Jonathan Gallagher Leccion 8. Jesús en los escritos de Pedro (2T 2017) Sabado 20 de mayo

Leccion 8. Jesús en los escritos de Pedro (2T 2017—1 y 2 Pedro)

Textos Bíblicos: 1 Pedro 1:18,19; Colosenses 1:13,14; Isaías 53:1–12; Juan 11:25;
Salmos 18:50; 2Pedro 1:1; 1 Pedro 2:24.

Citas
• El cristianismo es esencialmente una religión de resurrección. James S. Stewart
• La resurrección de Cristo es el Amén de todas sus promesas.John Boys
• Dios nuestro Padre Celestial nos conoce por nombre. Jesucristo vive; Él es el
Mesías. Él nos ama. La Expiación de Jesucristo es real; Trae la inmortalidad a
todos y abre la puerta a la vida eterna. Dieter F. Uchtdorf
• La separación del hombre de Dios es un hecho. Nuestro deber no consiste en
negarla sino en acabar con ella. William Temple
• Me gusta pensar en la historia bíblica de la mujer en el pozo y en lo desordenado
que era su vida. Jesús señaló que había tenido cinco esposos y que vivía con un
sexto. Pero Jesús la escogió para ser la que llevaría las buenas nuevas de la
llegada del Mesías a su pueblo. Terri Blackstock
• Jesús ha obligado a abrir una puerta que había estado cerrada desde la muerte del
primer hombre. Él ha tenido que luchar y golpear al Rey de la Muerte y ahora
todo es diferente porque Él lo ha hecho.

Para debatir
¿Qué lecciones podemos aprender de Pedro en la forma en que su relación con Jesús
cambió? ¿Cuál es el énfasis de Pedro cuando escribe sobre Jesús en sus cartas? ¿Qué te
sorprende de los temas que Pedro elige abordar mientras escribe? ¿Cómo podemos
aplicar su mensaje a nosotros mismos hoy en día? ¿Cómo encaja esto en la gran
controversia?

Resumen Bíblico
Pedro aclara que somos libres por el costoso sacrificio de Jesús, no por ningún
valor humano (1 Pedro 1:18,19). El habla de “La inestimable confianza en nuestro Dios y
Salvador Jesucristo, Aquel que es verdaderamente bueno y correcto.” 2 Pedro 1:1 NVI.
Él cita Isaías 53: “Por sus heridas ustedes han sido sanados” (1 Pedro 2:24). Pablo
también habla de cómo Jesús nos libera (Colosenses 1:13,14). Jesús dice “Yo soy la
resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera.” Juan 11:25 NVI.

Comentario
La comprensión de pedro de Jesús y su misión cambió grandemente a través de los años.
Pedro comenzó como un líder de fanático lleno de valentía y gobernado por sus
emociones. Solo después de conocer a Jesús vino a tratar con sus demonios y aprendió las
lecciones vitales de confiar en Jesús. Esto aparece claramente sus escritos—1 y 2 Pedro
apenas parecen estar escritos por el mismo Pedro que hemos encontrado en los
evangelios. Sin embargo, esta transformación es de lo que se trata el Evangelio, y Pedro
coloca a Jesús en el centro de todo lo que hace ahora. El mensaje de Pedro es: “¡Si Él
pudo cambiarme, Él puede cambiarte!”
Pedro se esfuerza por enfatizar el sacrificio de Jesús por nosotros. Debemos señalar que
esto no fue de ninguna manera para persuadir al Padre, el sacrificio fue para persuadirnos
a nosotros. En palabras de Dwight Nelson: “Dios no necesitó el Calvario para cambiar su
mente acerca de nosotros. Necesitaba el Calvario para cambiar nuestra mente acerca de
Él.”
Pedro también recalca la importancia de la confianza. De muchas maneras, el
problema de Pedro era de confianza como es el problema de muchos de nosotros hoy.
Incluso cuando estaba siguiendo a Jesús aquí en la tierra, la confianza de Pedro estaba en
sí mismo. Era aquel líder demasiado confiado. Él era el portavoz de los discípulos.
Confió en sí mismo, y en su espada, cuando llegó a defender a Jesús en el jardín. Así que
cuando fue probado durante el juicio de Jesús, Pedro fracasó, porque sólo estaba
cuidando de sí mismo. Él falló en confiar en Jesús. Tuvo que aprender una lección dura y
muy dolorosa, que no podía confiar en sí mismo. Por eso habla de esta “inestimable
confianza en Jesús” en 2 Pedro 1: 1.
No hay duda del gran cambio de Pedro cuando escribe estas epístolas. Él ha pasado por
su crisis de confianza y ahora confía totalmente en Jesús. Sigue siendo una personalidad
de “tipo A”, pero ahora esto se transforma en el carácter de un líder confiado y digno de
confianza. Es muy práctico y explica lo que significa esta confianza en Jesús para
aquellos que leen sus cartas. Están llenas de instrucciones directas y puntuales sobre
cómo vivir como seguidores de Jesús. Él no quiere ninguna confusión o errores. Busca
ser muy claro en todo lo que dice y hace. Pero todo apunta a Jesús, y no a sí mismo. Él
impulsa la simpatía y la humildad (1 Pedro 2: 8). Él requiere que los líderes de la iglesia
sean cuidadosos y no arrogantes (1 P. 5: 2, 3). Él les dice a sus lectores que acepten el
sufrimiento (1 Pedro 2:21, 4: 1). Esto está muy lejos de la actitud mostrada por Pedro
antes de su “conversión”.
A igual que los otros escritores del Nuevo Testamento, el tema de la resurrección de
Jesús es muy importante para Pedro. Su mensaje es: “Nos ha hecho nacer de nuevo
mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva” (1 Pedro
1:3 NVI). Nuestra esperanza, que es una esperanza viva, es un futuro garantizado por el
Jesús resucitado, en el cual tenemos parte nosotros mismos por el camino que Jesús nos
ha abierto.

Comentarios de Elena de White
Después de su resurrección, Cristo probó tres veces a Pedro. “Simón, hijo de
Jonás—le dijo—, ¿me amas más que éstos?” Pedro no se ensalzó entonces por encima de
sus hermanos, sino que apeló a Aquel que podía leer su corazón. “Señor—dijo—, tú
sabes todas las cosas; tú sabes que te amo”.4 {PVGM 118.4}
Entonces recibió su comisión. Le fue designada una obra más amplia y delicada de la que
le había tocado antes. Cristo le ordenó apacentar las ovejas y los corderos. Al confiar así
a su mayordomía las almas por las cuales el Salvador había depuesto su propia vida,
Cristo dio a Pedro la mayor prueba de confianza en su rehabilitación. El discípulo que
una vez fuera inquieto, jactancioso, lleno de confianza propia, se había vuelto sumiso y
contrito. Desde entonces siguió a su Señor con abnegación y sacrificio propio. Participó
de los sufrimientos de Cristo; y cuando Cristo se siente en el trono de su gloria, Pedro
participará de su gloria…Pedro cayó debido a su suficiencia propia; y fue restablecido de
nuevo debido a su arrepentimiento y humillación. Todo pecador arrepentido puede
encontrar estímulo en el relato de este caso. {PVGM 119}
Pedro era celoso y estaba pronto para obrar, audaz e intransigente; y Cristo vio en él
material que sería de gran valor para la iglesia. Por lo tanto, relacionó a Pedro consigo a
fin de que todo lo que era bueno y valioso pudiera conservarse, y para que, mediante sus
lecciones y ejemplos, pudiese suavizar lo que era duro en su temperamento y conducta.
{4TI 479}

0 comments… add one

Leave a Comment