Jonathan Gallagher Leccion 12. “Vivir por el Espíritu” (3T 2017) Sabado 16 de Septiembre

Leccion 12. Vivir por el espíritu (3T 2017—Gálatas)

Textos bíblicos: Gálatas 5:16–25; Deuteronomio 13:4, 5; Romanos 7:14–24; Jeremías 7:9;
Oseas 4:2; Mateo 22:35–40.

Citas
• Solo eres tan espiritual como eres escritural. Myron Augsburger
• Las cosas espirituales van en contra de la corriente; el cielo se encuentra cuesta
arriba. Richard Sibbes
• La verdadera espiritualidad siempre tiene un resultado. Oswald J. Smith
• Todos los dones de Cristo son como él mismo, espirituales y celestiales. Thomas
Brooks
• Sin el espíritu de Dios no podemos hacer más que añadir pecado al pecado. John
Wesley
• Tal como una vela no puede encenderse sin fuego, los hombres no podemos vivir
sin una vida espiritual. Buddha
• Lo que determina lo externo y lo real en una persona está determinado por lo
espiritual y lo que no se ve. Oswald Chambers
• No necesitamos más poder intelectual, necesitamos más poder espiritual. No
necesitamos más de las cosas que se ven, necesitamos más de las cosas que no se
ven. Calvin Coolidge
• Mi vida espiritual solo la he vivido de labios hacia afuera. Sting

Para debatir
¿Cómo sabemos si estamos “viviendo por el espíritu”? ¿Qué significa esto después
de todo? ¿Cómo sabemos si somos espirituales siendo que solo podemos medir la
conducta? ¿Cómo puede esto llevarnos por el mal camino? Si he decidido vivir por el
espíritu, ¿por qué no funciona? ¿Cómo vivimos el gran conflicto en nuestras vidas? ¿Cómo
demostramos la verdad acerca de Dios?

Resumen bíblico
Gálatas 5:16-25 hace un contraste entre la vida conducida por el espíritu y aquella
que vivimos conforme a nuestra naturaleza pecaminosa. La verdad se muestra por sí
misma: lo sabemos por experiencia propia. Al reconocer los distintos resultados de nuestras
elecciones sobre cómo vivir, estos dos versículos son clave: “Los que pertenecen a Cristo
Jesús han clavado en la cruz las pasiones y los deseos de la naturaleza pecaminosa y los han
crucificado allí. 25 Ya que vivimos por el Espíritu, sigamos la guía del Espíritu en cada
aspecto de nuestra vida…” Gálatas 5:24, 25 NTV.
Deuteronomio 13:4, 5 nos hace un llamado a seguir solamente al verdadero Dios. El
famoso pasaje de Romanos 7 describe bien nuestra experiencia: el bien que queremos
hacer, no lo hacemos, mientras que el mal que no queremos hacer, ¡eso es lo que hacemos!
Pero tal como dice Jeremías 7:9, 10, no podemos seguir el camino del mal y venir a adorar
a Dios como si no pasara nada malo. Es como si le hiciéramos todas estas promesas a Dios
y luego saliéramos a romper esas promesas (Oseas 4:2). ¿Cuáles son los dos mandamientos
más importantes? Ama a Dios, y ama a tu prójimo (Mateo 22:35-40).

Comentario
¿Qué es el nacimiento? Es una llegada, un comienzo, un punto de partida. Es vida que entra al mundo. El comienzo de nuestra vida en la tierra es un proceso tan traumático, sin embargo deseable. Significa un cambio total para el bebé, después de pasar tiempo en la matriz de su madre para vivir una viva nueva y completamente diferente.
Así es el “re-nacimiento” espiritual. Jesús quiere que veamos realmente cuán distinta es la vida en el espíritu. No es un arreglo del presente. No es un ajuste que le hacemos al estilo de vida presente. Es una experiencia completamente nueva, una vida
completamente nueva.
Mediante el bautismo del Espíritu, comenzamos una vida completamente diferente en Jesús. Esto es lo que Jesús quiere que entendamos. Nuestra creencia en él significa una revolución total en nuestro estilo de vida, nuestros pensamientos, nuestra conducta.
Sencillamente no podemos seguir viviendo como lo hemos hecho antes. Somos nuevas criaturas en Cristo. Aceptar a Jesús no hace simplemente un poquito mejores que como éramos antes.
No hace que nuestra antigua vida sea más aceptable ante Dios. No simplemente es apretar nuestras tuercas flojas. Somos re-creados. Eso es lo que Jesús quiere. No es algo que ocurre en poco tiempo, y es posible que no deseemos ser re-creados de esta forma, pero ese es el plan de Dios para nosotros.
Y si tenemos ese cambio, entonces entendemos que nosotros hacemos parte de la muerte y resurrección de Jesús. Somos sepultados con él en el bautismo, y somos levantados nuevamente con él a una nueva vida. Y esa nueva vida consiste en caminar con Dios, experimentar la presencia del Espíritu Santo, y estar vestidos de Cristo mismo.
Surge una pregunta para todos nosotros al considerar la vida en el espíritu: ¿Hacia dónde te llevará tu nacimiento espiritual? ¿Será que pronto te enfermarás, y te convertirás en una víctima de alguna de las muchas enfermedades espirituales? Para aquellos que ya han experimentado el re-nacimiento, ¿estás vivo todavía? Y para aquellos que miran hacia el futuro, ¿dejarás tu decisión para cuando sea demasiado tarde, y serás el producto de un parto de feto muerto?
¿O tendrás una vida maravillosa y satisfactoria con tu Salvador y re-Creador, una vida llena del espíritu, con la firme confianza de que llegarás hasta el fin?

Comentarios de Elena de White
Toda la vida espiritual es moldeada por nuestros pensamientos acerca de Dios; y si
mantenemos conceptos erróneos de su carácter, nuestras almas se dañarán. Deberíamos ver
en Dios a Uno que ama a los hijos de los hombres y desea hacerles bien. {A fin de
conocerle, p. 265}
Necesitamos tener una visión más elevada y más clara del carácter de Cristo. … No
debemos pensar en Dios únicamente como un juez, y olvidarlo como un Padre amante.
Ninguna cosa puede causar mayor daño a nuestras almas que esto, porque toda nuestra vida
espiritual está moldeada de acuerdo con nuestras concepciones del carácter de Dios.
Tenemos lecciones que aprender del amor de Jesús. {Review and Herald, Abril 5 de 1887}
Hay muchos que apenas tienen una comprensión imperfecta del carácter de Dios.
Ellos piensan en él como severo y arbitrario, y cuando se presenta la verdad de que Dios es
amor, es un difícil para estas almas dejar a un lado sus falsas concepciones de Dios. Pero si
no dejan que la palabra de verdad penetre, erradicando las espinas, los cardos empezarán a
hacer su obra nuevamente y ahogarán la buena palabra de Dios; su experiencia religiosa
será eclipsada, porque la maldad de sus corazones crecerá por encima de la tierna planta de
la verdad, e impedirá la atmósfera espiritual. {Review and Herald, Junio 21 de 1892}
Durante miles de años, el hombre había estado bajo la esclavitud de un poder
degenerado. Satanás había pervertido su concepción acerca de Dios y del plan y la obra de
la salvación. Había sometido sus mentes tan completamente bajo su control que cada
atributo celestial había sido casi destruido. Por sí solo, el hombre ya no tenía ni un
pensamiento, ni un impulso de tipo espiritual. No podía hacer nada para salvarse a sí
mismo. Sólo cuando Cristo lo atrajese, podría el hombre dar un paso hacia el
arrepentimiento o la reforma. {Youth Instructor, Marzo 19 de 1903}

Preparado y escrito por: © Jonathan Gallagher 2017
Traducción: Shelly Barrios De Ávila

0 comments… add one

Leave a Comment