Escuela Sabatica 2014 – El Discipulado – Introduccion “El Maestro del Discipulado”

escuela sabatica 2014
La oficina de las Guías de Estudio de la Biblia para Adultos de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día prepara estas Guías de Estudio de la Biblia. La preparación de las guías ocurre bajo la dirección general de la Comisión de Publicaciones de la Escuela Sabática, una subcomisión de la Junta Directiva de la Asociación General (ADCOM) que publica las Guías de Estudio de la Biblia. La guía publicada refleja la contribución de una comisión mundial de evaluación y la aprobación de la Comisión de Publicaciones de la Escuela Sabática, y por ello no representa necesariamente la intención del autor.

Contenido
0. Introducción……………………………………………………………….2
1. Los discípulos y las Escrituras………………………………5
2. Discipular mediante metáforas……………………………12
3. El discipulado y la oración…………………………………19
4. Discipular a los niños……………………………………….26
5. Discipular a los enfermos…………………………………..33
6. Discipular a la gente “común”…………………………….40
7. Jesús y los “desechados” sociales……………………….47
8. Con los ricos y famosos…………………………………….54
9. Discipular a los poderosos…………………………………61
10. Discipular a las naciones…………………………………..68
11.Discipular a los líderes espirituales………………………75
12. La siega y los segadores……………………………………82
13. El costo del discipulado…………………………………….89

En el principio Dios creó un mundo perfecto y sin pecado. Los seres humanos
gozaban del privilegio de honrar, adorar y seguir a su Creador. La vida debería
haber continuado así por toda la eternidad.
Sin embargo, Satanás sedujo a nuestros primeros padres terrenales, y así le
robó a la humanidad su significado máximo, su propósito y su importancia. La
rebelión se multiplicó e infectó al planeta entero.
El sacrificio de Cristo nos proporcionó nuestra única esperanza. La redención
del Calvario nos ofrece libertad, y nuestra única salida de la insignificancia
y la falta de sentido. A los humanos pecadores se les ofreció la libertad,
el perdón y la oportunidad de restauración a su condición original.
Dios llama a los creyentes de todas partes a ser heraldos de esta gracia
incomparable; a ser embajadores que comuniquen esta redención divina a los
que están esclavizados por Satanás, y los llamen a seguir, a adorar y a alabar
a su Hacedor. El ejemplo de Cristo al hacer discípulos debe ser el modelo que
sigan los creyentes al responder a la Gran Comisión (Mat. 28:19, 20).
Por lo tanto, el tema de nuestro trimestre es el discipulado. Aunque el término
tiene muchas facetas, en este estudio consideraremos el discipulado
como el proceso por el cual llegamos a ser seguidores de Jesús y, como tales,
mejores ganadores de almas.
Después de todo, Jesús es el ejemplo de todo cristiano; especialmente, en
la tarea de ganar almas. ¿Sería lógico suponer que las claves para el evangelismo
efectivo se descubren en la psicología popular, las técnicas del mercadeo
masivo y los elaborados programas de promoción, en vez de seguir el sencillo
ejemplo de Cristo?
¿De qué modo atrajo Jesús a sus seguidores? ¿Qué podemos aprender del
ejemplo de Cristo, que nos permita ser más efectivos al conducir a otros a él?
¿Cómo podemos cumplir la Gran Comisión? ¿De qué manera apeló Jesús a
grupos tan diversos: los ricos y los indigentes, los religiosos y los no religiosos,
los políticamente poderosos y los indefensos? ¿Cómo abrió Jesús los corazones
endurecidos; inspiró esperanza a los desechados; despertó tiernamente el corazón
sensible de los niños; y pasó por alto las barreras étnicas y sociales, a fin de hacer discípulos? ¿De qué forma penetró las fortalezas de la riqueza y el poder, soltó las envolturas de los arrogantes líderes religiosos, y reanimó la esperanza entre los que luchaban contra una enfermedad terminal?
Estas no son preguntas meramente de análisis para estimular el intercambio intelectual; más bien, son áreas vitales de estudio para los cristianos que, apasionadamente, desean seguir el ejemplo de Jesús de guiar a las ovejas perdidas al amante Pastor.
Pablo también desafió a los creyentes a que lo siguieran así como él seguía a Cristo. Es impensable que, en el siglo XXI, los creyentes acepten una norma inferior a la que Pablo estableció en el siglo I.
Al fin, seguir a Jesús excede ampliamente la limitada visión de que el discipulado son métodos para corregir conductas y hábitos aberrantes, por importantes que sean esos cambios. Una comprensión amplia del discipulado es incompleta hasta que incorpora un deseo apasionado de seguir a Jesús y, como resultado sobrenatural, un deseo apasionado de conducir también a otros a Cristo.
O, como se nos ha dicho muy elocuentemente: “Tan pronto como viene uno a Cristo, nace en el corazón un vivo deseo de hacer conocer a otros cuán precioso amigo ha encontrado en Jesús; la verdad salvadora y santificadora no puede permanecer encerrada en el corazón. Si estamos revestidos de la justicia de Cristo y rebosamos de gozo por la presencia de su Espíritu, no podremos guardar silencio. Si hemos gustado y visto que el Señor es bueno, tendremos algo que decir a otros. [...] Anhelaremos ardientemente seguir en la senda que recorrió Jesús” (CC 77, 78).
Este es el tema de este trimestre.

Dan Solís nació en Texas, Estados Unidos, y es nieto de un trabajador agrícola inmigrante. Tiene títulos de posgrado de la Universidad Andrews y del Seminario Teológico Reformado, y ha servido a la iglesia como pastor, director de departamentos en Asociaciones y profesor universitario. Junto con su esposa, Cindy, una maestra de educación primaria, tienen tres hijos adultos que sirven al Señor en Wáshington, California y Tennessee, EE.UU.

 

Share Button

{ 2 comments… add one }

  • magaly malaver m December 28, 2013, 9:37 am

    deseo si me pueden enviar la leccion 2014 para compartir el estudio, gracias

  • Sergio Fernández Flórez December 19, 2013, 8:47 pm

    Estoy interesado en tener todas las lecciones de la Escuela Sabática de 2014 para compartir con loe hermanos de mi Congregación.

Leave a Comment