 9:14-24.)

Pablo ahora prosigue su argumento citando Éxodo 33:19 y 9:16 para resaltar que Dios tendrá “misericordia de” quien él elija. Y se “compadecerá” y mostrará su “poder […] por toda la tierra” (Rom. 9:15, 17). Pablo también establece el “poder” soberano de Dios en la ilustración del Alfarero divino, cuya prerrogativa es moldear la arcilla como él elige (Rom. 9:19-24). Por lo tanto, evidentemente Dios es el que se encarga de decidir quién hará su voluntad misionera en la tierra.

Pregunta para dialogar: Dios se encarga de escoger a sus agentes misioneros. Este hecho, ¿niega su capacidad de impartir a los seres humanos el derecho de decidir aceptar o rechazar su salvación eterna? ¿Por qué sí o por qué no?

III. Dios está al frente de su misión de salvar al mundo

(Repasa, con tu clase, Rom. 9:25-33.)

Dedica algunos momentos a repasar los pasajes del Antiguo Testamento citados por Pablo que profetizan acerca de la misión de Dios a los gentiles (por ejemplo Ose. 2:23 y 1:10, Isa. 10:22, 23; 1:9; 13:19).

Considera: ¿Qué evidencias se dan en estos versículos que destacan la pasión de Dios por salvar tanto a los judíos como a los gentiles?

VI. Una oferta universal de salvación

(Repasa, con tu clase, 1 Tim. 2:3, 4; 4:10; Juan 3:16; Tito 2:11; 2 Ped. 3:9).

Los versículos repasados demuestran a las claras la existencia de un ofrecimiento universal de salvación. Pero, a su vez, ¿qué relación tienen con la tesis de Pablo en cuanto a la elección soberana de Israel por parte de Dios para cumplir con su mandato misionero?

En respuesta a esta pregunta, reflexionemos en estos cinco textos, que parecen hablar claramente de una versión libre y gratuita de la salvación:

  1. “Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos” (1 Tim. 2:3, 4); comparado con
  2. “El Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen” (1 Tim. 4:10);
  3. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16);
  4. “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres” (Tito 2:11); y
  5. “El Señor […] es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Ped. 3:9).

Considera: Recuerda la pregunta con la que comenzó esta sección: ¿Qué debemos hacer con estos versículos? A modo de respuesta, considera el siguiente razonamiento: Si Pablo en Romanos 9 supone que Dios ha predeterminado de forma irrevocable la salvación de todos los hombres, independientemente de la respuesta libre de cada uno, sustentada en la gracia y la fe del evangelio, entonces hemos detectado en la Biblia una contradicción grosera. ¿Qué hacer con este supuesto enigma? Entonces parecería “lógico” concluir que el tema del gran conflicto efectivamente está desprovisto de su poder interpretativo para explicar el origen del pecado y el sufrimiento. El terrible resultado de esta conclusión sería que Dios queda como la única causa del mal y como el proveedor de una salvación arbitraria por la paga del pecado. ¿En qué medida una interpretación correcta de la verdad bíblica de Romanos 9 anula esta premisa falsa?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Invita a tu clase a reflexionar sobre la última pregunta planteada con respecto a la dinámica del tema del gran conflicto en el punto anterior para luego abordar las siguientes preguntas:

Preguntas para reflexionar y de aplicación:

  1. Hay un tema que en la filosofía y en la teología a menudo se conoce como “teodicea”. Es decir, cómo podemos hacer para vindicar o “juzgar” a Dios en forma adecuada frente al problema del sufrimiento y el dolor humano aparentemente implacable. ¿Cuál ha sido tu dificultad para encontrarle sentido al problema del mal?
  2. ¿En qué medida nuestra explicación de Romanos 9 tiene sentido contextual en el argumento de Pablo de Romanos? ¿O hemos introducido indebidamente un tema de “libre albedrío, gracia inmerecida” que es ajeno al pensamiento general de Pablo? Analicen.
  3. ¿Es justo para Pablo que lo coloquemos en la narrativa más amplia del canon bíblico en relación con los numerosos pasajes sobre el libre albedrío y la gracia citados anteriormente?
  4. ¿En qué sentido el gran conflicto brinda una explicación satisfactoria sobre el problema del mal y de la cantidad inconcebible de sufrimiento humano manifestado en la historia de este mundo?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Cuando tu clase analice Romanos 9 y la lucha de Pablo con “el caso judío”, trata de generarles simpatía por Pablo y sus preocupaciones misioneras para con los judíos y los gentiles.

Actividades:

  1. Pídele a la clase que vuelva a leer reflexivamente la angustiosa confesión de preocupación de Pablo por la salvación de los judíos en Romanos 9:1 al 4. Luego reflexionen en la siguiente actividad.
  2. Después de reflexionar en sus experiencias de testificación y de servicio cristiano, pregúntense (primero individualmente, luego como clase) si alguna vez en sus vidas han llegado al punto en el que estuvieron dispuestos a morir “con” (como Moisés) o “por” (como Pablo) los cristianos y los no cristianos.
  3. Cuando Pablo reflexiona sobre las diferentes formas en que “Israel” (en particular los “judíos” del siglo I) y los “gentiles” se relacionaban con el evangelio en Romanos 9:30 al 33, él luego compara las dos experiencias contrastantes de aquellos que persiguen “una ley de justicia” (Rom. 9:31). Él identifica estas dos experiencias como (a) “la justicia que es por la fe” (Rom. 9:30) y (b) las “obras de la ley” (Rom. 9:32). ¿Cuáles serían algunas características clave que podrían ayudar a los seguidores de Cristo a discernir las distinciones entre experiencias que se basan en la “fe” en contraposición con las que se basan en las “obras de la ley”?
0 comments… add one

Leave a Comment